• Agosto 20, 2019, 03:42:39 am
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA  (Leído 16089 veces)

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« en: Agosto 07, 2008, 13:19:38 pm »

Anápolis: Mucha historia y algunos malos recuerdos para España
PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL

ANÁPOLIS (MARYLAND). Anápolis, sede de la Academia Naval de Estados Unidos.

El gran centro de formación de la Navy en la bahía de Chesapeake desde 1845, conocido popularmente como “The Yard”, contiene entre sus instalaciones un pequeño museo con gran colección de reliquias militares sobre la fulminante derrota de España en la guerra de 1898. Entre la extensa colección se encuentran desde listas de prisioneros españoles hasta efectos personales pasando por un par de binoculares supuestamente pertenecientes al almirante Pascual Cervera, jefe de la Armada española encargado de la defensa de Cuba frente a las muy superiores fuerzas de la “Navy” estadounidense.

De hecho, tras la derrota en las aguas de Santiago de Cuba, el almirante español y otros cuarenta oficiales fueron trasladados hasta la Academia Naval a bordo del crucero “Saint Louis”. Según relataba el “New York Times” el 17 de julio de 1898, el grupo fuertemente vigilado llegó a Anápolis con tres heridos y poca marcialidad: “Unos pocos iban vestidos con uniformes españoles pero la mayoría de ellos llevan ropa de servicio facilitadas por los americanos”. Eventualmente devueltos a España, el grupo encabezado por el almirante Cervera recibió un trato respetuoso al reconocerse sus méritos bastante heroicos en un combate desigual.

Esto viene a cuento, por que he visto en la Revista Española de Historia Militar, de este mes, la cantidad de recuerdos que conservan los americanos de aquella guerra, encontrandose repartidos por todo el pais, numerosas piezas que artillaban nuestros barcos en la batalla de Santiago de Cuba, la escuadra de Cervera.
« última modificación: Agosto 07, 2008, 15:27:23 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #1 en: Agosto 07, 2008, 15:16:12 pm »

El USS Maine (ACR-1) fue un acorazado pre-dreadnought de la Armada de los Estados Unidos que se hundió en el puerto de La Habana en febrero de 1898 a causa de una explosión. Había sido construido entre 1886 y 1888 en Nueva York, sirviendo tras su comisión en la costa este de los Estados Unidos y el mar Caribe. En enero de 1898 fue enviado a La Habana para "proteger los intereses norteamericanos". Dos semanas más tarde, la noche del 15 de febrero, una explosión voló la proa del barco, lanzando cuerpos y partes de la estructura y se hundió rápidamente, causando 266 víctimas. El capitán, Charles Dwight Sigsbee, y la oficialidad, que dormía en el castillo de popa, sobrevivió. La explosión, sobre cuyas causas se ha especulado e investigado mucho, fue uno de los detonantes de la Guerra Hispano-Estadounidense




Teorías acerca del hundimiento

- La primera teoría es que patriotas cubanos pro-españoles, marinos españoles, insurgentes cubanos o marinos estadounidenses, según versiones, se acercaron al buque en la oscuridad y adosaron una mina a la proa del Maine. Dentro de esta teoría, la más plausible es que se trató de una explosión realizada intencionalmente por fuerzas estadounidenses, que estaban ávidas de una excusa para atacar a España. Cabe destacar que meses antes de la voladura del Maine, los Estados Unidos habían hecho gestiones para comprar la isla de Cuba.
-La segunda teoría es la detonación espontánea de los pañoles de munición. En 1975, una investigación llevada a cabo por el almirante estadounidense Hyman Rickover examinó los restos recuperados en 1911 y concluyó que no hubo evidencias de una explosión externa. La causa más probable del hundimiento fue una explosión de polvo de carbón, de una carbonera imprudentemente localizada junto a la santabárbara de la nave.
-La tercera teoría es el hundimiento voluntario de su barco por parte de la marina estadounidense para declarar la guerra a España y presentarse en sociedad como una potencia mundial

Botes entre los restos del Maine.
Restos del Maine hundido
Reflotamiento del Maine
Monumento al Maine en La Habana

Interesante relato de lo sucedido
http://www.mgar.net/cuba/maine.htm




« última modificación: Agosto 07, 2008, 15:29:06 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #2 en: Agosto 07, 2008, 15:39:21 pm »

Guerra en Cuba

La Guerra de Cuba, derivada después en Guerra Hispano-norteamericana, no fue sólo una confrontación entre un Viejo Imperio -el español, cuyo declive había comenzado doscientos años antes- y el Nuevo de los Estados Unidos.

Fue también un momento decisivo en la historia, como un punto de inflexión que marcó la entrada en un siglo que habría de ser especialmente violento y sangriento. A partir de entonces las guerras perdieron lo poco que nunca habrían tenido de caballeroso, ni de honorable. Fue una guerra por intereses económicos, lo que marcó una pauta para el futuro

Los intereses estadounidenses en Cuba se remontaban a varias décadas antes, pero fue en 1890 cuando las tarifas aduaneras provocaron un primer enfrentamiento con España.   
Las inversiones que el incipiente imperio americano tenía en la isla ascendían a unos 50 millones de dólares, pero más importante fue la amenaza de boicotear el azúcar cubano, lo que habría supuesto la ruina económica de la isla.

La presión de las fuerzas políticas cubanas sobre España logró la firma de un tratado de reciprocidad en 1891. Los Estados Unidos compraban el 95 % del azúcar cubano y el 87 % del conjunto de las exportaciones.   

Colonia española desde su conquista a principios del siglo XVI, la Isla de Cuba tenía a finales del XIX cerca de un millón y medio de habitantes. Prácticamente desaparecida la población precolombina a causa, principalmente, de las epidemias traídas por los europeos, había sido necesario importar masivamente esclavos negros de Africa. 

La esclavitud había sido abolida entre 1880 y 1886, pero la realidad económica de la mayoría de la población eran la pobreza y la indigencia. La administración colonial y la justicia que le servía estaban profundamente corrompidas.   
Se crearon movimientos independentistas que reclamaron a España mayor autonomía en la gestión de la isla. Una reforma propuesta por el ministro español de Ultramar, Antonio Maura, avanzaba en este sentido pero fue bloqueada por los poderes constituidos
 
En 1893, los Estados Unidos rechazaron el tratado de reciprocidad aduanera que habían firmado dos años antes, lo que provocó la caída del precio del azúcar y consecuentemente el abandono de las cosechas. Los obreros de las plantaciones perdieron sus trabajos. 
Así las cosas, el clima era idóneo para el propósito económico-político de la maniobra: desde su exilio en Nueva York, José Martí ordenó al Partido revolucionario cubano iniciar el levantamiento. Era el 29 de enero de 1895.

La guerra empezó mal para los revolucionarios, que enseguida perdieron líderes del renombre de Guillermo Moncada y Flor Crombet. No obstante pronto fueron sustituidos por los exiliados José Martí y Máximo Gómez, que serían nombrados respectivamente Jefe Supremo de la Revolución y General en Jefe.

La muerte en combate de Martí dos semanas después precedió al nombramiento como presidente de Salvador Cisneros Betancourt y la votación de una Constitución democrática. 
 
