• Octubre 17, 2018, 16:08:17 pm
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat  (Leído 3217 veces)

3º-91-CIC

  • Admin. Canal M.M
  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 343
  • ¡Humildad! El valor más hermoso del ser humano
    • Canal Mundo Militaria
Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat
« en: Julio 20, 2011, 15:42:11 pm »

Estanislao Arnalot Casanovas (1918 – †1937) Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat


 
    De una laboriosa y muy cristiana familia con 13 hijos, nació en Cardona (Barcelona) el 19 de mayo de 1918. Su padre era descendiente de la prestigiosa y señorial casa «El Tort» de Alos de Isil (Lérida).
 
Después de los estudios primarios en la escuela nacional empezó a trabajar en seguida, como enfardador de tejidos. De carácter muy vivo y enérgico, pero muy dócil también, sentía gran afición por la música, llegando a tocar muy eceptablemente el violín, instrumento que aprendió en sus ratos libres.
 
Pertenecía a la Federación de Jóvenes Cristianos «Els Fejocistes» y estaba encuadrado en el Requeté que contaba con numerosos adeptos en aquella comarca.
 
El 18 de julio, se unió al Alzamiento Nacional con sus compañeros de Navás, donde moraba, entablando una fuerte lucha con los elementos rojos de la población.
 
Fracasado éste en Cataluña, tuvo que esconderse procurando aprovechar la primera ocasión que tuvo para pasar a Francia, y presentándose a la España Nacional, alistóse como  voluntario en el Tercio de Ntra. Sra. de Montserrat.
 
En Codo defendía durante el asedio el parapeto llamado «el Tambor» a las órdenes del alférez Alós.
 
Antonio Conill, superviviente de la batalla vivida desde el «Puesto de Mando» por su calidad de Practicante nos deja en su «diario» el siguiente relato:
 
«Hacia las once de la noche del día 24 se oyen desde comandancia unas fuertes explosiones en dirección al «Molino»; se percibe claramente que las explosiones corresponden a  bombas de mano; el resplandor de las mismas se ve desde la calle; suenan algunos disparos y se restablece el silencio. Unos a otros nos miramos preguntándonos por la tragedia ocurrida.
 
Al poco tiempo, aparece en comandancia, Estanislao Arnálot, un adolescente de diecisiete años con el pecho atravesado por un balazo, del que por lo visto no se preocupa lo más mínimo, preguntando por el teniente Roca.
 
Mi teniente —dice— la posición «El molino» ha caído en poder de los rojos; el sargento Mir me manda informarle que sólo le quedan cuatro hombres de esta posición, los cuales se  hallan en los pajares y carecen de bombas de mano, disponiendo asimismo de poquísimos cartuchos
 
El teniente ordena a Plá que saque las pocas municiones que quedan, coja unos cuantos cargadores y que distribuya cinco bombas de mano entre nosotros, disponiendo que nos reunamos con el sargento Mir y que no volvamos hasta que la posición del «Molina» esté de nuevo en nuestro poder, diciéndonos que esta posición es de capital importancia para continuar la resistencia del pueblo, agregando: «¡Animo, todos! Cuando hayáis ocupado la posición mandad un enlace y enviaré hombres que os releven, pues vosotros sois necesarios por si en el curso de la noche ocurre algo parecido».
 
Manda enseguida a Arnálot al hospital al ver que éste se había sentado y empezaba a palidecer por la hemorragia que sufre.
 
De la boca de Arnálot sale un hilo de sangre que el herido trata de taponar con el pañuelo.»  :o :'(
 
 
Y Estanislao Arnálot, impotente al poco rato de mantenerse en pie queda en el hospital con sus dos graves heridas de bala en el muslo y en el pulmón derecho, a las que su ilusionada juventud había pretendido en principio no dar importancia.
Y en el hospital, atenazado por la fiebre de las heridas quedóse, hasta ser rematado por los milicianos rojos, cuando vencida la resistencia heroica de los requetés, entraron como  triunfadores en aquellas ruinas de tierras y adobe que eran todo lo que quedaban del pueblo de Codo.
Meses después, su cuñado Marcelino Monell Massafrets ingresa en el Tercio de Montserrat para cubrir su baja, y para no ser menos,  moriría también, como buen requeté, en la batalla del Ebro.
 
