• Abril 24, 2017, 11:21:15 am
  • Bienvenido(a), Visitante
Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

Autor Tema: SGM en Yugoslavia  (Leído 16114 veces)

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
SGM en Yugoslavia
« en: Noviembre 23, 2013, 02:24:09 am »

En el territorio de Yugoslavia durante la SGM ocurrieron algunas batallas entre los partisanos yugoslavos y las fuerzas de Eje. En este hilo voy a escribir sobre algunos importantes hechos. Probablemente hay foreros quien quieren leer algo sobre temas desconocidas en España.

1941
Los partisanos de Yugoslavia fueron el principal movimiento de resistencia enrolado en la lucha contra las Potencias del Eje en los Balcanes durante la Segunda Guerra Mundial. El nombre oficial completo del movimiento fue Ejército Popular de Liberación y Destacamentos Partisanos de Yugoslavia.  Su comandante en jefe fue Josip Broz Tito.



El objetivo principal de los partisanos era la creación de un estado comunista en Yugoslavia. En este sentido, el Partido Comunista de Yugoslavia intentó aglutinar a los diversos grupos étnicos del país, con la preservación de los derechos de cada grupo. Los objetivos del movimiento de resistencia rival, los chetniks, eran la permanencia en el poder de la monarquía yugoslava, así como garantizar la seguridad de la población étnica serbia, y la creación de una Gran Serbia. Las relaciones entre ambos movimientos fueron turbulentas desde el principio, pero desde octubre de 1941 éstas degeneraron en un conflicto a gran escala.

A diferencia de las formaciones chetniks, Tito trató de fomentar el caos y las represalias alemanes, lo que radicalizaba a la población y hacía crecer el apoyo a los partisanos. Seguía así además el llamamiento de auxilio del Comintern, que requería la lucha activa contra el Eje para aliviar la presión en el frente oriental.  Sus primeros ataques no fueron contra los pequeños destacamentos alemanes, bien armados, sino contra sus transportes y contra la administración colaboracionista serbia, para disgusto de los chetniks, que trataban de lograr su tolerancia y ayuda.

Los chetniks de Mihailović, por el contrario, trataban de organizar una red que, en vísperas de la derrota del Eje, pudiese servir de apoyo a las ofensivas Aliadas, manteniendo mientras una actitud fundamentalmente pasiva,  que evitase las represalias de los ocupantes.  Esta estrategia contaba con el apoyo del gobierno yugoslavo exiliado y, al comienzo, con el del gobierno británico.

A pesar de que su nombre sugiere que fue una fuerza guerrillera, esto sólo fue cierto durante los tres primeros años del conflicto. A finales de 1944, las fuerzas totales de los partisanos incluían 650.000 hombres y mujeres organizados en cuatro ejércitos de campaña y 52 divisiones, que mantuvieron una guerra convencional. En abril de 1945, los partisanos sumaban ya más de 800.000.

El nombre común del movimiento es partisanos, mientras que el adjetivo yugoslavos se utiliza a veces en exclusiva para distinguirlos de los otros movimientos similares surgidos en la guerra. El movimiento tuvo una gran influencia social y cultural en la Yugoslavia socialista.

El movimiento tuvo un precedente importante en la Guerra Civil Española, con la experiencia adquirida por los 1.500 combatientes yugoslavos que, integrados en las Brigadas Internacionales, apoyaron al Bando republicano, la mayoría de los cuales fallecieron en el Frente de Aragón en 1937. Cuatro de los yugoslavos que combatieron en la guerra española acabaron dirigiendo los cuatro grupos del Ejército Partisano que combatió a los nazis en la Segunda Guerra Mundial: Peko Dapčević el Iº, Koča Popović el IIº, Kosta Nađ el IIIº, y Petar Drapšin el IVº.4
Tras la Invasión de Yugoslavia por las potencias del Eje en 1941, surgió el movimiento, como oposición militar a las fuerzas germano-italianas que ocuparon el país.