En el bando español, el fracasado Martínez Campos fue sustituido en el mando por Weyler quien asumió su tarea con el mismo fervor con que fue despedido en España. Sus estrategias le valieron una merecida fama de crueldad, pero también un número de victorias y la muerte de Antonio y José Maceo y del hijo de Máximo Gómez.

En 1897 el cambio de gobierno en España, encabezado por Sagasta tras el fallecimiento de Cánovas, provocó también un cambio en la actitud hacia la guerra. Weyler fue sustituido por Ramón Blanco y se otorgó a la isla una autonomía que los dirigentes revolucionarios ignoraron por completo.   
Los últimos reveses sufridos por la tropas insurrectas urgieron a los Estados Unidos para intervenir en la guerra, y para lo cual aún no se les había dado motivo. Con el pretexto de proteger a sus súbditos, el gobierno envió a su acorazado "Maine" al puerto de La Habana, donde arribó el 25 de enero de 1898.
 
Unas tres semanas después, el "Maine" fue hundido en unas circunstancias que algunos todavía se obstinan en considerar misteriosas. Años después admitieron que la explosión había sucedido en el interior del barco, pero entonces los Estados Unidos se negaron a que el suceso fuera investigado por una comisión imparcial.   
La campaña propagandística que en los Estados Unidos se desarrolló para convencer a la población de la necesidad de una guerra, fue temerariamente contestada por la prensa española en una sucesión de burlas y afirmaciones sobre la supuesta superioridad militar de España.
 
Utilizando una serie de exigencias que sabía inadmisibles, el gobierno estadounidense obligó al español a romper las relaciones diplomáticas, lo que finalmente sucedió el 21 de abril. Cuatro días después los Estados Unidos de Norteamérica declararon oficialmente la que habría de llamarse Guerra Hispano-norteamericana

El 1 de Mayo, la derrota española en Cavite hizo desaparecer la flota española de Oriente, y dejó las Islas Filipinas indefensas para su conquista por los americanos.

Entretanto, el almirante Pascual Cervera dirigía la flota peninsular hacia el Caribe a pesar de estar convencido de que sería más adecuada para defender las Islas Canarias y las costas peninsulares.   
Los barcos, insistía Cervera, no estaban en condiciones de mantener ningún combate. Las flotas de ambos contendientes eran similares en antigüedad, pero los barcos americanos tenían blindajes más gruesos, casi inmunes a los cañones españoles, de menor calibre y alcance.

Se ha acusado al almirante de mantener hacia la guerra una actitud totalmente fatalista, y de mantener sus barcos inmóviles en la bahía de Santiago de Cuba hasta que el americano general Sampson tuvo noticia de su posición. En cualquier caso, la flota española en pleno fue cercada el 29 de mayo. 
 
Los norteamericanos desembarcaron en Daiquirí y tomaron Siboney. Su avance hacia Santiago comenzó el 24 de junio, pero fueron vigorosamente retenidos por las tropas españolas, a quienes la superioridad técnica de sus fusiles Mauser les permitió infringir a los invasores un considerable número de bajas.

El general Ramón Blanco ordenó a Cervera salir a combatir al mar, a lo que el almirante obedeció contra su propia voluntad pero también desoyendo las opiniones y recomendaciones de sus capitanes, como el hábil estratega Joaquín Bustamante. 
 
Cervera planeó cubrir con el buque almirante, "Infanta María Teresa" la retirada hacia el Oeste de los demás. Frente a ellos cinco acorazados, dos cañoneros y un torpedero bloqueaban la única salida del estrecho canal por el que era necesario navegar en fila india.

La Batalla de Santiago de Cuba, desarrollada durante cuatro horas en la mañana del 3 de Julio de 1898 habría de constituir el final del imperio español... y un ejercicio de tiro para la todavía joven e inexperta Navy norteamericana.   
El "Maria Teresa" fue acosado por el "Indiana" y el "Oregón" después de que intentara sin éxito perseguir al "Brooklyn". Incendiado y gravemente dañado, el "María Teresa" fue finalmente embarrancado en la costa, ya bajo el mando de Cervera, herido, después de haber bajado a la enfermería al comandante Concas. 
 
El "Vizcaya" salió diez minutos después que el "María Teresa". Junto con el "Cristóbal Colón" logró alejarse como estaba previsto, pero el "Almirante Oquendo", siguiente en el turno, encontró una flota ya prevenida que se cebó con él. Con 126 muertos a bordo terminó embarrancando a toda máquina no muy lejos del "María Teresa". 
Los frágiles destructores contratorpederos "Furor" y "Plutón" fueron los últimos en salir. El primero se hundió y el otro embarrancó, ambos con un tercio de la tripulación muerta en su puesto. Entonces los barcos americanos pudieron perseguir a los dos fugitivos.

El "Vizcaya" fue alcanzado y castigado duramente, por lo que finalmente decidió embarrancar. El "Cristóbal Colón", en cambio, era el más rápido de todos, pero cuando terminó el carbón "Cardiff" de que disponía, el de inferior calidad no le permitió mantener la velocidad y su capitán decidió embarrancar también a pesar de estar aún casi intacto.   
 
Se estableció en 332 el número de muertos y en 197 el de heridos. Los prisioneros fueron tratados con dignidad y el valor demostrado por los vencidos fue alabado igualmente por los oficiales españoles que por los norteamericanos. Incluso un grupo de 153 náufragos logró llegar a Santiago para incorporarse a las tropas de defensa.

En tierra la victoria benefició a los españoles, pero la guerra estaba decidida y el gobierno español no tuvo más remedio que admitir que había dejado desprotegidas las Islas Canarias y sus propias costas peninsulares, lo que constituía una situación de alto riesgo si continuaba la guerra.

Varios destacamentos de la isla no llegaron nunca a entrar en combate debido a la urgencia del gobierno español por iniciar las conversaciones de paz. No obstante, el armisticio no fue firmado hasta el 12 de agosto, ya que los americanos quisieron continuar la guerra para poder conquistar Puerto Rico y Manila. 
 
En España, la consternación por la derrota fue enorme. Los Estados Unidos de aquella época distaban mucho de ser una potencia militar, y menos aún naval. Los errores políticos y militares de los españoles levantaron un clamor popular que condenó la mala gestión del Ministerio de Marina y de todo el gobierno del país.   
Pero también provocó una profunda reflexión sobre la naturaleza de España, tanto en el ámbito intelectual (lo que daría lugar a una renovación total de las manifestaciones artísticas y literarias) como político y social.

Teóricos como Joaquín Costa persiguieron con empeño la modernización y "europeización" del país, buscando la reducción de la miseria, el avance en la educación y alfabetización de la población y la modernización de la estructura social del trabajo (descanso dominical, accidentes de trabajo, reformas sociales, etc.). 
 