Fuente: http://www.1936-1939.com/?p=5194#ixzz1SeVPjh2i
« última modificación: Julio 20, 2011, 15:49:35 pm por 3º-91-CIC »
En línea
Un alto mando de la Wehrmacht, manifestó:
«Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el
uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español…»

3º-91-CIC

  • Admin. Canal M.M
  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 343
  • ¡Humildad! El valor más hermoso del ser humano
    • Canal Mundo Militaria
Re:Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat
« Respuesta #1 en: Julio 20, 2011, 15:48:51 pm »

Ramón Arisó Moix (1909 – †1938) Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat




De prestigiosa familia de industriales —la firma Arisó tiene una acreditada solera— nació en Barcelona el 11 de septiembre de 1909, siendo el mayor de sus hermanos.

Educado en el aristocrático colegio «Valldemia» de Mataró, regido por los Hermanos Maristas, y en cuyas aulas han estudiado tantas señeras figuras de la Región Catalana, se dedicó después a incrementar la ya pujante industria paterna. Gran deportista, sentía fuerte atración por todas las cosas de naútica, siendo un asiduo practicante del remo y la natación.

Sin militar propiamente en ningún partido político, su ideología religiosa, patriótica y social era lo suficientemente clara, como para ser perseguido por la revolución roja del 18 de  julio.

Su hermano menor desde los primeros días pudo encuadrarse en el Ejército Nacional, después de haberse evadido a Francia. El, tras confiar sus padres al cuidado de su hermana, intentó marchar a Andorra, pero fue apresado durante aquellas duras caminatas, y mandado al frente rojo encuadrado en un batallón de castigo. En el sector de Huesca, y durante uno  de los ataques de las tropas Nacionales, quedóse junto con otro compañero escondido en un pajar, hasta lograr ser liberado.
Después de los trámites de rigor, ingresó en el Tercio de Montserrat, cuya Compañía de Ametralladoras mandaba su primo el Teniente de Complemento de Caballería, Jaime Arisó  Moix.

Se incorporó en Riaza el 14 de junio de 1938 participando poco después, en la Campaña de Extremadura y en la Batalla del Ebro, encuadrado en la Plana Mayor, atendiendo con celo y  competencia multitud de servicios. De su estancia en Extremadura su amigo y compañero Martín de Riquer nos deja anotado en su «diario» el siguiente episodio:

«Horrible calor el de Zorita. Era el 18 de julio de 1938, aniversario del Alzamiento. Imposible salir a la calle; a los pocos pasos entraba una desazón indescriptible, por lo que nos habíamos metido en las casas del lugar. La comida era buena, pero sólo catábamos la ensalada. El calor nos había quitado el apetito. A primeras horas de la tarde todos teníamos dolor de cabeza. Tomábamos café; nos daban quinina en cada rancho, y aún así, semanas después hubo algunos casos de paludismo. Los preparativos para la ofensiva aumentaban por momentos. Por la carretera circulaban constantemente camiones con piezas de artillería. A medianoche se dio orden de marcha. Nos echaron a andar y anduvimos hasta la mañana siguiente sin descansar. Llegamos a Villar de Rena; ¡ya estábamos en primera línea! Al llegar, unos se tumbaron en las calles para descansar, otros se bañaban los píes con el primer líquido que hallaron, porque el agua escaseaba. ¡Hubo quien lo hizo con la sopa del rancho! Con Arisó nos fuimos a los parapetos a contemplar como la artillería batía unas montañas  próximas que la infantería había de tomar aquel mismo día. Paró la artillería, y mientras un batallón salía para tomar aquellas montañas, nos pusimos a comer. A los pocos minutos nos  dieron orden de marchar hacia el «Castillo de la Encomienda». Ibamos de reserva y nos tendimos en un trigal. Con Arisó pusimos los paneles para la aviación en las esquinas del trigal,  que ocupaba el Tercio. Allí estuvimos casi toda la tarde sin necesidad de intervenir en la fácil lucha, volviendo después a Villar de Rena donde pasamos la noche. Durante ésta y la  mañana siguiente, llegaron al pueblo algunos heridos, en mulos, y nuestro Teniente médico, y nuestros practicantes, más por compañerismo que por necesidad —pues el servicio  sanitario estaba perfectamente atendido— colaboraron en las primeras curas. A las tres de la tarde, el cabo corneta tocó a Batallón. Había llegado la hora de marcha. El objetivo previsto, como resultado de anteriores acciones, era un extensoavance hacia el Guadiana para que los rojos abandonaran posiciones y pueblos de «La Serena», sopena de quedar encerrados en una gran bolsa. Aquel mediodía comenzaron a llegar fugitivos de Villanueva: mujeres de caras tostadas por el sol con ojos grandes y bonitos, viejos, hombres de media edad; llegaban en borriquitos hasta Villar de Rena, cargados con enseres caseros, indispensables o evocadores de un tiempo mejor. Los requetés les daban agua y chuscos que devoraban con avidez. Las Compañías de nuestro Tercio partieron a pie al atardecer. Con Ramón Arisó fuimos en el camión del suministro con toda la impedimenta de la Plana Mayor y los morteros del 81. El Comandante nos entregó un papel con instruciones para la ruta. Obedeciéndolas, ya alejado el Tercio y cargado el camión, partimos por la carretera pasando por el pueblo de Rena, desolado e incendiado por los rojos en su huida, hasta encontrar el camino que conducía al recién tomado «Castillo de la Encomienda».

