• Diciembre 17, 2017, 11:50:49 am
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Páginas: [1] 2 3 ... 11   Ir Abajo

Autor Tema: Tal día como hoy, ocurrió......  (Leído 23637 veces)

Rubio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 4993
Tal día como hoy, ocurrió......
« en: Junio 06, 2008, 13:35:12 pm »

Aquí pondremos lo que ocurra tal día como hoy, día a día, y que coincida con hechos históricos.

- Hoy, 6 de junio de 1808: Batalla de Valdepeñas
- Hoy, 6 de junio de 1944: Desembarco en Normandia

¿ que más ocurrió hoy ?

Pd: He cogido la idea de Astil, con lo de Valdepeñas  ;)
En línea

TRESPADERNE

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 825
HOY ES 6 DE JUNIO.....EL DIA MAS LARGO.
« Respuesta #1 en: Junio 06, 2008, 20:49:15 pm »

QUE NO NOS HEMOS ACORDADO !!!!!!!!!!!!!!
Esta mañana, a las seis, ya se habia liao una gorda.
En línea

panzergeneral

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 5
Re: HOY ES 6 DE JUNIO.....EL DIA MAS LARGO.
« Respuesta #2 en: Junio 06, 2008, 22:59:36 pm »

hola
adjunto portadas del periodicos 100% originales de mi colección del desembarco de Normandia







« última modificación: Junio 06, 2008, 23:03:56 pm por panzergeneral »
En línea

Rubio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 4993
Re: HOY ES 6 DE JUNIO.....EL DIA MAS LARGO.
« Respuesta #3 en: Junio 06, 2008, 23:09:57 pm »

Impresionante ! tienes una buena adquisición !!  :o
En línea

panzergeneral

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 5
Re: HOY ES 6 DE JUNIO.....EL DIA MAS LARGO.
« Respuesta #4 en: Junio 06, 2008, 23:18:15 pm »

foto 100% original del desembarco de Normandia TOMADA DESDE AVION ( MATERIAL CLASIFICADO) se pueden ver los barcos  ( mejor en la 2 fotografia ) pongo el reverso de la foto para que luego no se vaya diciendo que tengo fotos que son copias y salvaguardar mi honorabilidad ( 3º fotografia )



http://i182.photobucket.com/albums/x173/waffen1974/IMGP7746.jpg][/URL]


« última modificación: Junio 06, 2008, 23:23:48 pm por panzergeneral »
En línea

panzergeneral

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 5
Re: HOY ES 6 DE JUNIO.....EL DIA MAS LARGO.
« Respuesta #5 en: Junio 06, 2008, 23:29:58 pm »

otra foto 100% original US ARMY Soldados americanos en combate en Normandial 100% original



En línea

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #6 en: Julio 21, 2008, 16:38:03 pm »

Y tal día como hoy, 20 de julio de 1944, el Conde Claus von Stauffenberg intentó, sin lograrlo, acabar con la vida de Hitler en una de las barracas de la Wolfsschanze.  :o
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #7 en: Julio 21, 2008, 16:51:38 pm »

Claus von Stauffenberg

Claus von Stauffenberg (nacido Claus Philipp Maria Graf Schenk von Stauffenberg, Jettingen, 15 de noviembre de 1907 – Berlín, 21 de julio de 1944) fue un militar alemán. Tenía el grado de coronel del Estado Mayor (Oberst im Generalstab) de la Wehrmacht cuando participó en el complot del 20 de julio de 1944 contra Hitler; fue implicado como conspirador ejecutivo del atentado, causa por la que fue fusilado.

Educado en Stuttgart, muy inclinado a la literatura, el joven aristócrata se unió al ejército alemán, entonces llamado Reichswehr, en 1926 a la edad de 18 años. Pertenecía al círculo del poeta Stefan George y fue miembro de la guardia de honor en su funeral en diciembre de 1933 en Locarno, Suiza. Si bien no se opuso en un principio al ascenso al poder de los nazis en marzo de 1933, su oposición nació en 1938 después de la llamada Noche de los cristales rotos al ver como los SS realizaban todo tipo de crímenes y vejaciones a judíos. En noviembre de 1933 contrajo matrimonio con la baronesa Nina von Lerchenfeld en Bamberg con la cual tuvo cinco hijos, la menor de los cuales nacería tras la muerte de von Stauffenberg.

Su carrera militar
Ya integrado en una unidad de caballería de la Reichswehr en Bamberg en 1926, el año 1937 alcanzó a los once años de carrera el grado de capitán en la Wehrmacht, grado que normalmente sólo hubiera conseguido a los 16 años de carrera.

Para esa época su tío materno, el conde Nikolaus von Üexküll, había participado en un movimiento de la resistencia de militares prusianos contra el régimen de Adolf Hitler. El regimiento de caballería de von Stauffenberg fue integrado en la 6ª División Panzer y tomó parte en la ocupación de los Sudetes, hoy Chequia, y en las guerras contra Polonia en 1939 (Invasión de Polonia en 1939) y Francia (Batalla de Francia) en 1940. El 31 de mayo de 1940 fue condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase.

