• Noviembre 18, 2017, 06:43:16 am
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Páginas: 1 ... 29 30 [31]   Ir Abajo

Autor Tema: LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.  (Leído 84565 veces)

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3166
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #450 en: Noviembre 12, 2017, 00:50:00 am »

Aquí os dejo un artículo mio respecto al dueño de mi gorra que estuvo en dicha batalla y perteneció al grupo de ataque a tierra.

LA AVIACIÓN DE ATAQUE A TIERRA EN LA BATALLA DE KURSK.
*Prueba superada.
8 de Julio de 1943, al Oeste de Bielgorod , en plena batalla de Kursk,el comandante de un T34,se tira del tanque hacia el suelo levemente herido, su  tanque  ha sido inutilizado por un intenso fuego ,pero al menos ha conseguido salvar la vida y sentado en el suelo, no da crédito al espectáculo de destrucción y muerte que observa aterrado a su alrededor. Cuando vuelve a reparar en su máquina ,observa los impactos y los agujeros que indican la penetración de la munición ,ha desaparecido por completo la sensación de seguridad que albergaba, cuando avanzaba dentro de su tanque, era muy complicado que la aviación pusiera en peligro a la tripulación del blindado, normalmente podía ser frenado por el daño en sus orugas y era muy poco probable que por los conductos de ventilación ,se colara algún proyectil, los de 20 mm incluso rebotaban en su blindaje, aquel día los rusos comprendieron ,que su peor enemigo sería el avión antitanque  y tendrían que protegerse mediante el camuflaje y con la adaptación de armamento antiaéreo posible.
En el lado Oeste de Bielgorod, los cañones de aviones Henschel habían atravesado el blindaje de los tanques, media docena de ellos ardían en pocos minutos. Era la primera vez que los rusos sufrían  un daño tan brutal de penetración en sus tanques por la aviación. Todo comenzaba muy temprano ese 8 de Julio, pocos días después de comenzar la operación Ciudadela, también llamada batalla de Kursk, como en los mejores tiempos de la guerra relámpago , esta sería la última vez que los stuka abrían paso a los carros alemanes, junto con la Aviación de Asalto ,hasta seis servicios diarios se ofrecían.
Aquella mañana aviones de asalto del tipo Hs-129 B2, volaban bajo en reconocimiento comandados por el capitán Bruno Meyer, con los ojos  bien abiertos y agudizando el oído en busca de alguna presa en su particular caza, Meyer de repente  fijó su vista  con desconfianza volando sobre las copas de los árboles, algo extraño había detectado ,cuando de repente no podía creer lo que tenía  bajo sus pies ,por la cantidad de monstruos de acero debía tratarse de toda  una brigada de tanques, acompañados por la infantería rusa, que caminaban en formaciones cuadradas  como en la antigüedad.
El temido ataque contra el flanco alemán era descubierto, Meyer mediante radio, dio cuenta de aquello al aeródromo de Mikoyanowka, allí el cuarto grupo de la Escuadra de Asalto nº9 esperaba el momento para probar su nuevo armamento, estaba previsto que dichas pruebas se realizaran durante la operación Ciudadela, en el sector de operaciones del VIII Cuerpo de Ejércitos del aire, cuatro escuadrillas lo componían, con dieciséis Hs-129 antitanque cada una, mejor ocasión para realizar el test ,no habrían podido imaginar.
Acercándose en vuelo rasante desde atrás o por costados, los cañones de 30 mm escupían cuatro o cinco proyectiles letales, el espectáculo era dantesco,la facilidad de destrucción y penetración de proyectiles era novedosa. La denominación de asalto a tierra adquirió máxima reputación se hizo respetar y despertó  el terror y el pánico, incluso acabada la operación Ciudadela, las escuadras de Stukas obtuvieron dicha denominación, pasando a llamarse  Escuadras de Asalto.