Con la denominación oficial de Ejército Popular por la Liberación y la Separación Partisana de Yugoslavia (Narodno-oslobodilačka vojska i partizanski odredi Jugoslavije), los partisanos yugoslavos fueron comandados directamente por Mariscal Tito y el Politburó del Partido Comunista de Yugoslavia. Tito comenzó con un apoyo escaso,  y su primera preocupación fue la de evacuar a los cuadros del movimiento de las ciudades al campo, menos vigilado por las potencias ocupantes.

Los primeros ataques de la resistencia partisana tuvieron lugar en julio de 1941, y para agosto la revuelta se había extendido por todo el oeste de Serbia, a pesar de las medidas de la nueva administración colaboracionista, que no pudo frenarla.  La actividad partisana contrastaba con la pasividad general chetnik, atrayendo a los elementos partidarios de una resistencia más activa a las filas de Tito y debilitando la posición de Draža Mihajlović.
En septiembre, con su centro instalado en Užice, importante por su fábrica de armas que abastecía a los rebeldes,  se dieron ciertas operaciones en las que cooperaron partisanos y algunas unidades chetniks, favorables a la acción contra los ocupantes.  El 16 de septiembre de 1941 Hitler orddenó al comandante de las tropas alemanas en los Balcanes, el mariscal Wilhelm List, aplastar a los rebeldes, quedando la zona alzada bajo control directo del comandante en Serbia, el general Franz Böhme, que a finales de mes comenzó una campaña contra ellos.  También en septiembre, tras la llegada de Tito desde la capital a Užice, se decidió la creación de mandos regionales partisanos y la formación de comités de liberación nacional como organismos de administración en las zonas liberadas.

Los diversos intentos de reconciliación entre chetniks y partisanos fracasaron.  A finales de noviembre, ante el avance alemán, las unidades partisanas tuvieron que evacuar las regiones bajo su control y pasar a Montenegro, bajo ocupación militar italiana.

Prácticamente a la vez que la revuelta en Serbia se desarrolló la gran revuelta en Montenegro, con apoyo partisano, que estalló al día siguiente de la proclamación de la restauración del Reino de Montenegro, bajo control italiano (12 de julio de 1941.  En dos días 2 divisiones italianas y gran cantidad de armamento habían sido capturados por los rebeldes.  Las tropas de ocupación quedaron reducidas a tres ciudades pero pronto una contraofensiva retomó el control de la región.  Tras el acuerdo entre el gobernador militar italiano, el general Alessandro Pirzio Biroli y los comandantes locales chetniks a comienzos de otoño de 1941, la situación de los partisanos en Montenegro empeoró enormemente. Acosados duramente, pasaron pronto a través del Sandžak a Bosnia oriental.

El 21 de diciembre de 1941 los partisanos formaron la 1ª Brigada Proletaria, una unidad capaz de operar fuera de su zona local, mandada por Koča Popović.  En 1942 estas unidades y otras divisiones partisanas se unieron en la PLA y PDY, una fuerza regular, el Ejército Yugoslavo, el 1 de marzo de 1945. En 1942 se contaban 29 de ellas, organizadas ya en divisiones y cuerpos de ejército.

A pesar de haber sido expulsados de Serbia y Montenegro, el pequeño núcleo partisano original había crecido y se había convertido a finales del año en un grupo de resistencia que crecía y atraía a numerosos reclutas no comunistas. 

« última modificación: Noviembre 23, 2013, 09:46:06 am por orao »
En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #1 en: Noviembre 23, 2013, 10:06:48 am »

1942

A mediados de enero de 1942 se desencadenó la campaña para acabar con las unidades partisanas en Bosnia oriental conocida como Segunda Ofensiva Antipartisana. La ofensiva, a cargo principalmente de los alemanes, resultó un fracaso, manteniendo los partisanos el control de diversas zonas de la región.

La Segunda Ofensiva Antipartisana (en serbocroata Druga neprijateljska ofenziva, o Segunda Ofensiva Enemiga) fue una operación militar a gran escala liderada por la Alemania nazi contra la insurgencia llevada a cabo en las regiones del sureste del Estado Independiente de Croacia (la actual Bosnia y Herzegovina) durante la Segunda Guerra Mundial. Consistió básicamente en dos operaciones dirigidas por los alemanes destinadas principalmente a eliminar a los partisanos yugoslavos: la Operación Sudeste de Croacia en el este de Bosnia entre 15 de enero y el 4 de febrero de 1942, y la Operación Ozren, llevada a cabo entre el 26 de enero y el 4 de febrero en un área entre los ríos Bosna y Spreča.