A partir de junio de 1941 participó en la guerra contra la Unión Soviética (Operación Barbarroja) y quedó horrorizado por las sistemáticas matanzas por parte de los SD ("Sicherheitsdienst" o servicios de seguridad) alemanes y SS en la retaguardia sobre todo contra la etnia judía. A raíz de eso llegó a la convicción de que estaba obligado a entrar en la resistencia activa contra el régimen nazi. Ya antes de la derrota alemana en la batalla de Stalingrado (diciembre de 1942/enero de 1943) Stauffenberg dudaba de las dotes de Hitler como comandante supremo. En enero de 1943 fue ascendido a teniente coronel y transferido a la campaña del Norte de África, siendo oficial de una unidad especial de tanquetas del general Rommel dedicada al reconocimiento del terreno y a la observación de la fuerza, la posición y los movimientos del enemigo; estaba adscrita a la 10ª División Panzer. Durante una incursión de reconocimiento en la batalla del paso de Kasserine en Túnez en febrero de 1943, su vehículo fue sorprendido y atacado por un avión británico quedando gravemente herido al recibir el impacto de metralla; perdió su ojo izquierdo, su mano derecha y los dedos meñique y anular de la mano izquierda. Le trasladaron a Munich en donde fue salvado por el famoso cirujano Ernst Ferdinand Sauerbruch.

 El plan Walkiria

 A partir de 1938, sobre todo por su rechazo de los crueles eventos contra los judíos en la "Reichskristallnacht" en Alemania, von Stauffenberg se fue distanciando primero paulatinamente y al final abiertamente del nacionalsocialismo. La ideología y práctica hitleriana del exterminio sistemático de ciertas minorías, sobre todo la de los judíos, le convirtió en enemigo acérrimo de Hitler. A finales de 1942 alguien le preguntó qué hacer con Hitler. El contestó: "¡Matarle!".Como militar profesional también sabía ya en 1941 que las estrategias militares aplicadas por Hitler como comandante en jefe en Rusia tenían que terminar catastróficamente. Sin suficientes medios ni tropas, Hitler decidió mantener un frente de miles de kilómetros en la Unión Sovietica desde el Mar Negro en el Sur hasta el Mar Báltico en el Norte, aún en contra de la opinión de sus generales, que le recomendaron concentrar sus tropas sobre todo en la conquista de Moscú, donde Stalin se vería obligado a luchar contra las tropas alemanas entonces aún superiores. Además Hitler pensaba terminar su campaña al estilo "Blitzkrieg" (similar al que condujo en Francia) antes del comienzo del invierno de 1941 y no tenía a sus tropas equipadas con ropa y el material adecuado para las temperaturas extremas de un invierno ruso. La estrategia hitleriana permitiría a los soviéticos atacar con fuerzas superiores en donde más les convenía. La primera y más conocida consecuencia fue la por los alemanes desastrosa batalla de Stalingrado en el sur del frente a finales de 1942.

En septiembre de 1943, una vez recuperado de sus gravísimas heridas, con ayuda de su amigo y también conspirador teniente general Henning von Tresckow volvió al servicio activo en Berlín bajo el mando del general Friedrich Olbricht en el OKW (Oberkommando der Wehrmacht) en la calle Bendler (hoy Stauffenbergstrasse). Olbricht era miembro del comité de resistencia que estaba perfilando un plan para dar muerte a Hitler. El 1 de julio de 1944 von Stauffenberg fue asignado a la jefatura del estado mayor del general Friedrich Fromm, a cargo de la reserva de la Wehrmacht, también situada en la Bendlerstrasse de Berlín.

Stauffenberg, ahora nombrado coronel con 36 años de edad, bajo el nuevo cargo de jefe de las reservas de la Wehrmacht (Ersatzheer), tenía acceso directo a las reuniones del comité de planificación de las operaciones que el mismo Hitler encabezaba. Este hecho le permitía reunirse con regularidad con el "Führer".

El plan de Olbricht era adaptar el llamado Plan Walkiria para los fines de la resistencia y tenía entrelazados a entre 200 y 500 implicados en diferentes estratos de la sociedad alemana, militares de la Wehrmacht e incluso de la sección de inteligencia y contraespionaje liderada por el almirante Wilhelm Canaris.

El plan Walkiria había sido ideado inicialmente por el SS Reinhard Heydrich para mantener el control del Reich en manos del Führer, en caso de que la seguridad y estabilidad del régimen se viera comprometida por un levantamiento; paradójicamente este mismo plan Olbricht quería utilizarlo para eliminar el régimen nazi.