Fue en este tipo de avión el Stuka, donde saco rendimiento como nadie Hans-Ulrich Rudel. (Hay que tener en cuenta que el Stuka, colaborador de ataques a tierra, operaba como un brazo independiente en la luftwaffe, como bombardero en picado, bien es verdad que en octubre de 1943, si adopta la denominación de ataque a tierra en una reagrupación en la aviación ,pero como vemos ya es tras la batalla de Kursk terminada en el mes de  agosto, por lo cual su actuación no es totalmente desarrollada  en este artículo.)
 En aquel suceso del 8 de julio en el que la aviación de asalto arrasó, la infantería rusa fue dispersada por el Grupo de Asalto del comandante Druschel, mediante bombas de fragmentación lanzadas por sus aviones FW-190,  dicha   infantería  tuvo  que buscar refugio en el bosque, mientras que los aviones antitanques se cebaban con los monstruos de acero, una cooperación perfecta, donde cada uno jugaba su papel. Los pilotos de asalto, habían hecho fracasar el ataque ruso al flanco del IV Ejército Acorazado alemán.
La  aviación actuaba como una infantería aérea, de hecho, era llamada de asalto cuerpo a cuerpo, incluso en la parte superior del morro  del avión, llegaba a pintarse la insignia de infantería que con tanto orgullo portaban los soldados de tierra en su bolsillo izquierdo, esta aviación fue aumentada en efectivos, por la necesidad cada vez mayor de apoyar de modo directo al hostigado ejército de tierra.

*El principio pudo ser el final.
La aviación en la operación Ciudadela, iniciada el día 5 de julio de 1943, estuvo a minutos de ser destruida , pensándose que el enemigo carecía de la información del supuesto ataque aéreo alemán .Quizás si el arranque de los motores se hubiera producido unos minutos después del momento en el que lo hicieron, hubiera bastado para el desastre, cinco aeródromos alrededor de Jarkof, esperaban ansiosos la orden, el orden sería ,bombarderos despegando  en primer lugar escoltados por cazas y aviación de asalto, que iniciarían su vuelo a continuación.
De repente ,los pilotos de Stuka haciendo las últimas comprobaciones en cabina, giraban la cabeza al ver que por sus lados aviones rodaban adelantándose a su despegue, se sorprendían al ver como los cazas de la escuadra nº 3 Udet , invertían el orden de despegue y colándose literalmente entre los huecos que dejaban los Stukas buscaban la pista donde coger impulso, aceleraban como diablos buscando el cielo, ¿Qué estaba pasando ?,los pilotos de Stuka  percibían  que ese despegue prematuro y urgente solo respondía a la defensa de un ataque, ya incluso en progresión ascendente del despegue las ametralladoras comenzaban a brillar buscando el blanco, y consiguiendo los primeros derribos.
Fue el servicio de información de vuelo  , mediante escuchas de radio quien detectó la actividad rusa y los detectores tipo Freyra de Jarkof confirmaron el acercamiento de centenares de aviones enemigos .Los rusos sabían perfectamente la hora del comienzo de la ofensiva alemana y lo que iba a convertirse en un ataque sorpresa se convirtió en una situación de pánico más aun cuando los aviones rusos sobrevolaban el puesto de mando alemán .Dos escuadras de caza alemana se batieron ante más de cuatrocientos




bombarderos, cazas y aviones de asalto soviéticos dándose la paradoja de que si la batalla de Kursk enfrentaba al mayor número de tanques en la historia ,en el aire se producía también la mayor batalla aérea de masas de toda la guerra, por todas partes caían aviones incendiados hacia el suelo ,en poco tiempo unos 120 aviones rusos fueron derribados ,la victoria fue total ,en ese momento el dominio del espacio aéreo estaba asegurado, la acción fue culminada por el fuego antiaéreo dispersando a la aviación rusa, los cazas alemanes seguían combatiendo sin preocuparse de lo que sería fuego amigo de sus antiaéreos, aquel día el ataque de emergencia de los cazas alemanes evitó en cuestión de minutos lo que podía haber sido un auténtico fracaso que hubiera sido toda una catástrofe para el resto de la operaciones.