A pesar de que unos 20 000 chetniks se encontraban estacionados dentro de la zona de operaciones,  se estima que estos no tuvieron ninguna participación en la operación, y estas fuerzas se retiraron a través del río Drina hacia territorio del Gobierno de Salvación Nacional de Serbia para evitar verse involucrados. Este hecho es interpretado como el fin de la cooperación entre partisanos y chetniks en el Frente de Yugoslavia.

El Teniente general Paul Bader, comandante militar alemán en Serbia, planificó la ofensiva como una operación de cerco contra la resistencia aparecida tras la Invasión de Yugoslavia por las fuerzas del Eje. Según sus órdenes, todo el que se encuentran dentro de la zona de operaciones debía ser tratados como enemigos. Bader consideraba que los partisanos y los chetniks estaban usando la zona como "cuarteles de invierno", y que su presencia allí era una amenaza para las rutas de transporte más importantes por el este de Bosnia hacia el sur de los Balcanes y Grecia.

La operación en sí fue asumida por la 342.ª División de Infantería, que para tal fin fue relevada de sus operaciones de ocupación en el territorio de la Serbia ocupada por tropas búlgaras. El comandante de la 342.ª División de Infantería, Brigadier Paul Hoffman, también contó con la 718.ª División de Infantería durante la operación. La fuerza alemana fue asistida por unidades croatas, incluyendo siete batallones de infantería y nueve baterías de artillería. Apoyo de la Luftwaffe incluía además aviones de reconocimiento y un escuadrón de combate. La ofensiva fue dirigida a las zonas controladas por los destacamentos partisanos de Zvijezda, Birač, Romanija y Ozren, en un área comprendida entre Sarajevo, Tuzla, Zvornik y Višegrad. Hacia el sur, a lo largo de la llamada "Línea de Viena" que separa la zona ocupada por los alemanes en Croacia de la zona de ocupación italiana, los italianos colaboraron situando un cordón de protección. En total, en el área objeto de la operación los alemanes estimaban que se encontraban entre 8.000 partisanos y 20.000 chetniks.

La Operación Sudeste de Croacia dio comienzo el 15 de enero de 1942. Informados del comienzo de la ofensiva, los dirigentes chetniks designados por Draža Mihailović, mayores Boško Todorović y Jezdimir Dangić, ordenaron al resto de comandantes retirarse de sus posiciones en el frente, permitiendo el paso a los alemanes a través de las áreas que dominaban. Este hecho debilitó severamente las posiciones partisanas, y significó de hecho el fin de todos los vínculos de cooperación que quedaban entre los chetniks y partisanos en el este de Bosnia.

Los insurgentes en la zona de operaciones destruyeron algunas aldeas para negar suministros y refugio a los alemanes, que se vieron obligados a operar en un terreno montañoso con nieve y temperaturas extremas que se acercaron a los -30 °C. Los partisanos contaron además con la ayuda de unas excelentes comunicaciones y el apoyo de la población local. Durante la operación, sólo uno de los cuatro regimientos alemanes implicados fue capaz de entrar activamente en combate. El Destacamento Romanija, que agrupaba el 40% de los partisanos del este de Bosnia, asumió la mayor parte de la carga en la operación.

A pesar de resistir la ofensiva en un primer momento, el Alto Estado Mayor partisano y la 1.ª Brigada Proletaria fueron incapaces de salvar la situación, y se retiraron al sur hacia Foča. La 1.ª Brigada, con menos dos batallones que acompañaban al Estado Mayor de Tito, cruzó el monte Igman cerca de Sarajevo, en lo que se conoce como la "Marcha Igman". Con temperaturas que alcanzaron los -32 °C, 172 partisanos sufrieron lesiones graves por hipotermia, seis de los cuales murieron.  La intervención de los destacamentos partisanos de Montenegro, atacando a los chetniks, facilitó la captura de Foča el 20 de enero, y el 22 de enero la de Goražde. Las fuerzas alemanas lograron recapturar Sokolac, Rogatica, Bratunac, Srebrenica, Vlasenica, Han Pijesak, Olovo, Petrovo y algunos asentamientos menores,  además de infligir significativas pérdidas a los partisanos.


