• Noviembre 17, 2019, 17:32:08 pm
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: La Reconquista  (Leído 4091 veces)

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
La Reconquista
« en: Octubre 02, 2008, 09:04:32 am »

En este hilo quiero poner todo lo referente a la reconquista española.
Por supuesto , todos podeis colaborar ;)
Empiezo por una batalla ,quizas desconocida , pero que  fue el revulsivo para que los diferentes reyes españoles empezaran a tomarse la guerra en serio, dando lugar unos años despues a la famosa de las Navas de Tolosa, en la frontera de Jaen y Ciudad Real

LA BATALLA DE ALARCOS:  LA MASACRE DE LOS CALATRAVOS

En el siglo XII en 1195 tuvo lugar en el cerro de Alarcos, a orillas del río Guadiana a 8 Km. de Ciudad Real, en pleno verano español, una de las batallas más decisivas para la Historia de España.

Durante la Baja Edad Media la zona de La Mancha, y en concreto lo que hoy es Ciudad Real, se convierte en frontera entre la Andalucía musulmana y el reino de Castilla.  Es en este contexto es en el que  se produce la Batalla de Alarcos.

Por su situación en el centro del camino entre Toledo y Córdoba, el cerro de Alarcos, fortificado con un castillo, se convierte en una posición geoestratégica. Que será disputada por ambos bandos.

En el año 1147 el Rey de Castilla Alfonso VII toma la importante Fortaleza musulmana de Calatrava, en Carrión de Calatrava a unos 8 Km. de Ciudad Real, que era el centro más importante de la zona. Para defenderla, la encomienda a la Orden de los Templarios, que tras un tiempo la abandonan y es entonces cuando se crea la Orden de Calatrava que se encargara de repoblar y defender estas tierra.

La chispa que provocó la batalla de Alarcos, fue sin embargo, una incursión de tropas cristianas mando del Arzobispo de Toledo, cuyo fin era la reconquista del suelo andaluz y la expulsión de los infieles y que llegó hasta Sevilla, provocando la ira del Califa almohade Almansur, que decidió contraatacar en dirección a Toledo, enterado de esto el Rey Alfonso VIII reunió sus tropas y se encaminó hacia el sur en dirección a Córdoba.

Fue en mitad del camino, el 19 de julio, ambas fuerzas contendientes chocaron.

El ejército de Al-Mansur estaba formado por voluntarios andaluces y nobleza Almohade. El ejército de Alfonso VIII, estaba formado por mercenarios, nobleza y los Caballeros de las Ordenes Militares de Calatrava y Santiago. El núcleo del ejército musulmán era su caballería ligera con arqueros y el núcleo del ejército cristiano era su caballería pesada con jinetes y caballos con armadura.

En la madrugada del día 19 y tras esperar 1 día los refuerzos de sus aliados, la impaciencia y la imprudencia de Alfonso VIII, hizo que ordenase el ataque sin esperar a los reyes de Aragón, Navarra y León, que le hubiesen dado con sus tropas la superioridad numérica y posiblemente la victoria. Así tras un día esperando acampados en el cerro bajo sol abrasador de julio, con  sus pesadas armaduras y cotas de malla; los castellanos tenían sed, y la comida escaseaba, ante el riesgo de enfermedades y bajas por el calor y temiendo que los musulmanes se reagrupasen, pues había sido engañando por Al-Mansur y pensaba que estos eran pocos y mal armados, ya que Almansur había escondido en cuevas en los cerros cercanos la gran parte de sus tropas. Ante esto, ordenó el ataque.

En un principio la caballería castellana al mando del señor de Vizcaya don Diego López de Haro, cargó cerro abajo contra la infantería musulmana, que estaba en el llano, destrozándola y casi aniquilándola, causando grandes perdidas a los musulmanes, pero estos, tras un movimiento de sus arqueros y una salida desde sus escondites en los cerros de alrededor de fuerzas con las que no habían contado los castellanos, iniciaron un violento contraataque.
Tras rodear la caballería ligera musulmana a la caballería pesada castellana, en una maniobra de tenaza, según las crónicas, por completa sorpresa, las flechas de los arqueros almohades a caballo, causaron grandes estragos en la caballería castellana, pues estos con sus caballos armadas y cogidos entre el cerro y el río, no podían literalmente moverse ni maniobrar y fueron, “cazados” y asaeteados, hasta que unos pocos pudieron retroceder y llegar al castillo ya muy tarde para reagruparse y contraatacar, pues los musulmanes habían rodeado también el campamento desde el cercano cerro a la derecha del de Alarcos y amenazaban con rodearlos totalmente y no dejar escapatoria hacia Toledo.
La lucha se prolongó desde el amanecer hasta el mediodía, en que los musulmanes lograron penetrar en el campamento castellano, hasta la tienda del rey castellano, que estuvo a punto de perecer en la contienda. El rey tuvo que huir al galope hacia Toledo, dejando al mando al señor de Vizcaya, Don Diego López de Haro, que se refugió con 5.000 de sus tropas en el castillo de Alarcos, para salvarse, tuvo que entregar rehenes a los almohades, además en la batalla fueron capturados 40.000 prisioneros que fueron liberados, además de permitir la retirada de las tropas castellanas.
 