Paralelamente, sobre todo entre miembros de la aristocracia prusiana, la mayoría luteranos practicantes se había constituido un círculo secreto llamado Círculo de Kreisau; consideraban que Hitler estaba llevando a Alemania a la ruina moral y material, por lo que debía ser eliminado. Este círculo era la parte civil de la conspiración y estaba liderado por el conde Helmuth von Moltke, Peter Yorck von Wartenburg, Adam von Trott zu Solz, Hans Bernd von Häften, Fabian von Schlabrendorff, el alcalde socialista de Leipzig Carl Goerdeler, y el hermano de Claus, Berthold von Stauffenberg, entre otros.

La parte militar estaba al principio a partir de 1942 encabezada por el coronel von Tresckow y a partir del 1 de septiembre de 1943 por von Stauffenberg. Stauffenberg tenía el apoyo del mariscal retirado Erwin von Witzleben, del general Ludwig Beck y la ayuda activa del general Olbricht. El general Fromm no había dado explícitamente su apoyo incondicional al movimiento, pero había participado en la confección del listado de un nuevo gobierno y sabía en detalle de las actividades de von Stauffenberg. La actitud de Fromm de cara a los conspiradores fue ambivalente desde el principio hasta el final.

El plan consistía en eliminar en el mismo atentado a Hitler, Hermann Göring y Heinrich Himmler. Luego, en Berlín, Fromm debía neutralizar a las SS con el ejército de reserva y Stauffenberg ganar y organizar el apoyo activo de la Wehrmacht en toda Europa. En Francia, el General Stülpnagel debía neutralizar a los Gauleiter y SD y cortar las comunicaciones con Berlín.

El Comandante Szokoll y el Coronel Heinrich Cordé debían neutralizar los edificios de la Gestapo (Geheime Staatspolizei = policía secreta) y de la policía en Viena. Posteriormente se instalaría un gobierno provisional que intentaría firmar la paz con los aliados y poner fin a la guerra.

Según parece, algunos implicados estaban próximos al plan de restauración monárquica en Alemania con el retorno de la casa de Hohenzollern[cita requerida].

En total participaban unos 200 implicados directos y unos 300 indirectamente.

20 de julio de 1944

Por fin, aprovechando que el 20 de julio 1944 se iba a celebrar una reunión del alto mando en el cuartel general de Hitler, llamado "Wolfsschanze" y situado cerca de Rastenburg en el este de Prusia (hoy, Ketrzyn-Polonia), von Stauffenberg y su ayudante, el teniente von Haeften, llegaron desde Berlin-Rangsdorf a las 10 de la mañana al cuartel general de la Wolfsschanze en un avión tipo Junkers Ju 52.

Von Stauffenberg portaba un maletín, con un explosivo especial inglés de un kilogramo que se activaba mediante un detonador químico absolutamente silencioso. Von Haeften llevaba otra bomba idéntica. Hitler adelantó la reunión 30 minutos, ya que sobre la una y media debía recibir al Duce Mussolini.

Antes de entrar en la sala de la reunión, von Stauffenberg, con la excusa de cambiarse la camisa, se fue con von Haeften a una habitación cercana para activar lo más rápidamente posible las dos bombas. Con mucha dificultad debido a su única mano, además la izquierda y con solo tres dedos, rompió la cápsula de vidrio del detonador químico de su bomba con un alicate especial diseñado para sus tres dedos y activó el primer explosivo en su maletín. No tuvo tiempo de activar el segundo explosivo, en posesión de von Haeften, debido a la entrada de un suboficial a la habitación donde supuestamente solo se estaba cambiando de camisa, apremiándole a volver a entrar de inmediato en la reunión. Von Haeften llevó la segunda bomba no activada en su maletín a un bunker antiaéreo cercano. El dispositivo químico haría detonar la primera bomba en el maletín de von Stauffenberg en aproximadamente diez minutos.

Como el lugar del atentado estaba inicialmente previsto en el búnker subterráneo de Hitler, pero miembros de la Organización Todt estaban trabajando allí y se decidió realizar la reunión en el galpón en la superficie de Albert Speer, una casa principalmente de madera, que contaba con varios ventanales y una gran y pesada mesa de roble.

A la reunión asistieron veintitrés personas, además de Hitler y von Stauffenberg. El ambiente era caluroso, por lo que se ordenó abrir las ventanas. Empieza la reunión.

Von Stauffenberg llega con algo de retraso, se excusa con un gesto y se sitúa tan cerca de Hitler como le es posible, supuestamente esperando su turno para exponer la situación en el Frente Oriental. Hitler ocupa la parte central de la mesa mirando hacia el exterior, Stauffenberg se sitúa a su derecha, apenas a metro y medio de Hitler.

Después de pocos minutos Stauffenberg coloca el maletín con la bomba debajo de la mesa muy cerca del lugar donde se encuentra Hitler y se retira discretamente pretextando una llamada telefónica urgente desde Berlín. Tiene apenas tres minutos antes de explotar.

Después de abandonar von Stauffenberg la sala uno de los asistentes chocó con el pie accidentalmente el maletín y lo apartó, colocándolo junto a una de las patas gruesas de la mesa en el lado más alejado de Hitler. La reunión continuó.