Monte Igman, por donde cruzó la 1.ª Brigada Proletaria durante el cerco alemán.

Sin embargo, frente a unos objetivos demasiado ambiciosos, un calendario apretado y un clima atroz, la operación combinada no pudo destruir a las fuerzas partisanas y fue suspendida el 23 de enero de 1942.

La Operación Ozren fue llevada a cabo por la 718.ª División de Infantería alemana reforzada, por un regimiento de la 342.ª División de Infantería y unidades del NDH (incluyendo un batallón de la fanática Legión Negra de la Ustacha). Comenzó varios días después de la operación Sudeste de Croacia, y comenzó el 23 de enero de 1942.
Consistió en un avance alemán hacia el norte y oeste de Kladanj hacia un cordón establecido por diez batallones de la Guardia Nacional Croata con apoyo de la artillería. Sin embargo, la mayoría de los partisanos fueron capaces una vez más de eludir el cerco y escapar. La operación concluyó, con escasos resultados, el 4 de febrero de 1942.
Tras la conclusión de la Operación Ozren, los alemanes y las fuerzas de NDH llevaron a cabo una nueva operación a menor escala, en las proximidades de Prijedor, en el noroeste de Bosnia.

En línea

hans

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 812
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #2 en: Noviembre 23, 2013, 18:21:53 pm »

Muy bueno Orao ! más por favor. :¬0
En línea

Iosif_B

  • Militaría soviética y germano oriental entre los años 1970 y 1991
  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 488
    • Militaría soviética y germano oriental entre los años 1970 y 1991
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #3 en: Noviembre 24, 2013, 12:54:52 pm »

Muy bueno Orao ! más por favor. :¬0
+100 Más claro, el agua  ;D Muy interesante su relato, espero que tengas más  8p} ¡Anda que no estás practicando la escritura en la lengua española! ;) jeje
En línea
Militaría soviética y germano oriental entre los años 1970 y 1991 (o eso se intenta):
http://cccpddrmilitariaspain.wordpress.com

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #4 en: Noviembre 24, 2013, 17:32:39 pm »

La Operación Trio, o Tercera Ofensiva Antipartisana (llamada en la historiografía yugoslava Treća neprijateljska ofenziva o tercera ofensiva enemiga) fue la primera gran operación conjunta germano-italiana contra la insurgencia en Yugoslavia, llevada a cabo en el Estado Independiente de Croacia (NDH) durante la Segunda Guerra Mundial. Constó de dos operaciones en el este de Bosnia, desde el 20 de abril hasta el 13 de mayo de 1942. Contó con los miembros de la milicia croata Ustacha y de la Guardia Nacional Croata tomando parte como aliados del Eje. El objetivo de la operación era la eliminación de todos los insurgentes entre Sarajevo y el río Drina en el este de Bosnia, incluyendo a dos facciones enfrentadas: los partisanos y los chetniks.

La operación fue de una eficacia limitada debido a varios factores, incluyendo la descoordinación entre las fuerzas atacantes. A pesar de ello, la Operación Trio se saldó con la retirada del líder partisano Josip Broz Tito, su Alto Estado Mayor y la principal fuerza partisana, que consistía en la 1.ª y 2.ª Brigada Proletaria, desde su base de operaciones en Foča. Después de una breve reorganización en torno a la montaña Zelengora, al sureste de la ciudad, trasladaron sus operaciones a Bosnia occidental durante el resto de 1942. Supuso también, de facto, la ruptura de las hostilidades entre partisanos y chetniks, que mantuvieron sus primeros enfrentamientos armados en el conflicto.

