• Junio 21, 2018, 02:56:20 am
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: LA BESTIA DE OMAHA.  (Leído 72 veces)

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 3327
LA BESTIA DE OMAHA.
« en: Junio 09, 2018, 18:27:43 pm »




La «Bestia de Omaha»

CARLOS CANALES TORRES·JUEVES, 8 DE JUNIO DE 2017

 Al amanecer del 6 de junio de 1944, Heinrich «Hein» Severloh (Metzingen, 23 de junio de 1923, Lachendorf, 14 de enero de 2006), de 21 años de edad, y miembro de la 352ª División de Infantería de la «Wehrmacht», defendía el «Nido de Resistencia 62» (WN62), un emplazamiento abierto, rodeado por alambre de espino y una fosa antitanque, además de túneles fortificados. 
Estaba a 25 m sobre la playa, y a una distancia de 600 a 150 m de la orilla, según la marea. En total había 30 hombres con él a las 06:00 de la mañana de ese día destinado a pasar a la historia. Su posición era invulnerable a las armas ligeras, y únicamente se vería amenazada si era rebasada  por los flancos, o recibía el tiro directo de los buques de los Aliados, para quienes esa zona era el sector «Easy Red» de la playa denominada en clave «Omaha».


El armamento del WN62 incluía dos ametralladoras MG 42 y dos morteros de fabricación checa. La MG 42 era capaz de hacer 1200 disparos por minuto (20 por segundo) y era un arma realmente formidable. Cuando vieron llegar las primera barcazas a la orilla, el teniente Frerking, el oficial al mando, le indicó que no abriera fuego hasta que los soldados que desembarcaran tuvieran el agua hasta las rodillas.  Severloh abrió fuego con su ametralladora MG 42 y durante la mañana sembró la muerte entre las tropas aliadas y barrió con sus disparos las playas. Permaneció en su puesto hasta casi las 15:00 de la tarde. En dos ocasiones tuvo que refugiarse en el búnker fortificado debido a ataques con granadas, y en una ocasión la fuerza de una explosión lo sacó del emplazamiento.


La segunda ametralladora en el WN62 fue dañada por fragmentos de granada durante la mañana, por lo que Severloh manejó la única MG 42 en el sector la mayor parte del tiempo.  Solamente contaba con un cañón de repuesto, por lo que mientras esperaba que los cañones de la ametralladora se enfriaran, disparaba con una carabina Mauser Kar 98k. La carabina se calentó tanto, que se dañó, y tuvo que ser remplazada. Según relató después, mientras usaba la carabina se dio cuenta del horror de lo que estaba haciendo y el resto de su vida tuvo pesadillas de un soldado al que destrozó la cabeza de un disparo.

Durante la última hora, sólo quedaban tres hombres en el WN62; el teniente Frerking, Severloh y un soldado desconocido que ayudaba a cargar la ametralladora y cambiar los cañones. Heinrich Severloh permaneció en su puesto hasta el final, a pesar de estar herido, no por fanatismo, sino por lealtad al teniente Frerking, al que no quería dejar solo y a quien describió como un oficial honorable (algo muy habitual en todas las guerras y en todos los tiempos).
Pasadas las 15:00, el teniente Bernhard Frerking se dio cuenta de que las tropas americanas ya estaban disparando desde los flancos y estaban prácticamente rodeados, por lo que ordenó que se retiraran. Mientras corrían por un campo abierto, el teniente Frerking fue alcanzado por las balas y cayó muerto. Su otro compañero caería muerto más tarde, tierra adentro.

Severloh fue capturado por tropas americanas en la madrugada del 7 de junio. La ametralladora de Severloh contaba con una munición de 12 000 proyectiles, que fueron, como mínimo, los que disparó, si bien es seguro que sumó a los suyos los de la otra ametralladora dañada, y disparó también 400 balas de su Mauser (unos 80 peines).

Los cálculos sobre las bajas causadas por Severloh, durante estas 9 horas, varían bastante, pero aun los más conservadores le atribuyen más de 1000 bajas aliadas, incluyendo cientos de muertos. Otros cálculos, le atribuyen haber causado aún más bajas en los soldados americanos, que desembarcaron en la playa de Omaha, por lo que habría sido el responsable de más del 40% de los muertos y heridos de los Estados Unidos en esa playa el Dia D (en total cayeron 2300).
No es extraño que este chaval de 21 años haya pasado a la historia con el apodo de la «Bestia de Omaha». Murió en 2006.
« última modificación: Junio 09, 2018, 18:29:20 pm por Roma. »
En línea