Dos minutos y medio después, a las 12.14 horas, el artefacto explotó. Hitler, que estaba agachado sobre un mapa del frente ruso colocado encima la gruesa mesa, ve de súbito que ésta sube y le golpea en el rostro. La explosión es violenta y deja a cuatro muertos y a otras personas malheridas. Como la habitación estaba con las ventanas abiertas, la fuerza de la explosión se dispersó. Especialistas en explosivos aseguran que si von Stauffenberg hubiese metido la segunda bomba que llevaba von Haeften en su maletín, aún sin manipular, nadie hubiese sobrevivido.

Von Stauffenberg y von Haeften presenciaron de lejos la explosión y creyeron, sin posibilidad de comprobar los resultados, que ni Hitler ni nadie podía haber sobrevivido. Partieron apresuradamente al aeródromo, y von Haeften se deshizo de la segunda bomba arrojándola por la ventana del coche. Consiguieron con sangre fría pasar los puestos de guardia y se hicieron llevar con su avión a Berlín. El conspirador General Fellgiebel en la Wolfschanze comunicaba la palabra "Walkiria" a Berlin, como señal de que el atentado había tenido éxito, para que otros implicados en Berlín tomasen las decisiones acordadas para asumir el control del Estado.

Hitler salvó la vida al recibir la explosión indirectamente pues había quedado protegido por la gruesa pata y la sólida tabla de la mesa de encina, que se deshizo en astillas que quedaron clavadas en una pierna, sufriendo sólo magulladuras ligeras en su brazo y en el lado izquierdo de su rostro.

Se pensó en un primer momento que el lugar había sido bombardeado, pero no había información de aviones enemigos sobrevolando el área; con el pasar de los minutos, la idea de un atentado fue tomando forma, la ausencia de Stauffenberg levantó sospechas. Al borde del camino hacia el aeródromo se encontró el maletín con la segunda bomba, que fue reconocido como igual a la explosionada.

Von Stauffenberg, en pleno vuelo a Berlín, daba por hecho la muerte de Hitler sin sospechar lo realmente ocurrido. Al llegar a la Bendlerstrasse, alrededor de las 16.30 horas, se dio cuenta de que el plan de toma de poder no se había iniciado apenas. El ejército de reserva no había salido de los cuarteles.

Mientras tanto, Martin Bormann es el primero en explicarse exactamente lo ocurrido e informa a Hitler de que el secretario de guardia había visto salir a Stauffenberg después de la explosión y alejarse apresuradamente del lugar.

De este modo Stauffenberg se convirtió en el sospechoso principal de Himmler y de Kaltenbrunner, que ya se acercaba desde Berlin.


En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #8 en: Julio 21, 2008, 16:53:49 pm »

Fracaso del golpe y muerte de Stauffenberg

Una vez llegado von Stauffenberg, los implicados se movilizaron para efectuar el golpe. Alrededor de las 18 horas las cosas no parecían ir mal para los conspiradores, cuando el General Fromm, comandante en jefe del Comando de Reemplazo, que conocía del plan y tenía por misión desmovilizar los SS, escuchó por una conversación telefónica con el cuartel general de la Wolfsschanze que Hitler se había salvado. Fromm, fríamente, a partir de este momento asumió el papel de leal seguidor de Hitler y se negó a continuar con el golpe. Von Stauffenberg y otros oficiales lo arrestaron. Mientras tanto Goebbels hizo que el Mayor Remer, que iba a detenerle en su despacho, escuchase la voz de Hitler por teléfono, quien le ordenó desmovilizar a los reservistas y telefónicamente le dio el grado de Coronel. Más tarde el General Guderian acudió con sus tanques y tomó Berlín. El Golpe de Estado se desbarató.

Sobre las 11 de la noche, Fromm se liberó de su arresto y detuvo a los sorprendidos von Stauffenberg y los demás conspiradores. Él mismo condenó a muerte al Coronel Claus von Stauffenberg, al Teniente Heinrich von Haeften, al General Olbricht y al Coronel Albrecht Mertz von Quirnheim, los cabecillas de la operación. Al General Beck, Fromm le dio ocasión de suicidarse.

Fromm avisó a Himmler escuetamente por teléfono y colgó. Luego sacó a los cuatro condenados al patio de estacionamiento y mandó que fuesen ejecutados unos minutos después de la medianoche del 20 de julio. Lo hizo antes de que llegaran las SS, sumariamente y sin tribunal. Esta decisión la tomó Fromm para que los conspiradores no declararan en su contra y así poder salvarse.

En primer lugar fusilaron al General Olbricht. Como segundo le tocaba el turno a Stauffenberg, pero, cuando estaban a punto de disparar, el Teniente von Haeften se lanzó delante de Stauffenberg recibiendo las balas destinadas a su jefe. Las últimas palabras gritadas por Stauffenberg segundos antes de morir como tercero fueron: Larga vida para la Sagrada Alemania. Mertz von Quirnheim murió en último lugar.