El 10 de diciembre de 1898, el Tratado de París estableció unas condiciones vergonzosas para España, pero indiscutibles: Estados Unidos tomó posesión de las propiedades españolas en las Antillas, las Filipinas y la isla de Guam.   
En Cuba, lo que había sido arreglado para comenzar como un levantamiento popular terminó oficialmente con la firma del protocolo y tratado de paz entre España y los Estados Unidos
 
No hubo ningún delegado cubano en representación de los insurrectos, y el 1 de enero de 1899 un gobernador norteamericano tomó posesión de su nueva colonia.
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #3 en: Agosto 07, 2008, 15:57:41 pm »

Restos de la flota de cervera en Santiago de Cuba

En las profundidades del litoral oeste santiaguero yacen los restos oxidados de lo que fuera una de las escuadras navales más prestigiosas de la España del siglo XIX: la del vicealmirante Pascual Cervera y Topete.

Tras declararle la guerra a España por la misteriosa explosión del acorazado Maine, Estados Unidos envió a Santiago de Cuba dos de sus flotas navales más poderosas para eliminar los navíos españoles que se encontraban fondeados en la bahía caribeña.

Militarmente superiores los diez buques norteamericanos comandados por el almirante Sampson, se posicionaron frente al Castillo del Morro. Tras cercar la entrada de la bahía cañonearon al unísono las seis naves de la armada ibérica que salían lentamente una a una por la estrecha boca de la ensenada.

Eran las nueve y treinta y cinco de la mañana del domingo 3 de julio de 1898. Comenzaba así la Batalla Naval de Santiago de Cuba, rapiñera intromisión yanqui en la guerra que Cuba prácticamente había ganado a España.

Con un magnifico clima en contra los buques españoles se aventuraron frente a los cañones yanquis en lo que devino práctica de tiro de los norteamericanos. Finalmente la escuadra española quedó reducida a naves averiadas que se vieron obligadas a embarrancar algunas y otras con menor suerte se fueron a piquen bajo las aguas del Mar Caribe.

A 110 años de los hundimientos la conservación de los pecios es una necesidad histórica y cultural.

“La conservación de los barcos hundidos de la escuadra de Cervera no es homogénea. Debemos tener en cuenta la situación en que terminó cada uno, pues hay algunos que apenas sufrieron daños como es el caso del crucero acorazado Cristóbal Colón que sólo sufrió cinco impactos, otros simplemente fueron desastrosamente cañoneados como es el caso del Vizcaya y el Almirante Oquendo”, refirió a TV Santiago el investigador subacuático Jesús Vicente González Díaz, uno de los buzos que más veces ha llegado hasta los restos de la escuadra.

El crucero protegido, Infanta Maria Teresa, buque insignia de la escuadra hispana que fue el primero en salir, quedó incendiado cerca de la costa y los norteamericanos, en el afán de jactarse de un buen trofeo de guerra, lo remolcaron para llevarlo a los Estados Unidos, intentona que fracasó cuando un mal tiempo hizo zozobrar el barco herido en las Bahamas cerca de la Isla del Gato.

El resto de la escuadra se encuentra esparcido desde los primeros kilómetros de la costa oeste a la salida de la bahía hasta el frente del popular Rio La Mula, cercano a Ocujal.

“Los pecios o restos del barco hundido, han sufrido el embate climatológico de más de un siglo. Pero creo que uno de los factores más peligrosos para su conservación es la acción del hombre. Para ello hemos trazado un plan de cuidado para el patrimonio subacuático, plan en el que accionan desde los miembros de la comunidad cerca de los sitios de hundimiento hasta las autoridades marítimas”, explicita González Díaz.

Sea la conservación de nuestro patrimonio subacuatico la via para seguir contando con aquello que un día se erigió como símbolo del valor de los marinos españoles.

ESCUADRA ESPAÑOLA EN CUBA 1898
Contraalmirante Pascual Cervera
Clase                     Nombre      Tonelaje    Art. Principal
Crucero Acorazado   TERESA      7.000        2x280 y 10x140
Crucero Acorazado   OQUENDO   7.000        2x280 y 10x140
Crucero Acorazado   VIZCAYA    7.000        2x280 y 10x140
Crucero Acorazado   COLÓN       6.840        10x52 y 6x120
Caza Torpedero       FUROR       450            2x75 y 2TLT
Caza Torpedero       PLUTÓN     450            2x75 y 2TLT
TLT: Tubo Lanza Torpedo

ESCUADRA ESTADOUNIDENSE EN CUBA 1898
Contraalmirante William T. Sampson
Clase                        Nombre        Tonelaje          Art. Principal
Acorazado                 INDIANA       10.288            4x330 y 8x203
Acorazado                 OREGÓN       10.288            4x330 y 8x203
Acorazado                 IOWA           11.410            4x305 y 8x203
Acorazado                 TEXAS          6.315             2x305 y 6x152
Crucero Acorazado      BROOKLYN     9.215             8x203 y 12x102
Crucero Acorazado     NEW YORK      8.200             8x203 y 12x102
Torpedero                  ERICCSSON   120 3 TLT

Crucero Acorazado   Infanta Maria TERESA
Crucero Acorazado Almirante Oquendo
Cruceros Colon y  VIZCAYA


Restos del Vizcaya tras la batalla
« última modificación: Agosto 07, 2008, 16:11:55 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #4 en: Agosto 08, 2008, 22:33:46 pm »

Batalla de Cavite

Se conoce como batalla de Cavite al enfrentamiento entre fuerzas navales estadounidenses y españolas ocurrido el 1 de mayo de 1898 en la bahía de Manila en el contexto de la guerra hispano-estadounidense.

El resultado neto de la batalla fue una derrota absoluta de las fuerzas españolas. Los estadounidenses nunca dieron a conocer sus bajas y se perdió toda la flota española con base en las Filipinas, ya que los barcos que lograron escapar, fueron hundidos intencionadamente para que no cayesen en manos estadounidenses. Aún así, meses después, algunos de ellos fueron reflotados y prestaron servicio en la marina estadounidense hasta bien entrado el siglo XX.

Tambien mucho del material militar español en las Filipinas fue vendido por parte de España a los Norteamericanos.
Segun el tratado de paz , Tratado de Paris de 10 de Diciembre de 1898,  todo el material militar perteneciente  a España , disponia de 6 meses para retirarlo o venderlo. Hablamos de piezas de artilleria de costa, y multitud de pequeños barcos solo aptos para su servicio en aquella zona que no habrian aguantado su traslado a España.
Mucho del material abandonado fue a manos de los filipinos que lo emplearon contra los norteamericanos.
Los barcos hundidos en combate no entraban en ese apartado asi que muchos fueron reflotados o sus piezas importantes extraidas para ser trasladadas a los EUA, donde decoraron parques, jardines y acuartelaminetos.


Flota española
Al mando, Don Patricio Montojo y Pasarón. Su buque insignia, el Reina Cristina.

El crucero de primera clase                     Reina Cristina                                                                 de 3.520 Tm
El crucero no protegido de primera clase   Castilla                                                                          de 3.342 Tm
Los cruceros de segunda clase                Isla de Cuba e Isla de Luzón                                              de 1.045 Tm
Los cruceros de segunda clase                Don Antonio Ulloa, Don Juan de Austria y Velasco (que no intervino)
El cañonero                                         Marqués del Duero                                                            de 500 Tm
No estaban anticuados en absoluto (salvo el Castilla, que era de madera) pero sí mal conservados. Se disponía también de unos cuantos pequeños cañoneros de porte inferior o semejante al Marqués del Duero, pero que no intervinieron en la batalla.