Ibamos dejando atras trincheras y fortificaciones que poco antes fueron rojas. Ni un alma en aquellos alrededores ¿Por dónde había ido el Tercio? De cuando en cuando encontrábamos  camiones volcados, embudos de proyectiles de artillería y aviación, barracas destruidas y campos inmensos carbonizados. Anochecido, llegamos a la carretera  general. Las órdenes que llevábamos con Arisó eran de parar en el kilómetro 12 de aquella carretera, que pasaba junto al río Guadiana. Allí teníamos que parar y esperar a nuestras fuerzas con las que pasaríamos el río.

El primer problema que se presentó, fue saber dónde estaba el Km. N . 12.

Seguimos la marcha hacia la izquierda. Era ya de noche; los faros iluminaban la cuneta de la carretera, y el camión iba despacio a fin de no pasar de largo el mojón. Al fin encontramos uno pero era ¡el 225! Vaya lío, dijo Ariso perplejo. ¿Qué  numeración era aquella? La noche era oscura, la carretera desierta, y nosotros sin saber remotamente, dónde estaba el campo enemigo, ni si la dirección que llevábamos era buena. “Esto no me gusta nada”, dije a Arisó. “¿Más qué hacer?” repuso él. Determinamos seguir adelante. Por fin dimos con una casilla de peones camineros, medio derrumbada. Junto a ella un  riachuelo; lo atravesamos sin dificultad y fuimos a parar a un arenal inmenso, algo así como un desierto en donde no había señal alguna de pista ni camino. La estrella polar indicaba  que para encontrar el Guadiana, debíamos seguir hacia la izquierda, y así lo hicimos. El camión avanzaba con dificultad por la arena… Así habíamos recorrido un buen trecho, cuando en dirección opuesta oímos un motor y vimos que un coche se nos acercaba. Paramos el camión e hice señal al vehículo para que se detuviese. «¿Quiénes sois»? preguntó una  voz recia e imperativa. «¡Requetés del «Montserrat», respondimos al unísono con Arisó. «¡Pues ya podéis dar media vuelta y seguirnos! Estamos en territorio rojo». ¡Bufa! espetó  espontáneo nuestro conductor, al tiempo que vio cómo bajaba del coche un militar al que le relucían sobre el pecho, merced a los faros de nuestro camión, dos formidables estrellas de ocho puntas. Con Arisó nos cuadramos al instante, mientras salía de nuestros labios a dúo, el saludo de rigor: «¡A sus órdenes mi Teniente Coronel!» «Bien, muchachos. Seguramente os  ha pasado lo mismo que a mí: Habéis atravesado aquel vado tan ridículo sin suponer que era el río Guadiana, el cual todavía no ha sido rebasado por nuestras fuerzas. Volved atrás y  seguidme».

Subió al coche, y nosotros hicimos lo propio en el camión, y dando media vuelta le seguimos. Arisó corroboraba: «Ya te he dicho que esto no me gustaba nada».

Vaya jugada que nos ha hecho el padre Guadiana le respondí»! “Y, ¡mira por dónde hemos vuelto a estar en zona roja!” concluyó Ramón mientras se acomodaba sobre un cajón de municiones. Rehicimos el camino y repasamos el Guadiana por el mismo sitio. En la orilla opuesta había ya varios Batallones nuestros que hasta allí habían llegado. Nos presentamos a la media Brigada, y nos hicieron pasar allí la noche. Al despertarnos ya nuestro Tercio había llegado. Por la mañana atravesamos formalmente el Guadiana y vivaqueamos en la orilla opuesta. Veíamos no muy lejos a Villanueva de la Serena. Debíamos entrar nosotros los primeros, pues nos tocaba ir de vanguardia aquel día. No se oía ni un tiro, ni un cañonazo. El  calor ni asfixiante. Nos asábamos. Cada hora nos metíamos en el agua que también estaba caliente.