 Consecuencias

Himmler llegó algunas horas más tarde y, al dar cuenta Fromm de lo acontecido, le respondió exponiéndole lo (sospechosamente) apurado que estaba por ejecutarlos. Esto lo implicaría.

Por instrucciones de Fromm, Stauffenberg y los demás fusilados fueron enterrados honorablemente con todas sus medallas poco tiempo después del fusilamento en un cementerio cercano. Pero Hitler, sediento de venganza, descubrió más tarde la implicación de Fromm y le hizo ejecutar en abril de 1945. También hizo desenterrar los cadáveres de Stauffenberg y los conspiradores quitándoles las medallas y haciéndoles incinerar. Se registró Bendlerstrasse y en una caja de seguridad de Fromm se encontró una lista de los conspiradores, con los papeles que asumirían en el gobierno provisional. La cacería de culpables empezó esa misma noche. El destino de éstos iba a ser terrible.

Los otros implicados, como Berthold Graf Schenk von Stauffenberg, figura central del complot, fueron sentenciados por un tribunal especial llamado "Tribunal del Pueblo" (Volksgerichtshof) a cargo del juez Freisler y ejecutados en la Prisión de Plötzensee por estrangulamiento lento con cuerdas de piano; junto con Berthold von Stauffenberg fueron ejecutados otros ocho implicados; además se detuvo al General von Kluge, a Albrecht Haushofer, al Almirante Canaris y a otros militares de relevancia. Los ahorcamientos fueron filmados y fotografiados para ser presentados a Hitler.

Su antiguo superior en Africa, el Mariscal de campo Rommel, quien sabía del complot pero no participó, fue inducido al suicidio. En las dos semanas siguientes del 20 de Julio de 1944 murieron unas 200 personas directamente implicadas. Más de 5.648 personas fueron ejecutadas los meses siguientes por las SS. En un listado encontrada en la caja de seguridad del General Fromm en su oficina de la calle Bendlerstrasse, se encontró el nombre de Speer, con la indicación en manuscrito al lado de su nombre de: "¿Si fuese posible?" Esta simple anotación salvó a Speer.

De todos los intentos de atentados contra Hitler, el del 20 de Julio de 1944 es el que estuvo más cerca de lograr su objetivo.

Pero no solamente la familia de Claus von Stauffenberg, su esposa y sus hijos, sino todos los miembros del clan Stauffenberg, unas cincuenta personas fueron arrestados por las SS y metidos en diferentes cárceles y campos de concentración. Ordenada su ejecución sumaria, sin embargo, estando al final del sitio de Berlín en mayo de 1945, los SS no ejecutaron la orden y algunos de los Stauffenberg se entregaron a un comando británico en el Norte de Italia.

Claus von Stauffenberg estaba casado desde 1933 con la Baronessa Nina (Freiin) von Lerchenfeld. Tenían cinco hijos: Berthold, Heimeran, Franz-Ludwig, Valerie y Konstanze.

El mayor de ellos, Berthold, llegó a mayor general en 1994, después de 38 años de servicio en la Bundeswehr alemán. Berthold von Stauffenberg declaró en 2007, respecto de su padre:

-"Tenía 10 años cuando perdí a mi padre, por tanto lo conocí muy poco. Mi madre estaba encinta de su quinto hijo al momento de ser detenida por la Gestapo. Ella admiraba mucho a mi padre..."[2]

Berthold von Stauffenberg
-"Fui a dar a un orfanato, hasta junio de 1945 y entonces me reencontré con mi madre en la cárcel de Ravensbruck."[3]

Berthold von Stauffenberg
-"Mi padre hizo algo muy valiente y positivo...porque no todos los alemanes eran nazis".[4]

Berthold von Stauffenberg
Inicialmente, es decir después de la segunda guerra mundial y en consonancia con la propaganda nazi la acción de Claus von Stauffenberg fue considerada un acto de traición por la mayoría de la población alemana, pero con el correr del tiempo y el intento de atentado colocado en su contexto en la historia, se le ha dado categoría de héroe en la lucha por la liberación del criminal régimen nazi, llevando actualmente su apellido la antigua calle "Bendler" de Berlín.

http://es.wikipedia.org/wiki/Claus_von_Stauffenberg

En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #9 en: Julio 21, 2008, 16:58:31 pm »

Operacion Walkiria, la pelicula

A mi personalmente me gusto mucho y os la recomiendo.

http://segundaguerramundialenelcine.blogspot.com/2007/03/operacion-walkiria-stauffemberg.html
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Rubio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 4993
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #10 en: Julio 21, 2008, 22:15:16 pm »

Si que es verdad ! sí !!  :o y eso que vi la película no hará mucho.
En línea

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #11 en: Julio 27, 2008, 17:39:25 pm »



Rara condecoración,(replicas) que se concedió a los supervivientes del atentado , en las categorias de plata, bronce y oro.
« última modificación: Julio 27, 2008, 17:41:16 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #12 en: Julio 27, 2008, 20:12:36 pm »