Contexto
Como resultado de la Operación Sudeste de Croacia, Josip Broz Tito, su Alto Estado Mayor Supremo y la 1.ª Brigada Proletaria, comandada por Koča Popović, se habían retirado al sur de Foča, en la frontera entre el este de Bosnia y Herzegovina. Con la ayuda de partisanos de Montenegro, establecieron una zona liberada alrededor de Foča y Goražde. Esta zona, conocida popularmente como la "República de Foča", fue ampliada por sucesivas operaciones militares. A finales de marzo, los Consejos Populares de Liberación se habían organizado para gobernar diez ciudades y 92 pueblos en la zona liberada, aunque su organización era muy limitada.

Planificación
La operación fue decidida durante la conferencia de Opatija del 2 de marzo de 1942, entre representantes de Alemania, Italia y Croacia. El General Paul Bader fue nombrado comandante táctico de las fuerzas combinadas (conocidas como Kampfgruppe Bader) en la Operación Trio, pero para contentar a los italianos se situó esta fuerza formalmente bajo el mando del Segundo Ejército Italiano, a las órdenes del general Mario Roatta. La fuerza de ataque estaba compuesta por la 718.ª División de Infantería alemana; la 22.ª División de Infantería Cazadores de los Alpes, la 1.ª División Alpina Taurinense y la 5.ª División Alpina Pusteria italianas y 28 batallones del NDH, en total sobre 60000 soldados, por otro lado los partisanos tuvieron 18000 combatantes. Desde febrero, la 718.ª División de Infantería era responsable de un área de operaciones comprendidas entre el Sava y el Bosna en el norte, el Drina hacia el este y la línea de demarcación germano-italiana por el sur. Sin embargo, debido principalmente a la falta de transporte y la potencia de fuego, la división llevó a cabo limitadas operaciones ofensivas contra los partisanos entre mediados de febrero y mediados de abril.


El General de Artillería Paul Bader fue el comandante táctico de la Operación Trio.

La fecha original prevista para el inicio era el 15 de abril, pero se retrasó ya que los italianos tuvieron problemas de transporte a sus posiciones de inicio y posteriormente para establecer líneas de comunicación a través del Adriático. Por ello, la operación se aplazó hasta el 25 de abril. Ya el 31 de marzo, el comandante de la temible Legión Negra croata, Jure Francetić, había lanzado una ofensiva preventiva en el nordeste de Bosnia contra los chetniks de Jezdimir Dangić, infligiéndoles pérdidas significativas y capturando Vlasenica, Bratunac y Srebrenica.


Jure Francetić, el comandante de ustashas.

A principios de abril, Dangić viajó a Belgrado para reunirse con representantes chetniks y de la Serbia de Nedić, pero fue detenido por las autoridades alemanas y enviado a un campo de prisioneros de guerra en la Polonia ocupada. Dangić fue reemplazado por Stevan Botić. La tensión también era creciente entre chetniks y partisanos tras el abandono de los primeros en la Operación Sudeste de Croacia, que fue considerada una traición por los comunistas. En este contexto se produjo la detención y ejecución el 18 de abril del agitador pro-chetnik Bogdan Jovićić a cargo de Svetozar Vukmanović Tempo y su recién formado 1.º Batallón de Choque del este de Bosnia. Esta ejecución dio lugar a enfrentamientos entre miembros del destacamento partisano de Ozren. Como resultado, Vukmanović y sus hombres leales abandonaron el destacamento, incorporándose a otras unidades.

Operaciones
A raíz de la ofensiva de la Legión Negra, los alemanes avanzaron preventivamente para despejar la zona norte de la línea de demarcación antes del inicio formal de la operación. Este avance hacia el Drina entre el 20 y el 30 de abril, en coordinación con las fuerzas del NDH, fue la primera fase de la operación.  La 718.ª División avanzó desde las zonas de concentración en Sarajevo, Tuzla y Olovo, con el objetivo de tomar Rogatica y limpiar los alrededores de partisanos.  La lucha llegó a ser muy confusa, con los chetniks, que estaban bajo el ataque de la Legión Negra, evitando a las unidades alemanas, que les sobrepasaban para atacar a los partisanos. La principal fuerza partisana evitó la confrontación con la Legión Negra, atacando a los chetniks por la retaguardia mientras estos se enfrentaban a los paramilitares croatas.