 Flota estadounidense
Al mando, el Comodoro George Dewey. Su buque insignia el Olympia

Los cruceros protegidos
C-6 Olympia de 5.870 Tm.
C-3 Baltimore de 4.413 Tm,
C-8 Raleigh de 3.640 Tm
y el Boston de 3.189 Tm
El Cutter McCulloch de 1280 Tm (que no intervino en Cavite)
El cañonero PG-2 Petrel de 892 Tm
El cañonero de patrulla PG-3 Condord de 1.710 Tm
Eran todos de construcción moderna.

La batalla

Algunos antecedentes

España poseía, hasta 1898, dos grandes territorios ultramarinos, la isla de Cuba y el archipiélago de Filipinas. Convendría recordar, antes de entrar en profundidad en los detalles del combate, lo difícil, en el caso de este último, que se hacía para los españoles controlar un conjunto de islas que en total superaban en número las 3.000. El principal problema con el que se encontraban era la dificultad que entrañaba el erradicar la piratería de aquellas aguas. De hecho la práctica totalidad de las fuerzas del apostadero se dedicaba principalmente a este cometido, estando compuesta en su mayoría por pequeños cañoneros y unos pocos cruceros ligeros. El movimiento independentista y la guerra con los EE.UU. sorprendieron a una fuerza que no estaba preparada para un combate naval de entidad, o lo que es lo mismo, en igualdad de condiciones contra los buques americanos.

Curiosamente, es preciso señalar que ambos contendientes se conocían perfectamente. Ambas escuadras frecuentaban puertos como el de Hong Kong, estando las dos perfectamente al tanto de los últimos movimientos de la enemiga.

Tras el luctuoso hundimiento del Maine, y antes de declarar la guerra contra España, el asistente del subsecretario de marina americana, Teodoro Roosevelt, ordena al comodoro George Dewey preparar su escuadra asiática basada en el citado puerto con el fin de destruir a la española de Filipinas.

Las fuerzas enfrentadas

Los americanos contaban con seis buques, los Olympia, Baltimore, Raleigh, Petrel, Condord y Boston. Los cuatro primeros eran cruceros protegidos y, los dos últimos, grandes cañoneros. En total sumaban 19.000 toneladas de desplazamiento. El insignia del almirante Dewey, al mando de las fuerzas atacantes, era el Olympia. Su poder ofensivo combinado era el siguiente: diez cañones de 203 mm., veintitrés de 152, veinte de 127 y un total de cincuenta piezas ligeras que iban de los 57 mm a 37 mm. Completaban su armamento 10 tubos lanzatorpedos. Eran de construcción moderna.

Por parte española se contaba con 7 buques, entre los que se encontraban los Reina Cristina (insignia de Montojo), Isla de Cuba, Isla de Luzón, Castilla, Don Antonio Ulloa, Don Juan de Austria, y el Velasco, sumando un total de 14.000 toneladas. Estaban armados con treinta y siete cañones de entre 160 mm y 120 mm. nueve de entre 90 mm a 70 mm y treinta y cinco piezas ligeras de 57 a 37 mm. Se completaba el mismo con un número indeterminado de ametralladoras de entre 25 y 11 mm y trece tubos lanzatorpedos.

Aunque eran buques un poco más viejos que los de los americanos, se podría afirmar que la mayoría se encontraban en la mitad de su ciclo de vida. Esto es un hecho que nos gustaría recalcar, y que reiteradamente ha apuntado con acierto por el Doctor de Historia Contemporánea D. Agustín Ramón Rodríguez González, desterrando por completo la teoría de que la escuadra española, compuesta por buques de madera se enfrentó con una todopoderosa flota de acorazados, teoría alentada y divulgada para eximir de culpa a los responsables de tan magno desastre naval.

En Cavite pues, se iban a encontrar dos escuadras "a priori" casi equilibradas en fuerzas, con ligera ventaja de los americanos al ser sus buques en general, más grandes, rápidos, y potentes (por la mejor calidad y calibre de sus piezas) que los españoles.

A pesar de los datos anteriormente apuntados, hay que reiterar el mal estado de mantenimiento en el que se encontraban los buques españoles, y es que el arsenal de Cavite había quedado del todo punto obsoleto para las necesidades de éstos. En el momento de estallar la guerra, tres de los principales buques estaban siendo sometidos a grandes reparaciones y el resto se encontraba en deficiente estado. Diríase que aquella parecía más una escuadra que acabara de salir de un combate que una que se preparara para empezarlo. A esta deplorable situación del material a flote se unía la escasez y la falta de preparación del personal que componía en aquellos momentos la Armada Española.

Los preparativos

Don Patricio Montojo y Pasarón, jefe del apostadero de Filipinas, pidió refuerzos que nunca llegaron, por lo que en el combate su misión sería estar a la defensiva apoyado por las baterías de costa. El 15 de marzo, los principales mandos militares del archipiélago se reunieron en el palacio de Malacañang para definir la estrategia defensiva de los españoles.

Pronto se constató cierto desacuerdo entre el Ejercito y la Armada; así, mientras para los primeros el objetivo principal era defender Manila, Montojo señaló que la escuadra sólo podría defender adecuadamente Subic que, si bien se encontraba lejos de la capital, estaba más cercano a la entrada de la extensa Bahía.

Lo ideal hubiera sido que la escuadra española se hubiera situado frente a Manila, combatiendo para su defensa con el apoyo de las baterías de la ciudad, pero los mandos españoles no querían que la hermosa ciudad fuera escenario del combate, lo que hubiera supuesto con total seguridad un gran número de bajas entre la población civil.

Se decidió finalmente un despliegue de artillería de costa que no fue ni idóneo ni suficiente, y en el que no entraremos para no extendernos en demasiados prolegómenos.

Entretanto los americanos que, como ya dijimos al principio, estaban basados en Hong-Kong, procedieron a cambiar la pintura blanca de sus buques por la gris, mientras esperaban al crucero Baltimore que había zarpado desde los EE.UU. cargado de municiones. Una vez reunida toda la flota salieron el 24 de abril de aquel puerto con el objetivo de ir hasta la isla de Luzón, donde esperaban encontrarse con la flota española, llegando el día 30 del mismo mes. Dewey había tomando la decisión, consensuada con sus comandantes, de forzar esa misma noche la entrada en Manila para, al día siguiente, atacar a la flota española.

A las 23:30 horas la escuadra americana pasaba sin ser vista frente la isla del Corregidor. Los buques yanquis iban totalmente a oscuras y sólo una pequeña luz en popa indicaba al buque siguiente la derrota a seguir. El único peligro al que estaban expuestos los buques de Dewey eran las minas, que no hicieron acto de presencia.

El combate

Al amanecer del siguiente día, el 1 de mayo de 1898 la flota americana se encontraba frente a Manila. Inmediatamente las baterías de costa comenzaron a disparar, pero la distancia a la que se encontraban los buques impedían que los alcanzasen estas.