*Cazadores de tanques e infantería.
Dos aviones en concreto fueron los protagonistas en aquellas fechas de lo propiamente llamado la aviación de asalto, uno de ellos el Hschel Hs-129, era un avión bimotor diseñado como un destructor de tanques. Estaba fuertemente blindado y fuertemente armado con cañones de 30mm hasta 75mm. El cañón de 75mm disparó una ronda con un peso de 26 libras, capaz de penetrar cualquier armadura. Los escuadrones Hs-129 fueron responsables de repeler el ataque de la Brigada de tanques rusos durante la batalla de Kursk aquel 8 de julio,
El Henschel Hs-129 fue el único avión diseñado durante la Segunda Guerra Mundial con el cometido especifico de luchar contra los carros de combate.
A mediados de 1943, la mayoría de los Hs129 en operación  demostraron ser una eficaz arma antitanques. Como los soviéticos estaban aumentando la producción de sus tanques y sus desempeños, se fue acelerando el desarrollo de unidades diseñadas específicamente para luchar contra las grandes formaciones de blindados soviéticos.
También hay que  remarcar, que las perdidas más duras las tuvieron estos aviones ,la experiencia en Tunez y en el frente ruso a comienzos de 1943,demostró que este avión era muy vulnerable ante la artillería antiaérea y los cazas enemigos, dándose el caso de que en Rusia eran utilizados para atacar blindados en aquellas zonas donde la oposición enemiga no estaba totalmente organizada.
Durante las primeras fases de la operación Ciudadela, los Hs 129 ,habían destruido muchos vehículos rusos con pocas bajas en su haber ,este balance más tarde se invirtió durante la retirada alemana, cuando fueron a realizar misiones prácticamente suicidas donde este tipo de avión no encajaba y donde las tripulaciones de pilotos no habían sido entrenadas. Cuando los rusos recapturaron Kharkov, marcando el final de las batallas de la operación Ciudadela, 48 Hs129s habían sido destruidos o dañados, 17 pilotos murieron o desaparecieron siendo una de las muertes,la del Mayor Matuschek  cuyo avión fue derribado por la artillería antiaérea.
Sin embargo el  avión que supuestamente iba a tomar el lugar del  Stuka fue el FW-190. Este avión era mucho más maniobrable, aunque llevaba la misma carga de bombas que el Ju-87. Una ventaja del FW-190 fue el equipamiento de algunos modelos con cohetes de gran calibre, lo que permitió a la Luftwaffe instituir técnicas de entrega a baja altitud contra concentraciones de tropas y suministros






« última modificación: Noviembre 12, 2017, 00:52:51 am por Roma. »
En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3166
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #451 en: Noviembre 12, 2017, 00:50:13 am »

2ª parte.

