• Julio 28, 2017, 18:47:15 pm
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: LA ARMADA ESPAÑOLA.  (Leído 135 veces)

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3031
LA ARMADA ESPAÑOLA.
« en: Junio 24, 2017, 22:42:33 pm »

BATALLA DE ISLA TERCEIRA.

http://www.revistanaval.com/www-alojados/armada/batallas/snmiguel.htm





BATALLA DE SALTES.
[/color]
Esta batalla tuvo lugar un 17 de Julio de 1381 en aguas de la Ría de Huelva, junto a la Isla Saltes, durante la tercera guerra de Don Fernando de Portugal con Castilla por la posesión del trono al que decía tener derecho.



Sabedor don Juan I de Castilla que el monarca portugués don Fernando, atropellando pactos convenidos, proyectaba combatirle con el auxilio de los ingleses, jamás avenidos a abandonar las pretensiones del duque de Lancaster, se aprestó a la lucha, dispuesto a castigarle con dura mano.
Preciso es consignar, que el monarca portugués andaba impaciente desde que murió don Enrique II de Castilla, por experimentar si con su hijo podría resarcirse de los golpes sufridos por aquel, y ya casi repuesto de las consecuencias, quiso tomar la ofensiva contento por el resultado de los tratos seguidos en Inglaterra, pues consiguió firmar un tratado de alianza que le valía un ejército auxiliar de mil hombres de armas y mil flecheros mandados por el hijo del rey, conde de Cambridge, después conde de Jork.
La situación del monarca castellano era harto difícil, pues mientras el ejército portugués amenazaba traspasar la frontera, el inquieto bastardo don Alfonso, duque de Noreña, que se alzaba en rebelión en Paredes de Navas.
Don Juan antes de empeñarse en una lucha exterior no quiso dejar dentro de sus estados un enemigo tan peligroso como el bastardo duque, y deseoso de acabar con él antes de mover sus hueste hacia la frontera, se dirigió con este propósito a Paredes de Navas esperando cogerle allí, pero frustrado su intento subió a Asturias a donde había huido don Alfonso. Este, viéndose en gran aprieto, envió mensajeros a su hermano pidiéndole perdón, el cual otorgó Don Juan con magnánima generosidad, reuniéndose ambos en Oviedo el 26 de Junio de 1381, donde hicieron las paces.
El bondadoso Rey, sin contar con que había de ser nuevamente engañado por el avieso bastardo, bajó con su ejército desde Oviedo a Castilla, dispuesto a dar batalla al ejército portugués, que ya había traspasado la frontera, no sin dar antes aviso a sus capitanes de mar, para que aprestasen una escuadra, que había de regir el Almirante mayor don Fernando Sánchez de Tovar
Mientras el ejército castellano por tierra obtenía señaladísimos triunfos, conquistando entre otras plazas fuertes, la de Almeida, su escuadra, no obstante la premura con que la alistaron los marinos, obtuvo una gran victoria. Don Fernando de Portugal, irritado por las derrotas que sufría su ejercito terrestre, teniendo conocimiento de las fuerzas con que contaba la escuadra Real Castellana organizó otra superior en número y fuerza confiando sobreponerse con una batalla naval que hiciera ruido en toda Europa.
Despachó con este intento su armada en el mes de Junio, nombrando Almirante de ella a don Juan Alfonso Tello, Conde de Barcellos, hermano de la reina, presenciando el desfile de veintitrés galeras reforzadas, despidiéndolas con el encargo de comunicarle prontamente nuevas del combate.
Casi a la par zarpaban y Fernando Sánchez de Tovar guiando diecisiete galeras con rumbo a las costas portuguesas, ya con el intento de hacer daño a los enemigos de la costa, ya con el fin de contrariar el desembarco de los ingleses cogiéndoles en alta mar, ya para combatir con la escuadra enemiga.
Llegada nuestra escuadra a la costa del Algarve, avistó a la portuguesa navegando en dirección opuesta a la suya, y habiendo nuestro almirante contado el numero de naves que la componían , cambió de rumbo no queriendo aventurar una acción de éxito tan dudoso.
Los adversarios tradujeron por temor la maniobra y forzaron la marcha de sus barcos entusiasmados, en la inteligencia de que perseguían a fugitivos ya medio vencidos. El calor apretaba sobremanera; el violento ejercicio del remo y la sed los cansaron antes de dos horas de regata en que unas galeras adelantaban a las otras, quedando bastante rezagadas, y por mayor desorden, al llegar a la Isla de Saltés, en la ría de Huelva, ocho galeras de la retaguardia se entretuvieron en destruir las redes pesqueras de Palos y Moguer.
Fue la retirada de Tovar, según los comentadores modernos, habilísima estrategia, y tal parece por su resultado, pues nuestro almirante que no perdía de vista ninguno de los movimientos de los barcos enemigos, le pareció aquel ultimo aprovechable, mandó revolver las proas poniendo frente al enemigo y teniendo a sus galeras en formación estrecha, con la gente descansada, aferró rapidísimamente a las avanzadas enemigas con fuerza abrumadora y a medida que las demás se aproximaban, agobiadas por el esfuerzo de llegar pronto, las iba rindiendo sin perdida propia. El combate fue tremendo y desastroso para los portugueses, que perdieron todas sus naves menos una que logró escapar, por no haber llegado al lugar del encuentro, y fue la encargada de llevar la triste nueva al mal aconsejado monarca portugues.
Pocas veces se habrá aplaudido triunfo que más la celebración mereciera, considerada la superioridad numérica del vencido, la serenidad y el arte del vencedor, superior en los combates parciales, avaro de la sangre de su gente y gran capitán.
Las ciudades de Palos y Moguer se despoblaron de momento para aclamar y tributar el homenaje de su admiración a los vencedores donde el pueblo contemplaba alborozado y atónito el espectáculo de las veintidós galeras rendidas arrastrando sus banderas; de las triunfantes, empavesadas con profusión de flámulas; de tantos jefes como con los seis mil marineros y soldados prisioneros y de tal abundancia de trofeos presididos por el estandarte real de Castilla.
Los historiadores portugueses achacan este gran desastre de su armada a que para proveer de remeros a las galeras se echó mano de labriegos y mecánicos embarcados forzosamente a ultima hora; algunos piensan que no estaba más familiarizado que ellos con la mar, el almirante , elevado al cargo por los méritos de ser hermano de la reina.
Bien pudieran ser estas las causas del desastre, más, a mi modo de ver, decisiva fue la confianza con que salieron de Lisboa creyendo vencer sin gran esfuerzo, confianza esta inspirada por el incauto rey don Fernando, fortalecida con las noticias exageradas acerca de la inferioridad del numero , armamento y gente en la flota de Castilla, asegurada al presenciar la maniobra de Sánchez de Tovar en retroceso, que fue a ultima hora, el origen del gran desorden en que sucumbieron.
Rafael Roldan