La escuadra de Montojo se encontraba fondeada frente a Cavite, y era de todas las posibles ubicaciones de la flota la que menos garantías ofrecía para su defensa.

A las cinco y cuarto de la mañana comenzó el combate. A una distancia quizás excesiva de 5.000 metros los buques españoles abrieron fuego, contestando 25 minutos después los Olympia, Baltimore y Boston que, con su artillería de 203’2 mm, concentraban su fuego sobre los Castilla y Cristina, recibiendo estos últimos numerosos impactos que causaron grandes daños. La flota de Dewey inició entonces una serie de pasadas a una velocidad de 6 nudos, reduciéndose poco a poco la distancia del combate con los inmóviles buques españoles, que llegó a ser de 2.000 metros.

La táctica española era la de acercarse con su buque insignia el Cristina, apoyado por la artillería del Austria, lo más posible al enemigo, con el fin de torpedearlo, cosa que no se pudo conseguir al ser rechazados los intentos por el fuego enemigo.

La superioridad americana se basó principalmente en sus cañones de gran calibre, de los que carecía la escuadra española y por la mejor calidad de las denominadas piezas de tiro rápido.

Dos horas y media de combate después, la situación de la escuadra española no era tan mala como cabría imaginar. Sólo en dos cruceros españoles (el Castilla y el Cristina) la situación era casi insostenible, ya que ambos tenían graves daños y numerosas bajas, pero aún así continuaban a flote y seguían disparando (no obstante un temeroso Montojo cambió su insignia al Isla de Cuba); el resto apenas habían recibido algunos impactos y estaban en condiciones de soportar sin problemas el castigo americano durante bastante tiempo.

Dewey ordenó la retirada al ver los escasos resultados de su ataque, aprovechando esta pequeña tregua para dar de comer a sus cansadas dotaciones. La situación se tornaba preocupante para el almirante americano, haciéndole reflexionar sobre el hecho de que a pesar de haber consumido la mitad de sus municiones, no había conseguido sin embargo hundir ningún buque enemigo.

Si Montojo hubiera adivinado la preocupación del almirante yanqui no habría hecho lo que hizo: dar el combate por perdido y ordenar el abandono de sus buques, quitando el cierre de las piezas y abriendo los grifos.

Mención especial se merece el comandante del Cristina, D. Luis Cadarso y Rey, por el valor de que hizo gala mientras duró el combate; además, fue alcanzado por una granada cuando dirigía la evacuación de su buque, siendo a la postre el muerto de mayor graduación.

Dewey, gratamente sorprendido por lo que estaba presenciando, decidió reanudar el ataque, ensañándose con lo poco que quedaba a flote de la escuadra española.

Conclusiones

Pese a la superioridad artillería de los americanos, el porcentaje de acierto de sus cañones fue ridículo. Los cañones de 152 mm sólo consiguieron un 1% de impactos, los de 127 alcanzaron el 3’5% y sólo los de 203 tuvieron un aceptable 9%, siendo los que más daño hicieron a los buques españoles.

En total los americanos hicieron 5.859 disparos de los que sólo unos 145 lograron alcanzar su objetivo: 81 impactos recibieron entre los cruceros Cristina y Castilla, 33 el Ulloa, 13 el Austria, 10 el Duero, 5 el Isla de Cuba y 3 el Isla de Luzón.

Las bajas de ambos bandos fueron las siguientes: los españoles perdieron 60 hombres, resultando heridos 193; los americanos oficialmente tuvieron 1 muerto y 15 heridos, aunque otras informaciones mas veraces de países terceros, elevan esta cifra a los 50 ó 70 entre muertos y heridos.

Parece claro que la decisión de Montojo de hundir sus buques fue algo precipitada, habiéndose puesto en duda por prestigiosos entendidos en la materia. Sobre este punto, desde hace ya algunos años, existe una pugna entre la versión "oficialista", que exime a Montojo de toda responsabilidad, y una versión "revisionista", más crítica con la actitud del Almirante. Es obvio que la crítica debe ser siempre constructiva; pero, en todo caso, es también importante no olvidar que, en el fragor del combate, se pueden tomar decisiones equivocadas y que, en honor a la verdad, tampoco parece razonable el pretender ocultar estos hechos. De todas formas si, visto el estado de su escuadra, poco cabía exigir a Montojo, tampoco parecería lógico el calificar su actitud de nelsoniana…

En cualquiera de los casos, la batalla de Cavite no fue sólo una derrota total, sino también el triste aperitivo de lo que luego ocurriría en Santiago de Cuba.

http://www.revistanaval.com/armada/
« última modificación: Agosto 08, 2008, 22:36:32 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #5 en: Agosto 08, 2008, 23:07:20 pm »

Curiosodades

Uno de los barcos de la escuadra de filipinas que se vendio a los norteamericanos fue el "Elcano"
Este buque , un cañonero de 560Tm fue construido en el arsenal de Cavite, y fue reunido con muchos otros buques menores tras el conflicto y vendido como hemos dicho a los norteamericanos.
"Elcano durante el conflicto habia capturado ala fragata mercante norteamericana "Savannah"
Con sus nuevos dueños recibió los numerales P-30 y PG-38, terminando sus dias en 1928 como blanco en unos ejercicios.



Pero fue curiosa su aventura en tierras Chinas.
¿Conoceis la pelicula "El Yang-tse en llamas", con Steve McQueen? Pues en la pelicula el barco se llama "San Pablo", pero en la historia real es nuestro amigo "Elcano"

El  26 de diciembre de 1902 avandono Filipinas, Elcano con otros dos antiguos barcos españoles, VILLALOBOS y Pompeyo, inauguraron sus patruyas en el río Yangtze . Con base en  Shangai a partir de febrero de 1903, su misión era proteger a los ciudadanos norteamericanos y los bienes, y promover las relaciones de amistad con los chinos.

La Guerra Civil China, que duró desde abril de 1927 hasta mayo de 1950, fue el conflicto que tuvo lugar en China entre el Kuomintang (Partido Nacionalista Chino; KMT) y el Partido Comunista de China (PCCh). Se inició en 1927 después de la Expedición del Norte, cuando la facción derechista del KMT, dirigida por Chiang Kai-shek, depuró a los comunistas de la alianza formada entre el KMT y el PCCh.

La guerra acabó en 1950 con un cese no oficial de las hostilidades entre los bandos, quedando finalmente bajo control de los comunistas la China continental (incluida la isla de Hainan), donde se proclamó el nuevo régimen de la República Popular China, mientras los nacionalistas lograban mantener el control sobre los territorios insulares de Taiwán, Pescadores y varias islas costeras de la provincia de Fujian, territorios en los que se ha mantenido hasta la actualidad el régimen de la República de China.

Pues en medio de esa situacion nuestro "Elcano" se vio bloqueado en el Yang-tse
El 24 de marzo de 1927, un gran choque producido en Nanking, donde el Cónsul General de América y otros fueron asediados en  Socony Hill, donde se habían reunido en busca de seguridad. Elcano,  se acerco al lugar con la intencion de evitar la presumible masacre .

Y esa solo fue su ultima aventura en una muy larga y azarosa vida que da para otro post.