El siguiente relato pertenece a un piloto que lo utilizó:
“Durante la guerra piloté los modelos A, F y G del Fw 190, y también el Messerschmitt Bf 109. La diferencia entre el Fw 190 y el Bf 109 era que en la cabina del Focke-Wulf había más espacio y los controles eran más sencillos: por ejemplo, los flaps de aterrizaje y las aletas de compensación eran de accionamiento eléctrico. Otra diferencia importante era la estabilidad del Fw 190. Gracias a los largueros de sus alas y a su ancho tren de aterrizaje el aparato era notablemente más estable en vuelo, y especialmente en el aterrizaje en pistas en mal estado. Sin embargo, a grandes alturas el rendimiento del motor era inadecuado. El radio de acción normal de los últimos aparatos del modelo F era de 600 a 680 kilómetros aproximadamente. La duración media de una misión sobre el frente ruso era de 45 a 60 minutos. La potencia de fuego era muy buena, por lo general disponíamos de dos cañones de 20 mm y dos ametralladoras. También podía llevar dos cañones de 20 mm adicionales en los soportes exteriores de las alas. En cuanto a la táctica de vuelo, con la que tuvimos más éxitos era cuando volábamos en formación abierta, es decir, con una separación de 80 a 100 metros entre aparatos. Cuando estábamos sobre la zona del objetivo nos dividíamos para atacar en grupos de Rotie de dos aviones, reu-niéndonos en formaciones mayores durante el vuelo de regreso. En un total de 500 misiones sobre el frente, tuve que efectuar varios aterrizajes con la panza sobre terrenos de diversos tipos, y eso era algo que podía hacerse sin ninguna dificultad".
Estas tácticas disminuyeron la exposición al fuego antiaéreo. Versiones posteriores fueron equipadas con el cañón de 30mm y protagonizaron un papel puramente anti-tanque los escuadrones de ataque a tierra fueron entregados justo antes de la operación Ciudadela.
El hecho de que  papel desempeñado por los Focke Wulf  de la Schl. G.1 quedó algo relegado en importancia se debe a las unidades especializadas contra-carro, equipadas estas  con versiones de JU 87 y Hs 129 armadas con cañones ,ocurría que si estas últimas se dedicaban a dar caza a los medios acorazados rusos ,el cometido principal de los Fw 190 ,era atacar a las unidades de infantería que apoyaban a los carros de combate y los asentamientos de artillería rusa con bombas de racimo antipersonales SD-1 y SD-2.Estas bombas arracimadas consistían en contenedores que dispersaban sobre una zona amplia,180 o 360 bombas pequeñas de  desfragmentación produciendo un efecto devastador.
Al mando del mayor Albert Druschel, los pilotos del Schl.G.1 tenían su base en Varvarovka, estos veían a veces con asombro la respuesta del ejército rojo a sus ataques en vuelo raso ,los alemanes ante ataques rasos de la aviación rusa rápidamente se ponían a cubierto ,confiando la defensa a los medios antiaéreos ,los pilotos alemanes en cambio comprobaban que sus ataques eran repelidos por todo tipo de defensa ,fueran fusiles o pistolas incluso ,todo valía para repeler el ataque, como dijo un piloto “podría jurar que nos hubieran tirado herraduras de caballo si las hubieran quitado a tiempo”.
La  aviación de asalto integrada en la I y II Schl.G.1 con sus Focke Wulf, empezaron a hostigar cada vez más con más concentración de efectivos ,las líneas de abastecimiento rusas por donde entraban tropas y materiales con la finalidad de evitar la masiva contraofensiva soviética




Contra estos objetivos no acorazados se lograron grandes éxitos,como ejemplo podemos leer el siguiente relato de un piloto en Kursk:
“El 11 de Julio me dirigía hacia Kursk, al frente de mi patrulla,  volábamos  a unos 150 metros de altitud, muy separados en formación de combate,era un precioso día de verano no se veía ni un solo caza enemigo en el cielo ,y debajo de nosotros estaba una carretera de abastecimiento, al principio sin ningún tráfico sobre ella .Pero de pronto descubrimos una columna de camiones que marchaba en dirección sur ,levantando enormes nubes de polvo que los delataban, parecía que tenían mucha prisa. En total había una docena de camiones todos cargados con bidones de combustible. Dividí mi patrulla en dos parejas y di la orden de atacar a baja cota.
Mi pareja  atacó a los que iban a la cabeza del convoy atacando el flanco,la otra empezó por el extremo de la cola .Después de la primera pasada unos o dos camiones ya estaban ardiendo. Estábamos de suerte habíamos sorprendido un convoy de combustible y podíamos destruirlo a placer .Quince minutos después lo único que quedaba de aquella columna era una docena de  montones de chatarra y una columna de humo que se elevaba en el aire hasta 500 y 700 metros de altura. Para nosotros las unidades de ataque a tierra, había objetivos en abundancia, no podíamos quejarnos.”
*Antecedentes de la aviación de asalto y ocaso.
La evolución de las unidades de ataque a tierra de la Luftwaffe había sido un proceso largo y complejo. Su organización empezó siendo bastante simple al estallar la guerra, con un único Gruppe de viejos biplanos Hs 123 que operaban bajo la nada sencilla designación de II (Schl.)/LG 2 [2a Ala (de ataque a tierra) del 2° Grupo de Instrucción y Desarrollo]. Este grupo, que había conseguido causar unos estragos sorprendentes realizando misiones de apoyo aéreo próximo a través de Polonia y Francia, vio como sus éxitos se terminaban de golpe.
Con sus biplanos, demasiado vulnerables para exponerse a la confrontación directa sobre el Canal de la Mancha con los Hurricane y Spitfire del Mando de Caza de la RAF, se retiró a Alemania para ser reequipado con el Bf 109. La responsabilidad de llevar la Blitzkrieg hasta Inglaterra recaería exclusivamente sobre los hasta entonces invencibles Ju 87. Pero, lamentablemente, pronto resultaría evidente que éstos no estaban a la altura de las circunstancias en la histórica batalla aérea que se avecinaba; realidad admitida tácitamente por el Reichsmarschall Hermann Góring cuando ordenó que la tercera parte de todos los aparatos monomotores que componían su fuerza de cazas en el Paso de Calais fuesen transformados para que fuesen capaces de llevar bombas en lugar de los Stuka.
Tras haberse sentado este precedente, estos primeros Bf 109 preparados para llevar bombas fueron reunidos posteriormente en Jabostaffeln especializadas (escuadrillas de caza-bombarderos); reorganizándose después, junto con los Bf 110, en Schellkiunpfgeschwader (Alas de bombarderos  rápidos ).
Además, el éxito con que concluyó otra Blitzkrieg terrestre, esta vez contra Yugoslavia, había restaurado también la confianza tanto en el Stuka como en los Hs 123 de ataque a tierra, o Schlacht, con los que había sido equipado de nuevo parcialmente el II(Schl.)/LG 2.


