• Septiembre 21, 2018, 14:12:41 pm
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: Camboya: armas de guerra como filon turistico  (Leído 1094 veces)

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 11769
Camboya: armas de guerra como filon turistico
« en: Febrero 02, 2010, 12:04:49 pm »

No sólo de los templos de Angkor vive Camboya. Para quienes buscan emociones fuertes, el 'Club Feliz' de Phnom Penh, en lugar de música o espectáculos, ofrece al cliente la posibilidad de disparar armas de todo tipo, tamaño y calibre

La recepción del campo de tiro, situado dentro de la base militar de Pochentong, es una moderna cafetería adornada con metralletas de época en la que no hay ningún inconveniente en tomarse unas cervezas mientras el instructor de turno presenta el menú. De primero, un AK-47 que, con 25 balas, sale por 40 dólares, lo mismo que cuesta su versión norteamericana, un M-16, pero sólo con 15 proyectiles, a disparar de uno en uno o en ráfaga.

La estrella, el lanzacohetes

Otras especialidades de la casa son pistolas, revólveres, lanzagranadas, metralletas M-60 y granadas, a 50 dólares la unidad, que «se pueden tirar en un charco de agua o al suelo y ver la explosión», reza el menú. La estrella es, sin duda, el lanzacohetes, que sale por 350 dólares, incluido el transporte. «Hay que ir a las montañas, no muy lejos. Pero está muy bien, disparas y ves como el cohete vuela y al final explota», explica Peth, un joven soldado que atiende a los turistas que acuden a la base y que se refiere al puesto como «mi tienda».

Excedente de fusiles

Al principio, en los años noventa, los campos de tiro fueron una expresión más de la economía informal hegemónica en el país y que, en su caso, buscaba sacar tajada del excedente de fusiles y pistolas generado durante los años de conflicto. Pero, hoy en día, los campos de tiro son una atracción de lo más organizada. «Nos lo da el Gobierno. Todo. Armas y munición», afirma Peth en Camboya, que continúa siendo un lugar en el que unos cuantos dólares permiten dar rienda suelta a todo tipo de barbaridades. El último ejemplo es el de Steve Lee, un cantante de country australiano que grabó en un campo de tiro camboyano el videoclip de su canción I like guns.

Con más de 1,25 millones de descargas en Youtube, el vídeo muestra al músico cargando y disparando todo tipo de armas hasta culminar con el disparo de un lanzacohetes B-40 contra un coche que el artista acababa de comprar para reducirlo a chatarra chamuscada. «Tuvimos todo el tiempo del mundo y pudimos disparar todo tipo de armas cojonudas que nunca podríamos ni tocar en Australia», declaró Lee. El australiano es un ídolo entre los activistas a favor del derecho a llevar armas en Estados Unidos, donde ya ha sido invitado a actuar en la próxima convención anual de la polémica Asociación Nacional del Rifl.

http://www.ocholeguas.com/2010/02/01/asia/1265019890.html
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/