De pronto, Arisó me trajo la noticia: ¡«Prepárate, nos vamos a Cataluña» !


¿Ahora? Me parecía muy raro que estando operando allí, nos trasladaran al otro lado de España. Un enlace de la media Brigada, F. Matamala, nos informó que había oído rumores de  que los rojos habían atravesado el Ebro y atacaban por Cataluña.»

Así fue cómo el Tercio de Montserrat llegó al escenario de la batalla del Ebro, batalla en la que Ramón Arisó tuvo una eficaz actuación como miembro de la Plana Mayor.

Murió el 4 de noviembre de 1938, cuando ésta estaba ya practicamente acabada, y el Tercio de Montserrat había sido la primera Unidad que habia clavado en el río la bandera de España. Fue un proyectil de artillería que acabó con varios de la Plana Mayor en las inmediaciones de Gandesa.



Fuente: http://www.1936-1939.com/?p=5194#ixzz1SeVPjh2i


En línea
Un alto mando de la Wehrmacht, manifestó:
«Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el
uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español…»

3º-91-CIC

  • Admin. Canal M.M
  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 343
  • ¡Humildad! El valor más hermoso del ser humano
    • Canal Mundo Militaria
Re:Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat
« Respuesta #2 en: Julio 20, 2011, 15:51:54 pm »

Agustín Ariño Soldevila (1915 – †1938) Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat




Hijo de Ramón y Mercedes, nació en Lladorre (Lérida) comarca de Sort el 5 de septiembre de 1915.

Desde que abandonó el colegio a los 14 años, se dedicó a la agricultura y primordialmente a la ganadería de la que era considerado un buen experto.

A mitad de 1937, hastiado de aquel ambiente marxista, y ante el peligro de verse movilizado para incorporarse al ejército rojo con el que no quería el más mínimo trato, pasó a pie la  frontera francesa marchando a enrolarse en las filas de la España Nacional, para participar en la Cruzada.

Ingresó en el Tercio de Montserrat el 21 de diciembre de 1937, siendo destinado al Cuerpo de tren en la Plana Mayor.

Participó en las vicisitudes de los requetés catalanes por tierras de Guadalajara y Extremadura.

Ariño, guiando a su mulo, cargado con cajas de munición; o cacharros de cocina, era uno de los requetés más populares y simpáticos.
En Huertahernando principalmente era el brazo derecho del veterano sargento Codina —glorioso superviviente de Codo, donde murió un hermano— Jefe del Tren regimental de la Unidad. Ariño era una especie de «mayoral» o encargado general de los mulos; algunos de los cuales eran de muy mala catadura. Había uno principalmente, escarmentado sin duda por  algún «aprendiz», que no se dejaba poner el baste de ninguna manera. Aquello era un auténtico «asno cocero». Ariño, que tenía una buena dosis de carácter socarrón, llegó a domesticarlo; pero el animal, sólo se dejaba tratar por el requeté de Madorre; de aquí que cuando veía al mulo repartir coces a troche y moche, decía a sus circundantes —cuando no estaba el sargento Codina, al que por cierto guardaba una gran veneración y respeto— «Ya lo dicen, y tienen razón: del sargento y del mulo cuando más lejos más seguro.»

Después de la primera fase de la «Batalla del Ebro» donde actuó incansable en las operaciones de Villalba de los Arcos, tuvo que ser evacuado por enfermo al hospital de Miranda de  Ebro, siendo dado de alta el 14 de septiembre.

Después de un breve permiso que disfrutó en Zaragoza volvió a incorporarse al Tercio de Montserrat, muriendo al poco tiempo —4 de noviembre de 1938— en las inmediaciones de  Gandesa, destrozado por un proyectil de artillería.

El mismo trágico proyectil que ocasionó la muerte de sus compañeros : Abel, Arisó, Ciutat y Vila Benet.

 

Así eran nuestros muertos
del Laureado Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat
Salvador Nonell Brú


Fuente: http://www.1936-1939.com/?p=5059#ixzz1SeZlgLz6




En línea
Un alto mando de la Wehrmacht, manifestó:
«Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el
uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español…»