En la segunda mitad de abril se produjeron varios ataques de los chetniks contra los partisanos. El primero fue en uno de los batallones del Destacamento Partisano de Romanija, seguido por los tres batallones del Destacamento Zvijezda, cuyos comisarios políticos fueron asesinados. A principios de mayo, se produjeron nuevos ataques contra los destacamentos de Kalinovik y Foča.

Entre el 8 y el 9 de mayo de 1942, otro ataque chetnik ocurrió en el recientemente creado Destacamento Partisano de Zenica, provocando la muerte de alrededor de 30 comunistas y sus simpatizantes. Unos 100 combatientes restantes se incorporaron al 3.º Batallón de Choque del este de Bosnia.
Los italianos interpretaron que la operación conjunta germano-croata había sido diseñada para evitar su intervención en el este de Bosnia, lo que les impediría ampliar su esfera de influencia. Como resultado de las quejas italianas y maniobras políticas, Roatta tomó el control directo de la operación el 10 de mayo. Así, se llevó a cabo una operación conjunta de poca importancia para capturar Foča, pero para entonces el Alto Mando Partisano y sus principales fuerzas ya habían evacuado la ciudad.  A pesar de sus intentos de evitar enfrentamientos, los partisanos sufrieron en su retirada pérdidas significativas.

 Después de despejar las principales ciudades de la región de Birač de partisanos y chetniks, la Legión Negra cometió atrocidades a gran escala contra los serbios y judíos de la región, incluyendo la masacre de cerca de 890 personas en Vlasenica después de violar a mujeres y niñas.

Entre junio y julio de 1942, la presencia de los partisanos en el este de Bosnia se había reducido ostensiblemente, limitándose a una fuerza de alrededor de 600 combatientes.

La Operación Trio fue continuada por ataques conjuntos italo-chetniks contra los destacamentos partisanos en la zona de ocupación italiana en el este de Herzegovina y Montenegro, con resultados similares: los partisanos perdieron casi todo el territorio liberado en estas áreas. Esta nueva ofensiva también es considerada parte de la Tercera Ofensiva Enemiga en la historiografía yugoslava. Después de la Operación Trio, las fuerzas del NDH se mantuvieron al sur de la línea de demarcación entre las zonas alemanas e italianas de ocupación, a pesar de las protestas de los italianos.

Tras la operación y la ofensiva que la continuó, los partisanos formaron otras tres brigadas proletarias, compuestas principalmente por montenegrinos. También como resultado de la operación, el alto mando partisano tomó la decisión de trasladarse hacia el oeste de Bosnia, en la llamada "Larga Marcha Partisana", que se inició a finales de junio de 1942.

Batalla de Kozara

La ofensiva de Kozara  era en 1942 en y alrededor de la montaña de Kozara en el noroeste de Bosnia . Fue una importante batalla de la resistencia partisana yugoslava en la Segunda Guerra Mundial. Más tarde se convirtió en una parte integral de la mitología Yugoslava de posguerra , que celebró la valentía y el martirio de superados en número y armamento partisanos y civiles. Ciertas fuentes erróneamente identifican la ofensiva de Kozara como parte de la Operación Trio.

En la primavera de 1942 , los partisanos yugoslavos en el centro y oeste de Bosnia liberaron Bosanski Petrovac, Drvar , Glamoc y Prijedor . En el 20 de mayo la primera Brigada de Krajina fue fundada , y al día siguiente obtuvo tanques y una fuerza aérea modesta. El territorio libre se extendía desde el río Sava al sur a través de las montañas y Kozara Grmeč . Durante el invierno , los partisanos causaron bajas a los alemanes.


Kosta Nadj, el comandante de los partisanos durante de la batalla de Kozara. En esta foto lleva el uniforme de República Española.

Las autoridades alemanas y Ustashas dieron cuenta de que la ciudad de Banja Luka y la mina de hierro de Ljubija estaban en peligro y organizaron una ofensiva para destruir el movimiento . Alemanes enviaron 15.000 soldados, el Estado Independiente de Croacia  sobre 22.000 soldados , y los húngaros participaron con 5 barcos de monitor.