Al llegar el año 1942, el único Schlachtgruppe de 1939 había crecido para convertirse en dos Schlachtgeschwader completas, dotadas con una mezcla de aparatos compuesta predominantemente por Bf 109E, junto con unos cuantos de los originales Hs 123 y bimotores Hs 129.
 Sin embargo, a finales de aquel año, los grandes rigores del frente oriental estaban demostrando que, en las primitivas condiciones en las que tenía que desenvolverse, frecuentemente, en la Unión Soviética, los puntos débiles del Bf 109 le hacían aún menos adecuado como avión Schlacht que como caza. Y cuando se buscó un sustituto -un aparato que fuese robusto, fiable, que se desenvolviese bien a bajas altitudes y que pudiese encajar bien el castigo del enemigo- la elección era evidente el Fw 190.
La primera unidad de ataque a tierra del Este en ser reequipada con el Fw 190 fue la Schlachtgeschwader 1 (Schl. G.l) del Maj. Hubertus Hitschhold, cuyos dos Gruppen de Bf 109E empezaron a retirarse del sector del río Chir del frente de Stalingrado por escalones de una Staffel cada vez a finales del otoño de 1942.Aunque las primeras Staffeln del Schl. G. 1 habían regresado al sector sur del frente a principios de 1943,donde colaboraron en la protección de las primeras fases de la retirada del Cáucaso, la Geschwader no completó su reequipamiento con el Fw 190 hasta mayo; justo a tiempo para los preparativos de la operación “Ciudadela”
Desgraciadamente uno de los resultados del fracaso de la ofensiva de Kusrk, era haber perdido demasiado tiempo en la reestructuración de las unidades de ataque a tierra y apoyo aéreo próximo que tan buenos resultados había conseguido en cooperación con las fuerzas terrestres.
*Un triunfo más antes del desastre.
Una última intervención de la aviación de asalto evitó un segundo Stalingrado, llevado a cabo junto a los  Stukas del doctor Kupfer  y por  los aviones antitanque del capitán Meyer. El 11 de julio, la contraofensiva rusa al norte y este del Orel hizo que cambiaran las tornas, tanto el ejército como la aviación tuvo que pasar de ser ofensivos en el arco de Kursk a tener que defenderse en el Orel.
Dos ejércitos alemanes mandados por el general Model, tenían el peligro de quedar encerrados, los tanques rusos corrían hacia la retaguardia alemana. El 19 de julio una brigada acorazada soviética bloqueó las comunicaciones entre Bryansk Y Orel amenazando el tráfico rodado hacia el sur, poniendo en grave peligro la única vía de aprovisionamiento para los dos ejércitos .La situación hacia revivir los fantasmas del reciente fracaso que había ocurrido en Stalingrado.
En aquel momento la Luftwaffe atacó con Stukas que despegaban de Karatschew , cerca del lugar donde se había producido la ruptura, también operaban ,cazas y aviones antitanque de asalto a tierra.
La primera división del aire había concentrado prácticamente a todos los grupos disponibles en aquellos últimos días, aquello hizo que los rusos se replegaran, los tanques huían  nuevamente y desordenados, acosados durante todo el día por la aviación. Se pudo cerrar la brecha por las fuerzas de tierra y se pudo evacuar el arco de Orel.El general Model mediante telegrama resaltó que por primera vez la fuerza aérea