Fue una gran derrota para los castellanos, sufriendo 30.000 muertos por una mala estrategia de Alfonso VIII.

Para los Calatravos su primera batalla fue una gran masacre, murió en el campo de batalla su Maestre y gran número de sus Caballeros que desde ese día y en homenaje cambiaron su Cruz Negra por una Cruz Roja, por la sangre derramada.

Además, tras la derrota de Alarcos los enfurecidos musulmanes mataron a los habitantes de la cercana aldea del Pozo de Don Gil, hoy Ciudad Real, y asaltaron y mataron a los supervivientes Calatravos de la batalla que se habían refugiado en su Fortaleza de Calatrava, quedando esta en poder musulmán.

Esta derrota retrasó la Reconquista y se vio vengada en la victoria de la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Autor
Antonio Jose Martin de Consuegra Gomez
Un historiador especializado en Ciudad Real y su comarca
http://www.miciudadreal.com/blog/monumental/
« última modificación: Octubre 02, 2008, 17:18:10 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re: La Reconquista
« Respuesta #1 en: Octubre 02, 2008, 09:17:44 am »

Hoy en dia el lugar de la batalla esta inmaculado, como aquel fatidico dia, y el castillo esta siendo restaurado formando parte de la Red de Parques Arqueologicos de Castilla la Mancha.

Pagina oficial del parque
http://www.patrimoniohistoricoclm.es/parque-arqueologico-de-alarcos-calatrava/

La visita es muy interesante, por que se ven restos Iberos, Romanos, Árabes y Cristianos.

Historia de Alarcos a traves del tiempo, con interesantes reconstrucciones virtuales, mapas y animaciones
http://www.balawat.com/alarcos/palarcos.htm

El Yacimiento de Alarcos en Ciudad Real
« última modificación: Junio 07, 2012, 14:29:14 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re: La Reconquista
« Respuesta #2 en: Noviembre 10, 2008, 14:29:02 pm »

Navas de Tolosa 1212

10th man down: La batalla de las Navas de Tolosa y la carga de los 3 reyes

Las imagenes del castillo son de Calatrava la Nueva , el cual empezo a construirse algo despues de la batalla
« última modificación: Junio 29, 2011, 20:20:25 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re: La Reconquista
« Respuesta #3 en: Diciembre 20, 2008, 11:32:03 am »

En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re: La Reconquista
« Respuesta #4 en: Julio 20, 2010, 13:30:33 pm »

16 de Julio de 1212

Batalla de las Navas de Tolosa

Perez Reberte

La carga de los tres reyes

Ya ni siquiera se estudia en los colegios, creo. Moros y cristianos degollándose, nada menos. Carnicería sangrienta. Ese medioevo fascista, etcétera. Pero es posible que, gracias a aquello, mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle. Ocurrió hace casi ocho siglos justos, cuando tres reyes españoles dieron, hombro con hombro, una carga de caballería que cambió la historia de Europa. El próximo 16 de julio se cumple el 798 aniversario de aquel lunes del año 1212 en que el ejército almohade del Miramamolín Al Nasir, un ultrarradical islámico que había jurado plantar la media luna en Roma, fue destrozado por los cristianos cerca de Despeñaperros. Tras proclamar la yihad -seguro que el término les suena- contra los infieles, Al Nasir había cruzado con su ejército el estrecho de Gibraltar, resuelto a reconquistar para el Islam la España cristiana e invadir una Europa -también esto les suena, imagino- debilitada e indecisa.