El grupo partisano tenía unos 3.000 soldados, pero reclutó a las reservas de los 60.000 civiles en el territorio libre .

Después de intensa batalla , en la noche del 3 de julio, unas unidades de partisanos rompieron el cerco , pero el grupo principal durante la noche siguiente fue destruido todo . En Široka Luka fueron asesinados alrededor de 500 partisanos heridos. Se estima que durante la batalla, los partisanos perdieron cerca de 1.700 soldados , mientras que las fuerzas del Eje perdieron alrededor de 7000 . Durante y después de la batalla , muchos miles de civiles serbios de Kozara fueron enviados al campo de concentración de Jasenovac.


Soldados alemanes y ustashas posan orgulloso encima de sus víctimas.


Los serbios desde Kozara en su viaje a muerte.

Unos 900 soldados partisanos sobrevivieron y fundaron la Quinta Brigada de Krajina.

Al mismo tiempo, el principal grupo partisano con Josip Broz Tito se trasladó de Oriente a Occidente de Bosnia.
Aproximadamente 25.000 civiles serbios fueron matados en la operación, sobre todo en los campos de concentración .


Monumento en Kozara, dedicado a los partisanos matados durante de la batalla.
En línea

Michael Wittmann

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1844
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #5 en: Noviembre 24, 2013, 21:08:15 pm »

Impresionante, continua. :¬0
Saludos. ;)
En línea
Meine Ehre Heist Treue

9DIVISION

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 2239
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #6 en: Noviembre 25, 2013, 01:40:00 am »

me ha gustado mucho la foto del brigadista,cogieron buena experiencia, :¬0  8p}
buen post  :¬0
En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #7 en: Noviembre 26, 2013, 18:39:54 pm »

La Batalla del Neretva (en serbio: Bitka na Neretvi), también conocida como Operación Weiss por su nombre clave alemán, o Cuarta Ofensiva Enemiga (en serbio: Četvrta neprijateljska ofenziva/ofanziva) en la literatura yugoslava, fue una campaña de principios de 1943 de las fuerzas del Eje para tratar de acabar con la insurgencia en los territorios del Estado Independiente de Croacia, principalmente de las unidades partisanas. La campaña se desarrolló entre enero y abril de 1943 y resultó un fracaso al no alcanzar el Eje los objetivos fijados.
El objetivo del Eje era la eliminación de la insurgencia en el Estado Independiente de Croacia, entre Zagreb y la frontera de Montenegro. La diferencia de opiniones sobre la situación en el territorio, con los alemanes tratando de eliminar a partisanos y chetniks mientras los italianos preferían colaborar con estos para tratar de aniquilar a los primeros, llevó a continuos roces entre ambos aliados y a una coordinación deficiente de las operaciones. La habilidad del mando partisano, la debilidad de las unidades chetniks destinadas a cubrir un frente crucial de la operación y la falta de un respaldo decidido de los italianos a estas hizo fracasar la campaña y permitió la supervivencia de las fuerzas de Tito, aunque muy debilitadas por el duro castigo.

Antecedentes y preparativos

A finales de 1942 y comienzos de 1943 los alemanes, que esperaban un desembarco Aliado en el Adriático, decidieron acabar con la amenaza que suponían para sus fuerzas las unidades insurgentes chetniks y partisanas. Tras los reveses en Stalingrado y el norte de África a finales de 1942, creció la sospecha entre el mando alemán de que los Aliados intentarían desembarcar en los Balcanes para cortar los suministros de la península al Reich y no entregar el control de la zona a los comunistas soviéticos. Los Aliados alentaron la percepción alemana para alejarlos de las verdaderas zonas donde planeaban atacar el continente.  La posibilidad de tal desembarco hacía que se acrecentase la prisa tanto de partisanos como de chetniks para eliminar al rival y ser la única formación que encontrasen los Aliados al alcanzar la península.
Durante la visita del caudillo croata Ante Pavelić a Hitler en Vinitza, este mostró su descontento por la falta de control de la insurgencia en el NDH y decidió que el general Löhr llevase a cabo una campaña que la aplastase definitivamente, en colaboración con el Ejército italiano, a lo que Pavelić se avino a colaborar. Entre el 18 y el 20 de diciembre de 1942 se celebraron las primeras reuniones entre Hitler y Ribbentrop y los representantes italianos acerca de la operación.  Los alemanes consideraban a los chetniks como la principal amenaza y exigieron el fin de los tratos de los italianos con ellos, a lo que el jefe del Estado Mayor se avino a regañadientes, solicitando una conferencia posterior en Roma para planear los detalles de la campaña.