conseguía atajar una penetración de fuerzas acorazadas enemigas por la retaguardia dos ejércitos. Aquí entre el 19 y el 21 de julio la aviación evitó una nueva catástrofe, fue la última actuación conjunta importante.

*Conclusiones.

El esfuerzo de la Luftwaffe en Kursk fue impresionante a pesar del resultado general de la batalla. Casi 26,000 salidas fueron hechas durante la fase ofensiva hasta el 31 de julio cuando las fuerzas significativas fueron desplazadas al norte para ayudar a la retirada del Segundo Ejército Panzer. Durante la primera semana de la batalla de Kursk, las tasas de salida promediaron 3000 por día. Después de esta semana las tasas bajaron a 1500 por día, pero las tasas generales se mantuvieron en un promedio de 1000 por día durante todo el período. La batalla de Kursk ya era historia. Pero su importancia como estudio del poder aéreo en apoyo de las fuerzas terrestres es importante y debe ser examinada mucho más de cerca. La derrota alemana en Kursk no era una conclusión inevitable. Un uso más eficaz del poder aéreo de la Luftwaffe podría haber cambiado el equilibrio a favor del   ejército alemán.
La última gran ofensiva de la Luftwaffe en el este,la operación Ciudadela en julio de 1943,vió el empleo conjunto y combinado de 1.700 aviones de bombardeo ,asalto a tierra y caza en el punto crítico de la batalla. A pesar de los numerosos éxitos parciales, como el aniquilamiento de brigadas acorazadas soviéticas, exclusivamente por la acción de la aviación, el objetivo de la operación no se consiguió. El enemigo era muy superior en efectivos.  A partir de entonces la siempre patente insuficiencia de las fuerzas  de superficie alemanas obligó a que la Luftwaffe actuase directamente sobre el campo de batalla repartidos sus efectivos por todo el frente,misión particularmente desesperada e imposible para los bombarderos. La chata visión de muchos mandos terrestres exigiendo apoyo inmediato a sus operaciones, salvo casos de emergencia, restó eficacia las fuerzas aéreas en muchas ocasiones, empleando a la aviación en cometidos cuyo rendimiento, que aun cuando de una manera inmediata fuese positivo, no resultó a la larga de transcendencia, faltándose rentabilidad.

*Bibliografía                   
 Cajus Bekker, Angriffshöhe 4000
Battelfield air interdiction by the Luftwaffe at the battle of Kursk-1943 by WilliamJ.Dalecky.
Luftwaffe Ground attack units 1939-1945.
 Focke wulf FW190 los ases del frente oriental

« última modificación: Noviembre 12, 2017, 00:52:31 am por Roma. »
En línea

Tte. Joselfo

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1484
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #452 en: Noviembre 12, 2017, 20:08:15 pm »

un gran relato!!!  :¬0
En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3166
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #453 en: Noviembre 12, 2017, 21:35:40 pm »

un gran relato!!!  :¬0

Gracias amigo ,la gorra sale publicada en el número 6 de la revista historia de la guerra de HRM ediciones,

un saludo.

« última modificación: Noviembre 16, 2017, 11:16:32 am por Roma. »
En línea

Tte. Joselfo

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1484
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #454 en: Noviembre 12, 2017, 22:06:18 pm »

Ahí va! Una pieza famosa!!! Que envidia!
En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3166
Re:LA AVIACIÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.
« Respuesta #455 en: Noviembre 13, 2017, 00:43:22 am »

    :D      bueno por algo se empieza,mi objetivo  es meterla algun dia en un libro sobre el tema,seguiremos luchando 8p}
« última modificación: Noviembre 13, 2017, 00:45:05 am por Roma. »
En línea
Páginas: 1 ... 29 30 [31]   Ir Arriba