 "El País domingo 27 de julio

"...Españoles contra Hitler
Una compañía española de la División Leclerc fue la primera en entrar en París; luego participó en la toma del Nido del Águila, la guarida del Führer. Evelyn Mesquida relata en 'La Nueve' (Ediciones B) su peripecia vital desde los campos de exiliados en el Sáhara

La Legión francesa acogió a muchos de los refugiados españoles [tras la derrota republicana en la Guerra Civil]. (...) A los hombres válidos que iban llegando a los campos, los funcionarios franceses les habían ofrecido sistemáticamente enrolarse en la Legión o volver a España. Y volvieron algo más de cien mil refugiados en los primeros meses, sobre todo mujeres, niños y ancianos. Combatientes, muy pocos. Una cierta cantidad, difícil de cuantificar por el difícil acceso a los archivos, fue entregada por los mismos franceses a Franco. Muchos otros prefirieron enrolarse en la Legión, eligiendo la lucha con las armas en la mano en vez del maltrato y la humillación a que estuvieron sometidos en los campos. Así lo explicaría Enrique Ballester a Antonio Vilanova en su libro Los olvidados: "Para mí, la guerra que llegaba representaba la continuación de la de España; por ello, sin sentir ninguna atracción por ella, preferí los riesgos del soldado en campaña a la humillante condición de refugiado entre los alambres que nos rodeaban... Por otro lado, pensaba que si llegaba vivo al final de la guerra podría gritar a la faz del mundo que había ganado mi libertad con el fusil en la mano".

« última modificación: Julio 27, 2008, 20:20:59 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #13 en: Julio 27, 2008, 20:18:58 pm »

Manuel Fernández, internado en el campo de Saint Cyprien

 Él mismo lo explica  "Cada día sacaban de allí decenas de muertos. Yo creí que iba a morir también. El dolor de muelas era insoportable y constante. Me volvía loco. Pronto comenzaron también la diarrea y los piojos. Los de la Legión venían incitando a que nos alistáramos. Al principio me negué, pensando en mi padre, porque él no habría querido que entrara en la Legión. Al final terminé aceptando: era la única forma para que me sacaran la muela y cesara aquel sufrimiento".

Le sacaron la muela. Cuando el dolor desapareció, Manuel ya estaba enrolado. Inmediatamente fue enviado a Marsella, y después, embarcado junto con varios centenares más hacia el cuartel general de la Legión de África del Norte, en Sidi Bel Abbès, a orillas del desierto. Allí se encontraban concentrados ya varios centenares más de españoles llegados de Francia.

A los españoles les dieron la posibilidad de alistarse por cinco años y, más tarde, a finales de 1939 y principios de 1940, de poder hacerlo por "la duración de la guerra". Varios miles de refugiados aceptaron este estatuto y formaron en la Legión los Batallones de Marcha de Voluntarios Extranjeros. Estos batallones fueron concentrados en Francia, en el campo de Barcarés, donde poco después se formarían los regimientos números 21, 22 y 23, los dos primeros con más de la mitad de españoles y el tercero totalmente integrado por ellos. Más tarde se formarían en el norte de África seis regimientos más con miles de residentes y refugiados españoles o de origen español, y dos de ellos -el 11 y el 12- fueron enviados también a Francia para ser incorporados a los de Barcarés. (...)

En agosto de 1943, el general De Gaulle dio la orden de salir de Libia y dirigirse a Marruecos, territorio francés. Instalados en la región de Skira-Temara, a unos 30 kilómetros al sur de Rabat, los hombres de Leclerc comenzaron de inmediato a formar la que iba a convertirse en una de las unidades militares más famosas de la II Guerra Mundial: la Deuxième Division Blindée (2ª División Acorazada), más conocida como 2ª DB. Creada oficialmente el 24 de agosto de 1943, una de sus compañías, La Nueve, liberaría -justo un año después- la capital francesa. (...)

Compañía mítica para muchos, La Nueve fue una de las unidades blindadas del Tercer Batallón del Regimiento de Marcha del Chad, ampliamente conocido como "el Batallón Hispano". De las cuatro compañías de este cuerpo, integradas por numerosos españoles, sólo La Nueve estaba considerada totalmente como "unidad española": 146 de los 160 soldados que la integraban eran españoles o de origen hispano. La lengua hablada corrientemente era el castellano, la gran mayoría de sus oficiales eran españoles, las órdenes se daban en español e incluso el turuta tocaba con la corneta el despertar matinal "en español".

Según diversos testimonios, entre ellos el del mismo Dronne [capitán de la compañía], los anarquistas eran numerosos en la compañía e integraban totalmente la tercera sección del alférez Miguel Campos. Las otras secciones estaban compuestas también por republicanos y socialistas, sobre todo.

Aquellos hombres procedían de todas las regiones de España. La mayor parte había luchado en el ejército republicano o en las milicias populares durante la guerra, y todos tenían la experiencia del combate.