NAVIO SAN JUSTO.




BATALLA DE TRAFALGAR.



TRIBUTO ARMADA ESPAÑOLA.




GALEONES HUNDIDOS  LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS


http://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/2016/05/12/galeones-hundidos-los-ultimos-de-filipinas/





Los navíos de línea españoles en la batalla de Trafalgar (1805)


https://herodotoycia.wordpress.com/2016/07/28/los-buques-de-guerra-espanoles-en-la-batalla-de-trafalgar-1805/



PRINCIPE DE ASTURIAS.
https://www.todoababor.es/historia/espantoso-primer-viaje-navio-principe-de-asturias/



LUIS DE CORDOVA Y LA ARMADA INGLESA

http://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/2014/01/05/el-dia-del-golpe-de-luis-de-cordova-a-la-armada-inglesa/



BLAS DE LEZO.

http://mundomilitaria.es/foro/index.php?topic=3370.0
« última modificación: Junio 25, 2017, 22:06:20 pm por Roma. »
En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3031
Re:LA ARMADA ESPAÑOLA.
« Respuesta #1 en: Junio 25, 2017, 22:13:34 pm »

En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3031
Re:LA ARMADA ESPAÑOLA.
« Respuesta #2 en: Junio 25, 2017, 22:17:01 pm »

HISTORIA NAVAL DE ESPAÑA.

http://blog.todoavante.es/?p=10672

En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3031
« última modificación: Julio 16, 2017, 23:07:20 pm por Roma. »
En línea