Los paró un rey castellano, Alfonso VIII. Consciente de que en España al enemigo pocas veces lo tienes enfrente, hizo que el papa de Roma proclamase aquello cruzada contra los sarracenos, para evitar que, mientras guerreaba contra el moro, los reyes de Navarra y de León, adversarios suyos, le jugaran la del chino, atacándolo por la espalda. Resumiendo mucho la cosa, diremos que Alfonso de Castilla consiguió reunir en el campo de batalla a unos 27.000 hombres, entre los que se contaban algunos voluntarios extranjeros, sobre todo franceses, y los duros monjes soldados de las órdenes militares españolas. Núcleo principal eran las milicias concejiles castellanas -tropas populares, para entendernos- y 8.500 catalanes y aragoneses traídos por el rey Pedro II de Aragón; que, como gentil caballero que era, acudió a socorrer a su vecino y colega. A última hora, a regañadientes y por no quedar mal, Sancho VII de Navarra se presentó con una reducida peña de doscientos jinetes -Alfonso IX de León se quedó en casa-. Por su parte, Al Nasir alineó casi 60.000 guerreros entre soldados norteafricanos, tropas andalusíes y un nutrido contingente de voluntarios fanáticos de poco valor militar y escasa disciplina: chusma a la que el rey moro, resuelto a facilitar su viaje al anhelado paraíso de las huríes, colocó en primera fila para que se comiera el primer marrón, haciendo allí de carne de lanza.

La escabechina, muy propia de aquel tiempo feroz, hizo época. En el cerro de los Olivares, cerca de Santa Elena, los cristianos dieron el asalto ladera arriba bajo una lluvia de flechas de los temibles arcos almohades, intentando alcanzar el palenque fortificado donde Al Nasir, que sentado sobre un escudo leía el Corán, o hacía el paripé de leerlo -imagino que tendría otras cosas en la cabeza-, había plantado su famosa tienda roja. La vanguardia cristiana, mandada por el vasco Diego López de Haro, con jinetes e infantes castellanos, aragoneses y navarros, deshizo la primera línea enemiga y quedó frenada en sangriento combate con la segunda. Milicias como la de Madrid fueron casi aniquiladas tras luchar igual que leones de la Metro Goldwyn Mayer. Atacó entonces la segunda oleada, con los veteranos caballeros de las órdenes militares como núcleo duro, sin lograr romper tampoco la resistencia moruna. La situación empezaba a ser crítica para los nuestros -porque sintiéndolo mucho, señor presidente, allí los cristianos eran los nuestros-; que, imposibilitados de maniobrar, ya no peleaban por la victoria, sino por la vida. Junto a López de Haro, a quien sólo quedaban cuarenta jinetes de sus quinientos, los caballeros templarios, calatravos y santiaguistas, revueltos con amigos y enemigos, se batían como gato panza arriba. Fue entonces cuando Alfonso VII, visto el panorama, desenvainó la espada, hizo ondear su pendón, se puso al frente de la línea de reserva, tragó saliva y volviéndose al arzobispo Jiménez de Rada gritó: «Aquí, señor obispo, morimos todos». Luego, picando espuelas, cabalgó hacia el enemigo. Los reyes de Aragón y de Navarra, viendo a su colega, hicieron lo mismo. Con vergüenza torera y un par de huevos, ondearon sus pendones y fueron a la carga espada en mano. El resto es Historia: tres reyes españoles cabalgando juntos por las lomas de Las Navas, con la exhausta infantería gritando de entusiasmo mientras abría sus filas para dejarles paso. Y el combate final en torno al palenque, con la huida de Al Nasir, el degüello y la victoria.

¿Imaginan la película? ¿Imaginan ese material en manos de ingleses, o norteamericanos? Supongo que sí. Pero tengan la certeza de que, en este país imbécil, acomplejado de sí mismo, no la rodará ninguna televisión, ni la subvencionará jamás ningún ministerio de Educación, ni de Cultura.

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/546/la-carga-de-los-tres-reyes/
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re:La Reconquista
« Respuesta #5 en: Junio 15, 2011, 20:04:16 pm »

Quiero daros a conocer un personaje de los muchos que han hecho grande la Historia de España.
A raiz de una anécdota que he leido sobre este señor durante el sitio de Granada en 1492 , he leido mas y merece la pena conocerlo 8p}

Hernán Pérez del Pulgar

Hernán Pérez del Pulgar y García Osorio (Ciudad Real, 1451 - Granada, 1531) fue un capitán del ejército castellano natural de Ciudad Real (Reino de Castilla) que sobresalió durante la Guerra de Granada, ganándose el favor de la reina Isabel la Católica y cobrando gran fama en todo el reino. En vida fue conocido por el apodo Alcaide de las Hazañas o simplemente El de las Hazañas, y su lema, forjado sobre la superficie de su escudo, rezaba Quebrar y no Doblar. Conviene no confundirlo con el historiador Hernando del Pulgar, otro castellano de la misma época.