« última modificación: Agosto 09, 2008, 00:02:53 am por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #6 en: Agosto 08, 2008, 23:20:21 pm »

Puerto Rico 1898

El bombardeo de San Juan a las cinco de la mañana del 12 de mayo de 1.898 es un magnífico ataque indiscriminado de toda una ciudad y su indefensa poblacion civil.
Este injusto sistema ha sido ejemplo militar frecuentemente utilizado durante todo el siglo XX y comienzos del XXI como medio de convicción a través del terror.
En el bombardeo participaron los siguientes barcos norteamericanos:
Acorazados: Indiana, Iowa.
Crucero acorazado. New York
Cruceros: Montgomery y Detroit
Monitores: Amphitrite y Terror
Dragaminas o antitorpedos: Wompatuck

 En el bombardeo resultaron seriamente afectados, ente otros, los siguientes "objetivos militares":
La Catedral. La Iglesia de San José. El Seminario Conciliar. El manicomio. La cárcel.El asilo de la Concepción. La Beneficencia. Las calles de la Cruz, San Francisco, la Luna, San Sebastian, el Sol y otras más.

Escribio D. Angel Rivero, capitán de artillería en su libro " Crónica de la Guerra Hispanoamericana", como defensor de la plaza y que tuvo el honor de efectuar el primer disparo contra el Yale el dia 10 de mayo dos días antes, lo siguiente: " El bombardeo de San Juan, no de sus baterías como dijo el almirante Sampson, sino de una ciudad y sus defensas, fue un acto innecesario, cruel y abusivo. Hay leyes humanas que no necesitan para ser cumplidas estar consignadas en ningún código: son leyes de humanidad, de amor y respeto hacia las mujeres, hacia los niños, hacia los ancianos, y que se extienden a todos los no combatientes..."

 En el bombardeo indiscriminado de la ciudad resultaron afectados en su puerto incluso buques de bandera extranjera como el de pabellón francés Admiral Rigaud. Y el teniente Jacobsen, comandante del cruzero alemán "Gier" que presenció estos actos de ataque innecesario escribió en su informe a Berlin que: "...si fue una simple cuestión de reconocimiento ...(¿?) , debió de haber garantizado un plazo de dos o mas horas, sin que eso alterase el resultado del bombardeo..."

Monumentos y tumbas referentes a 1898 en Puerto Rico, fotos y descripcion
http://home.coqui.net/sarrasin/monu.htm
« última modificación: Agosto 08, 2008, 23:27:20 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re: Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #7 en: Agosto 08, 2008, 23:22:04 pm »

Breve resumen y cronologia de la guerra hispano-norteamericana

Se ha escrito mucho sobre la guerra que mantuvieron España y los Estados Unidos hace casi un siglo. Luego de que los Estados Unidos de América observaran a Inglaterra, Alemania, Francia y Bélgica expandir sus imperios en el mundo, los EEUU pelearon esta guerra con miras a proteger sus negocios en el resto de el mundo, a proveerse de minerales, a adquirir tierras para cosechar frutos, tabaco y azúcar. También tenían ya en mente la construcción del Canal de Panamá y necesitaban bases en el Caribe con las que proteger esta vía de comunicación de vital importancia para su comercio y su defensa. La presencia de España en el Caribe se les hacía molestosa, es por ello que sin tener arte ni parte en las supuestas razones que esgrimía EEUU para la guerra, Puerto Rico también fue invadida. Fue principalmente una guerra apetecida por los bancos, los fabricantes de acero, los que bregaban con el petróleo, los manufactureros y hasta los misioneros. Aparentemente, el presidente MacKinley no quería esta guerra, y menos podía quererla España. Pero había un gran número de personas muy influyentes que la querían y estaban respaldados por los periódicos. La guerra aumenta la circulación de los periódicos considerablemente.

De cara al mundo, la principal razón de los americanos para comenzar esta guerra era la de "liberar" a la isla de Cuba del régimen español. Ya los pueblos de América que estaban bajo el control de España, buscaban su libertad, tal como la había ganado los Estados Unidos de América un siglo antes. Los españoles cometieron varios errores, uno de ellos fue el de apresar a todos los que pretendían obtener la libertad política. Los Estados Unidos se pegó de este detalle para hacer su propaganda en pro de la guerra. Una de las mayores preacupaciones de los americanos era ver que ya había en América una república negra en Haití. Ellos no podían aceptar que Cuba fuera otra república negra. Aquellos tiempos eran de mucha separación entre los negros y los blancos. Hombres muy influyentes como Henry Cabot Lodge (1850-1924), el Senador de Massachusets, Teodoro Roosevelt, que era entonces el Sub-Secretario de la Marina, y el capitán Alfredo Mahan, autor de un libro sobre la influencia de la marina y su poder sobre la historia, que trata muy claramente el asunto de la expansión de los EEUU por medio de bases navales a través de todo el mundo, tuvieron mucha importancia en el desarrollo de los procesos de guerra entre los EEUU y España. Teodoro Roosevelt tenía su mente hecha ya y decía sin ambages: "Yo doy la bienvenida a cualquier guerra y creo que los EEUU necesitan una". Henry Cabot Lodge era también un hombre predispuesto a la guerra y cuando el presidente Cleveland falló en invadir y tomar a Hawaii en el año 1893, Lodge montó en cólera y dijo que "los intereses de nuestro comercio para un desarrollo total, debemos construir un canal en Nicaragua y para tener el control de nuestra supremacía en la región del Pacífico, debemos controlar a Hawaii, sin olvidar tener nuestra influencia en Samoa". Los dos periódicos más importantes de la época y que pedían la guerra eran los que pertenecían a los dos Zares del periodismo de los EEUU: William Randolf Hearst (1863-1951) y Joseph Pulitzer (1847-1911). Ambos habían aprendido la lección de que las guerras venden los periódicos, recordando la guerra civil de los EEUU. En estos periódicos se ofrecían noticias de las supuestas atrocidades que cometian los españoles contra los cubanos y estas noticias fueron inclinando la balanza a favor de la guerra poco a poco. Los periódicos del Sr. Hearst enviaron a Cuba un gran fotógrafo, el Sr. Federico Remington (1861-1909) y este buen señor le dijo a su jefe que no había encontrado una guerra en Cuba, a lo que el Sr. Hearst le dijo: "Envíame las fotos y yo produciré la guerra".

Tenían a España acorralada en un cuarto donde no había escapatoria posible. El Secretario de Guerra, John Hay llamó a esta guerra "una pequeña guerra que durará muy poco". Desde luego, toda guerra por pequeña que sea, tiene un alto costo en vidas.