Aunque muchos oficiales franceses les temían -sobre todo los militares de tradición-, Dronne afirmaba que eran hombres "difíciles y fáciles". Difíciles porque era preciso que aceptaran por sí mismos la autoridad de su oficial de mando, y fáciles porque cuando le otorgaban su confianza era total y completa. "A pesar de su aspecto rebelde, eran muy disciplinados, de una disciplina original, libremente consentida", aseguraba Dronne.

"La mayoría de aquellos hombres querían comprender las razones de lo que se les pedía y era necesario tomarse el trabajo de explicarles el porqué de las cosas". "En su gran mayoría, no tenían el espíritu militar, eran incluso antimilitaristas, pero eran magníficos soldados". (...)

Los españoles sabían que Leclerc era un militar que, a pesar de su gran fe religiosa y su rango de aristócrata -algo que aquellos hombres no apreciaban demasiado-, no había dudado en elegir "la lucha por la libertad", como confesó Manuel Fernández a la autora. Todos sabían también que el patrón defendía al máximo la vida de sus soldados y que había llegado a rechazar por escrito ejecutar órdenes que consideraba insuficientemente estudiadas, mal concebidas y que habrían puesto en peligro sin ningún provecho la vida de sus hombres. Los españoles apreciaban verlo llegar a primera línea de combate, bajo una lluvia de fuego, guardando la calma. De la experiencia de la guerra, entre Leclerc y aquellos republicanos españoles, se desarrolló, hasta el último momento, una sorprendente simbiosis. (...)

El asturiano Manuel Fernández vivió apasionadamente la dura formación. Cada día -contaba- vivía con entusiasmo la calidad del armamento que tenían entre las manos. Los españoles destacaban en el manejo de todas las armas. La compañía se convirtió en un modelo. La experiencia de la guerra española contaba; la motivación de los hombres, también. Manuel, pensando día tras día en los futuros combates contra los alemanes, se repetía: "¡Ahora vais a ver!".

Algunas semanas después, los soldados estaban dispuestos. Cada equipaje constituía ya un verdadero equipo, con un objetivo común: el combate. De Gaulle llegó para visitar las tropas y hacer comprender discretamente que había llegado el gran momento. (...)

Para la mayoría de los soldados de la División, la distancia hasta la costa francesa se contaba sobre todo en tiempo: cuatro años... Cuatro largos años. El primer gesto de muchos al desembarcar [el 1 de agosto de 1944] fue coger un puñado de arena. Algunos lloraban. La División Leclerc era la primera tropa francesa que desembarcaba en suelo francés desde hacía cuatro años. La emoción ganó también a muchos españoles. Entre ellos, Amado Granell. Francia era para ellos en aquel momento la antesala del próximo "desembarco" en su país. (...)

Para De Gaulle era esencial que la liberación de París -simbólicamente, la liberación de Francia- fuera llevada a cabo por las tropas francesas. A finales de 1943, ante su insistencia, el general Eisenhower se lo había prometido. Para Leclerc era un objetivo militar desde hacía mucho tiempo. Los dos hombres sabían que de ello dependía mucho el futuro de la nación francesa. Leclerc fulminaba, exasperado, deseando enviar sus tropas hacia la capital.

Ante la imposibilidad de conseguir la autorización del alto mando americano, el día 21 de agosto de 1944, Leclerc decidió tomar la iniciativa de lanzar hacia París -sin autorización americana- un destacamento de infantería blindada ligera, a las órdenes de uno de sus hombres de confianza, al mismo tiempo que enviaba una misiva a De Gaulle: "Desde hace ocho días, el mando nos está marcando el paso. Toman decisiones sensatas y juiciosas, pero generalmente cuatro o cinco días más tarde de lo debido. Me aseguran que el objetivo de la 2ª División es París, pero ante la parálisis actual he tomado la decisión de enviar a Guillebon con un destacamento ligero en dirección a Versalles, con la orden de tomar contacto, de informarme y de entrar en París si el enemigo se repliega. Sale a mediodía y estará en Versalles esta tarde o mañana por la mañana. Desgraciadamente, no puedo hacer lo mismo con el resto de la División por cuestiones de aprovisionamiento de carburante y con el fin de no violar abiertamente todas las reglas de la subordinación militar". De Gaulle le contestó de inmediato: "Apruebo su intención". Al mismo tiempo que pedía de nuevo a Eisenhower que procediera con rapidez a dar la orden de ocupar París. Más tarde, Leclerc escribiría: "Estábamos decididos a vencer los obstáculos, dejando incluso de lado las razonables reglas del arte de la guerra".

La orden llegó por fin al día siguiente por la noche. El mismo día que daba por terminada la batalla de Normandía, el general Patton, jefe del Tercer Ejército norteamericano, aprobó que la División Leclerc fuera en vanguardia hacia París. Eisenhower, también. Por su parte, el general Gerow, puesto al corriente de la desobediencia de Leclerc, le había enviado una orden taxativa de volver a su destacamento recordándole que estaba bajo sus órdenes y sometido a la disciplina como cualquier general americano. Ante el caso omiso de Leclerc, Gerow aseguraría luego, furioso, que si Leclerc hubiera sido americano, lo habría enviado a un consejo de guerra de inmediato.