La Guerra de Granada

Su arrojo y valentía durante la guerra de conquista del Reino de Granada le valen los títulos de Gentilhombre y Continuo de la Casa Real en 1481. En 1482, sitiado junto al Duque de Cádiz en Alhama de Granada por las tropas musulmanas, protagoniza una arriesgada operación en la que logra eludir el cerco y llegar hasta Antequera para pedir auxilio, evitando la pérdida de Alhama, estratégicamente situada en el centro del antiguo Reino Nazarí. En 1486 los Reyes Católicos le nombran, por medio de una Real Cédula, Capitán General de Alhama.

Poco después conquista el castillo de Salar, estratégicamente situado en el camino entre Loja y Granada, con una fuerza de sólo 80 hombres. En 1679 este hecho sería recordado con la creación del Marquesado del Salar, a petición de la propia ciudad de Granada. Llamado por el propio rey Fernando el Católico, participa en la toma de Vélez-Málaga y en la Batalla de Bentomiz.

Fue nombrado emisario del trono castellano en las negociaciones de rendición de la ciudad de Málaga. Más tarde tomó Baza y dio muerte durante la conquista a Aben-Zaid, el comandante del ejército granadino. Esta última acción le valió el título de Caballero por parte del rey Fernando y la concesión de un escudo nobiliario, «El de los Pulgares», compuesto por un león coronado, en gules sobre fondo azul, el cual lleva una lanza en las garras con una bandera blanca en su punta con «Ave María» escrito en ella. Flanquean a la bestia 11 castillos como representación de los 11 alcaides granadinos derrotados hasta entonces por Pulgar y el lema «Tal debe el hombre ser como quiere parecer».

Fue un maestro de la guerra psicológica. Cuando, en 1490, se encontraba asediado por las tropas de Boabdil en Salobreña y los pozos de agua de la ciudad habían sido agotados, se negó a aceptar la orden de rendición del rey musulmán y selló esta decisión arrojando desde lo alto de las murallas el último cántaro de agua. Ganó la batalla subsiguiente y rompió el asedio granadino. Ese mismo año, acompañado de sólo 15 caballeros y su escudero Pedro, se infiltró durante la noche en la propia ciudad de Granada cerca de la torre de Bib-Altaubin y consiguió recorrer la ciudad sin ser descubierto hasta llegar a la mezquita principal. Aunque no pudo incendiarla, como tenía previsto inicialmente, clavó sobre la puerta principal un cartel, escrito por el propio Pulgar, donde se podía leer el Ave María y a continuación la frase «Sed testigos de la toma de posesión que realizó en nombre de los reyes y del compromiso que contraigo de venir a rescatar a la Virgen María a quien dejo prisionera entre los infieles»  . Tras esto se dirigió a la Alcaicería y le prendió fuego, saliendo a su encuentro la guardia granadina, a la que derrotó en su propia ciudad a pesar de su aplastante inferioridad numérica. Aprovechó entonces la confusión para escapar hasta el río Genil y luego al campamento real de Santa Fe, donde la hazaña le valió la concesión de otro castillo más en su escudo y el derecho a ser enterrado en la futura catedral de Granada, que sería construida sobre la antigua mezquita.


http://es.wikipedia.org/wiki/Hern%C3%A1n_P%C3%A9rez_del_Pulgar
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re:La Reconquista
« Respuesta #6 en: Junio 29, 2011, 20:21:23 pm »

Los arabes conquistan Toledo , e invitan a la nobleza visigoda a un banquete. Lo que no les dicen es que los van a degollar, a todos.

El Mito de 'Al-Andalus' ( el mito "paraiso de las tres culturas")
« última modificación: Junio 30, 2011, 15:57:18 pm por Astil »
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re:La Reconquista
« Respuesta #7 en: Junio 29, 2011, 20:29:54 pm »

Primeros años de la reconquista

Historia de Castilla
En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/

Tumilitaria

  • Armeria Mariano
  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 989
    • Armeria Mariano
Re:La Reconquista
« Respuesta #8 en: Junio 29, 2011, 23:51:52 pm »

Astil,pero A que no sabes lo que les paso cuando llegaron a mi querida Asturias,concretamente a Covadonga.

Pues que salio el Rey Pelayo con dos cojones y los bapuleo hasta sabes dios donde por eso esta el lema de.

                                                     ASTURIAS ES TIERRA SIN CONQUISTAR


Otro dia ya contare el resto,jejejejejeje.
En línea

Astil

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 12004
Re:La Reconquista
« Respuesta #9 en: Julio 22, 2011, 15:25:14 pm »

En línea
Para ganar la guerra , hacen falta tres cosas, oro, oro y mas oro. Napoleon

http://astilcascos.blogspot.com.es/