Datos especiales:

enero 25: El barco de guerra Maine llega a la Bahía de la Habana con el pretexto de proteger a los intereses americanos, que eran brutalmente atacados, de acuerdo con la información de los periódicos

enero 9: El Embajador de España en los EEUU envió una carta que fue interceptada y reproducida por los periódicos de los dos magnates, especialmente en el New York Journal del Sr. Hearst. En esa carta decían ellos que el Embajador describía al Presidente Mckinley como flojo de mente. Esta publicación produjo la indignación de muchos en los EEUU.

febrero 15: El barco de guerra Maine explotó "misteriosamente" en la bahía de la Habana causando la muerte a 260 hombres tripulantes del barco. De allí salieron los gritos de guerra "Recuerden el Maine" y "Al infierno con España". Los americanos dijeron que la explosión fue por medio de un torpedo enviado del exterior del barco pero las autoridades españolas luego de una investigación, encontraron que la explosión había surgido de la santabarbara (almacen de municiones) del barco con todas sus balas y pólvora.

marzo 9: Por votación unánime el Congreso de los EEUU asignó la cantidad de 50 millones de dólares para la "defensa nacional" moviéndose la nación para una guerra.

marzo 27: El presidente MacKinley declaró un mensaje de guerra a la nación, para evitar que su partido pudiera dividirse, ya que las voces de los periódicos y sus dueños, así como los voces de Henry Cabot Lodge y el Secretario de Guerra de la Marina, Teodoro Roosevelt, empañaron los deseos de paz de España. El presidente Mckinley había pedidovarias concesiones para los EEUU de manera que se evitase la guerra. Entre éstas estaban la negociación con los rebeldes cubanos, desmantelar los campos de concentración en Cuba y la participación de los EEUU en las negociaciones de los rebeldes y el gobiemo español en Cuba. Los españoles prácticamente aceptaron todas estas imposiciones e intentaron negociar, pero los magnates americanos querían la guerra.

abril 19: El Congreso Americano adopta una resolución pidiendo la independencia para Cuba. El mensaje decía que los EEUU no tenían interés alguno en ocupar o controlar la isla de Cuba y la guerra que se suponía vendría pronto era solamente para liberar la isla de Cuba de el poder europeo, permitiendo a los cubanos elegir su destino.

abril 21: España rompe relaciones con los EEUU.

abril 22: El Congreso Americano pasa una ley llarnada "Ley del EjércitoVoluntario" para poder organizar el Primer Regimiento de Voluntarios, los llamados "vaqueros voluntarios" los que fueron bautizados por la prensa como "los Jinetes Rudos". Luego de haber instigado la guerra, el Sr.Teodoro Roosevelt renuncia a su puesto en el gobierno y es nombrado como teniente coronel de la recién formada brigada de los llamados "Jinetes Rudos". Los EEUU comienzan a bloquear los puertos y es capturado el primer buque español en la contienda.

abril 23: El presidente MacKinley pide125 mil reclutas para la guerra.

abril 24: El gobiemo español declara la guerra a los EEUU.

abril 25: El gobiemo americano declara que desde el día en que España rompió relaciones con los EEUU, abril 21, existe un estado de guerra entre las dos naciones.

mayo 1: Mientras se enfocan las hostilidades en Cuba, los EEUU lanzan un ataque sorpresa a las Islas Filipinas, bajo el mando de Comodoro Dewey (Más tarde, Almirante). Luego de 7 horas en la bahía de Manila, donde los barcos españoles habían maniobrado para evitar la matanza de civiles, los barcos americanos hundieron todos los barcos españoles, matando a más de 300 marinos sin una sola pérdida del lado americano.

mayo 12: Los barcos americanos bombardean el puerto de San Juan, Puerto Rico.

mayo 19: Con la ayuda de los americanos, el líder de la guerrilla Filipina, Aguinaldo, llega a Manila. En ese mismo tiempo, los barcos americanos se mueven a la bahía de Santiago de Cuba.

mayo 25: Barcos llenos de tropas americanas salen para Manila. El presidente MacKinley pide 75 mil voluntarios adicionales, para la guerra.

mayo 29: Los barcos americanos bloquean la bahía de Santiago y no dejan pasar a los barcos españoles.

junio 10: Una fuerza de 647 marinos americanos invade la bahía de Guantánamo, comenzando allí la invasión de Cuba

junio 22: Cerca de 20 mil tropas americanas llegan a la bahía pesquera de Daiquirí, a unas 18 millas de Santiago.

junio 24: Capitaneados por el Sr. José Weeler, que había servido en el Ejército Confederado, y quien de vez en cuando llama a los españoles `Yankees", acompañado por Leonar Wood, mil soldados regulares y de "Jinetes Rudos" y de varios corresponsales de guerra, ganan la primera batalla en la Guasimas de Cuba. Allí el Sr. Roosevelt es acompañado por dos corresponsales de guerra que le aclaman como un héroe.

julio 3: Combate naval de Santiago de Cuba. La escuadra del almirante Pascual Cervera es destruída por la de Sampson. Bajas españolas: 223 muertos y 151 heridos. Bajas americanas: 1 muerto y 1 herido a bordo del Brooklyn.

julio 16: Capitulación de las tropas españolas, sitiadas en Santiago de Cuba, después de la batalla de "Las Colinas de San Juan". Bajas españolas: 593 entre muertos y heridos. Bajas americanas: 260 muertos y 1,431 heridos.
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Nueva ruta submarina para visitar la Historia bajo el Mar…
« Respuesta #8 en: Junio 29, 2011, 20:48:04 pm »

Nueva ruta submarina para visitar la Historia bajo el Mar…

Cuba abrirá el 1 de octubre una ruta submarina para visitar los restos hundidos de seis buques que participaron en  la batalla naval de Santiago de Cuba, en 1898, entre España y Estados Unidos, informó este viernes la empresa Cubatur.

Los turistas podrán así observar, munidos de equipos de buceo, los cruceros  acorzados “Cristóbal Colón”, “Almirante Oquendo” y “Vizcaya”, así como los  destructores “Furor” y “Plutón”, de la armada española que bajo el mando del  almirante Pascual Cervera libró una batalla desigual contra dos flotas  estadounidenses, el 3 de julio de 1898, según un reporte del telediario local.

El sexto barco es el vapor norteamericano “Merrimac”, que el mando  estadounidense hundió cargado de carbón para cerrarle el paso a la flota  española en la boca de la bahía de esa localidad, en el sudeste de Cuba.

“Es algo que ha estado sumergido por más de 110 años, y que muy pocos de  alguna manera, en Cuba y en el exterior, conocemos”, dijo el presidente de  Cubatur, Léster Oliva, quien aseguró que su empresa ha tratado de hacer “algo  excepcional, bonito”.

En la batalla, que el propio Cervera consideró “un sacrificio tan estéril  como inútil”, pues recibió la orden de entrar en desigual combate, murieron 371  españoles, 151 resultaron heridos y 1.670 prisioneros, entre ellos el propio  Almirante, según historiadores. Del lado estadounidense, sólo se registraron un  muerto y dos heridos.