Al alba del día 23, la División se puso en marcha, con el Regimiento de Chad en cabeza y La Nueve en primera línea. Durante el día, las tropas avanzaron casi 210 kilómetros de una tirada, algo excepcional para una división blindada con más de 4.000 vehículos de todas clases, avanzando durante gran parte del camino bajo una lluvia diluviana. (...)

Llegaron zigzagueando con rapidez por diversas calles, desde la Puerta de Italia y después de haber atravesado el puente de Austerlitz, la columna de la 2ª División Blindada cogió la orilla del Sena, siguió el muelle de la Rape, el de Enrique IV y luego el de los Celestinos, hasta desembocar en la plaza del Ayuntamiento. Los hombres de La Nueve ocuparon con rapidez el terreno. Eran las 21.22.

La historia oficial francesa explica de esta forma la llegada de las tropas francesas a París, omitiendo generalmente la participación española e insistiendo en el hecho de que se trataba de tres tanques con nombres franceses, sin reconocer en ningún momento el papel jugado por Amado Granell y sin explicar que el destacamento del capitán Dronne se dividió en dos secciones. Una de ellas, al mando del teniente Granell, siguiendo otro itinerario, fue la primera en llegar a la alcaldía, y Amado Granell, el primer oficial del ejército francés recibido por el Consejo Nacional de la Resistencia, que ocupaba el palacio municipal desde unos días antes. Georges Bidault, presidente del Consejo, posó a su lado en la única foto que se conoce de aquel momento histórico y que sería publicada al día siguiente en la portada del periódico Libération con el título: "Ils sont arrivés".

Al llegar a la plaza, el primer vehículo de la sección mandada por Dronne, el half-track Guadalajara, atravesó la plaza y se instaló junto a una acera de la calle de Rivoli, cerca de las tiendas Les Ciseaux d'Argent y Zapatos Mansfield. Zubieta, Abenza, Luis Ortiz, Daniel Hernández, Argüeso, Luis Cortes, alias El Gitano, Ramón Patricio, alias Bigote, junto al sargento jefe, de Possese, saltaron del blindado y se instalaron en posición de defensa con las ametralladoras en la mano. "¡Son los franceses!", gritaba la gente que iba llegando, señalando a los españoles.

Amado Granell los estaba esperando en la puerta del Ayuntamiento. Cuando llegó el capitán Dronne entregó el mando de la columna a Granell y, escoltado por el armenio Pirlian, el capitán de La Nueve subió la gran escalera central del edificio, donde ya le esperaban Bidault y los jefes de la resistencia del interior, felices de encontrar por fin a un soldado francés... Los vehículos militares de La Nueve habían sido instalados en forma de erizo alrededor de la plaza. El Teruel se instaló enfrente, junto al Sena. Germán Arrúe se situó delante, metralleta en mano. (...)

El entusiasmo se prolongó durante la noche. París, que durante tres años había estado en la oscuridad, se llenó de golpe de luz, sin tener en cuenta el peligro de la aviación enemiga. La gente encendió todas sus lámparas y abrió de par en par las ventanas. A las dos de la madrugada, el capitán Dronne, instalado en un rincón de la plaza de la alcaldía, muerto de fatiga, se durmió escuchando las canciones de los numerosos españoles reunidos en círculo indio junto a la calle de Rivoli. Sus voces roncas entonaban con fuerza los himnos republicanos de la Guerra Civil. Dronne reconoció los cantos que tantas veces había oído entonar a aquellos hombres. Lo último que oyó antes de dormirse fueron las estrofas del Ay, Carmela. Más tarde, recordando aquellos instantes y rindiéndoles honores, escribiría: "Qué satisfacción y qué felicidad para aquellos españoles combatientes de la libertad. París era un extraordinario símbolo para ellos". París era en aquellos momentos, si duda, un excepcional símbolo para el mundo entero. -..."
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11582
Re: Tal día como hoy, ocurrió......
« Respuesta #14 en: Agosto 06, 2008, 18:51:38 pm »

Conmemoración del ataque a Hiroshima 06 agosto de 1945

Pocos medios se han acordado de esta fatidica fecha
 
Tokio - En Hiroshima se ha conmemorado el bombardeo atómico que Estados Unidos realizó el 6 de agosto de 1945 en la ciudad japonesa. Junto al monumento conmemorativo de la explosión se reunieron miles de personas y representantes de 55 países, entre ellos China, por primera vez presente. El alcalde de Hiroshima, Tadatoshi Akiba, pidió al gobierno japonés que tomara la iniciativa del desmantelamiento nuclear en el mundo.
Tres días tras el bombardeo en Hiroshima, hace 63 años, el ejército norteamericano lazó una segunda bomba atómica sobre Nagasaki. Poco después Japón capituló, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. Se estima que ambas explosiones costaron la vida a más de 200 mil japonenes.
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/
Páginas: [1] 2 3 ... 11   Ir Arriba