El turismo es la principal fuente de divisas de Cuba después de los  servicios médicos en otros países. La isla recibe 2,4 millones de turistas  anuales que le reportan unos 2.000 millones de dólares.

http://eltaburete.wordpress.com/2010/05/23/nueva-ruta-submarina-para-visitar-la-historia-bajo-el-mar/
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re:Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #9 en: Junio 29, 2011, 20:54:19 pm »

The Field Museum, de Chicago, cuenta en Flickr con una fascinante galería de fotografías históricas cuya visita recomiendo sin duda alguna. Entre sus colecciones hay una que me ha llamado especialmente la atención, sobre todo por algunas de sus imágenes. Se trata de las placas fotográficas realizadas por una expedición de científicos estadounidenses, sobre todo botánicos, realizada entre finales de 1898 y principios de 1899. Y, he ahí que coincidió el marco geográfico y temporal con lo que en España se conoció como el Gran Desastre de 1898, que no fue otra cosa que la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas tras la guerra con los Estados Unidos. Cuba entraba en el itinerario seguido por la expedición y, por suerte, contaban con material fotográfico de vanguardia para la época .Pudieron captar imágenes únicas de los restos de la flota española. He aquí algunos ejemplos sobresalientes, tanto por el motivo mostrado como por la técnica empleada, pues se trata de placas fotográficas de cristal primorosamente coloreadas a mano.


http://www.alpoma.net/tecob/?p=1277

Field Museum
http://www.fieldmuseum.org/

Fotos de la expedicion americana
http://www.flickr.com/photos/field_museum_library/sets/72157621965097688/

En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re:Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #10 en: Junio 29, 2011, 20:56:50 pm »

Interesante pagina creada por un descendiente de Cervera, donde se recopila informacion sobre el Almirante y los sucesos ocurridos en 1898

http://almirantecervera.com/alm/?page_id=69
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11954
Re:Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #11 en: Marzo 21, 2012, 19:46:02 pm »

En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

pp1537

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 332
Re:Cuba 1898 , reliquias de la guerra entre España y USA
« Respuesta #12 en: Marzo 21, 2012, 19:54:50 pm »

¡Que pena que los americanos conserven mas recuerdos de aquello que España! Para quien vaya a Washington puede ver algunas reliquias españolas en el Navy Yard. Y lo de tener un barco museo en España, hoy por hoy, es impensable ...
En línea

anramare

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3733
    • pues  aqui  lo que yo vendo  por  todo coleccion
navios Españoles confiscados en Guerra hispano-estadounidense
« Respuesta #13 en: Abril 07, 2013, 20:11:36 pm »

  Bueno el caso  es que  el otro dia  vi  una  cinta  de lepanto del  USS  Reina Mercedes y  hoy   he  visto  la peli  de   "El Yang-Tsé en llamas"  que curiosamente  se   centra en la historia   de la  epoca  en  que los  chinos  enpezaron a expulsar  a todos  los  ciudadanos extranjeros   y  todo eso, y la  fuerza  americana  va  a bordo del  San  pablo capturado  en la guerra  con  España.  Por  lo que  me  he  puesto  a buscar  informacion a  ver la historia  o  que   encontraba al respecto, y esto es  lo que  he  encontrado.

Arriba son dos de los cañoneros utilizados para establecer el Yangtze patrulla de EE.UU. en 1902: USS Villalobos, izquierda, y Elcano, a la derecha. Al igual que el ficticio San Pablo, estos 2 buques fueron capturados de España en la toma de posesión 1898 de Filipinas - o comprados a España como parte del tratado de paz. Otro cañonero español similar, el Pompeyo, estaba entre el trío que estableció la Patrulla, con sede en Shanghai después de 1903. El 520-ton Elcano se había construido en La Seyne, Toulon, Francia en 1882 para la la Armada española en el marco de un programa de refuerzo modesto. Ella ofreció un casco todo de hierro, estaba armado con cuatro 4 "y dos de 3 PDR, y podría moverse a 13 nudos. Los Villalobos 350 toneladas fue construido en Hong Kong en 1896 y era de construcción mixta (placas de hierro sobre estructura de acero ) Estaba armado con 6-pdr, 3-pdr, 1-pdr y ametralladoras Colt - un par de cada uno,.. podía hacer 11 nudos Villalobos dimensiones eran 138 'x 22' x 9 ', de Elcano 165' x 26 'x 12'. Un tercer barco, los Quirós, era hermana de los Villalobos, construidos por el mismo astillero, Hong Kong y Whampoa muelle Co, el mismo año. La ficción se parece a San Pablo Quirós enmohecidas, a largo abandonado en una remota los rincones de China y bien incrustada con las costumbres locales. Sus cubiertas superiores fueron reforzadas por un lugar aireado espaciosa caseta de madera, madera para las habitaciones de las mujeres. Haga clic aquí para ver un estudio pictórico más completa de los antiguos barcos de guerra españoles de la flota asiática EE.UU.. Todos estos cañoneras fueron nombrados después notable explorador español / navegantes de la Edad de los Descubrimientos. Todas conservan sus nombres originales aristocráticas en el servicio estadounidense. Los EE.UU. también capturada en Cavite y convirtieron a una eventual servicio a China en el 1888 hierro cañonera Pampanga (país construido a Cavite) y el todo de acero 1895 General de Álava (Scotch construido) y Don Juan de Austria (hecho en España). Ninguno de estos buques se adaptan bien al deber cañonera en el húmedo clima subtropical de China central. Eran pequeños, de poca potencia, hacinamiento, y mal ventilados. Sin embargo, muchas de las cuales, el servicio más de 20 años en la Patrulla Yangtze, sus funciones tanto como se describe en The Sand Pebbles. McKenna basa su historia en los cuentos de los Villalobos con su residente sombra de la tripulación de coolies que hicieron trabajo sucio de la nave, dejando a la tripulación estadounidense libre para jugar soldado a tiempo completo.

http://www.cityofart.net/bship/sand_pebbles.html

igualmente  me  ha  llamado la atencion esta  informacion, que  bueno siempre  habra  que contrastar, sobre  algua  escaramuza  naval  en  el mismo  conflicto.


Batalla de Cárdenas:
  El  combate  es    mas  bien una escaramuza,  pero  si es  cierto es  muy  curiosa.  Se  ve   que  un remolcador Español con  un cañon  puso  en fuga  a  3  navios  usa.  Me  parece  muy fuerte. 
  Y la version  Usa:
En todas las publicaciones estadounidenses este combate es descrito como una batalla contra poderosas baterías ocultas. A pesar de que el comandante de artillería Severo Gómez Núñez niega su existencia en su libro "La Guerra Hispano-Americana" (1899), un año después escritores ingleses y franceses continúan dando por buena la versión estadounidense. En 1902, "A History of the United States Navy" volvió a justificar su derrota en las baterías ocultas.
    Por su victoria, el teniente de navío Montes, comandante del Antonio López recibió la Cruz Laureada de San Fernando y el teniente de navío Pérez Rendón, comandante de la Ligera, por su acción del 25 de abril, la Cruz Naval de María Cristina

http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_C%C3%A1rdenas

y aqui el mismo relato con mas  detalles

 http://www.elgrancapitan.org/portal/index.php/articulos/historia-militar/1702-las-otras-acciones-navales-de-la-guerra-hispanoamericana-1898-accion-de-cardenas
En línea
pues  aqui  lo que yo vendo  por  todo coleccion

http://www.todocoleccion.net/anramare_vendedorTC

davidww.

  • Visitante
Re:navios Españoles confiscados en Guerra hispano-estadounidense
« Respuesta #14 en: Abril 07, 2013, 20:22:10 pm »

interesantísimo, muy bueno y curioso  :¬0 :¬0 8p}
En línea