El poglavnik croata Ante Pavelić junto a Hitler. Pavelić hubo de admitir el fracaso de su lucha contra la insurgencia en el NDH y aceptar la operación de aniquilación de la misma propuesta por el dictador alemán.

A comienzos de diciembre de 1942 los alemanes desarrollaron una operación conjunta con fuerzas croatas del NDH que únicamente consiguió expulsar a los partisanos de la Bosnia occidental, sin conseguir aniquilar sus fuerzas.  Quedó entonces clara la necesidad de involucrar a los italianos en una gran operación de cerco y eliminación de las fuerzas de Tito.  En la segunda mitad de diciembre, los alemanes comunicaron a los italianos sus intenciones y, sin consultar con el Alto Mando italiano (en italiano: Comando Supremo), nombraron al general Alexander Löhr, ya comandante del Alto Mando del Sureste, responsable de las operaciones militares en los Balcanes.  La directiva 47 del 28 de diciembre de 1942 de Hitler ordenaba a Löhr pacificar definitivamente la región y acabar con las bandas armadas en cooperación con los italianos.  El 16 había dado orden de fusilar a cualquiera que se encontrase en las zonas insurgentes. Löhr recibía el control administrativo total de la zona de operaciones, eliminándose temporalmente la administración croata y decretándose la subordinación oficial de las fuerzas armadas croatas a su mando.
El 3 de enero de 1943 se celebró una conferencia en Roma para coordinar la campaña. Se hallaban presentes Löhr, Ugo Cavallero (jefe del Estado Mayor italiano), Mario Roatta, comandante italiano de las tropas destacadas en la antigua Yugoslavia y un general croata. A propuesta italiana, también participaba el abogado hercegovino Dobrosav Jevdjević como representante de las unidades chetniks que los italianos pensaban utilizar en la campaña.  La participación chetnik contaba además con el respaldo del principal representante de Mihajlović en Dalmacia, el voivoda Ilija Trifunović-Birčanin, aunque el propio Mihajlović dudaba de la conveniencia de una colaboración tan estrecha con el Eje.
Pavelić recelaba de la presencia de los chetniks en la campaña pero, incapaz de acabar por su cuenta con los partisanos, hubo de acceder a su participación, pero como parte de las unidades italianas y con la condición de que abandonarían el territorio del NDH al final de la operación.
A comienzos de enero, Löhr solicitó un cambio total de la estrategia italiana en la antigua Yugoslavia: el traslado de unidades hacia el interior para preparar el cerco a los partisanos y el desarme de los chetniks con los que hasta el momento habían cooperado contra aquellos. Aunque el Estado Mayor italiano se vio obligado a aceptar el plan alemán, el mando en Yugoslavia (Roatta) comenzó inmediatamente a estorbarlo, considerándolo erróneo.  El mando en Yugoslavia no comunicó el acuerdo para desarmar a las formaciones chetniks y se preparó para utilizarlas en la operación,  aprovechando el acuerdo con los alemanes que permitía el uso limitado de estos como guías. La estrategia alemana se oponía a los deseos italianos de limitar el territorio que debían controlar a la costa de manera que hubiese más tropas para poder defender la península italiana frente a un probable ataque Aliado.


El general Alexander Löhr, jefe del Alto Mando en los Balcanes, quedó a cargo de la campaña contra la insurgencia en el sur de la antigua Yugoslavia.

Plan de operaciones

La campaña que planeó Löhr constaba de varias fases:
•   Weiss I: en la primera fase, las unidades partisanas de la Bosnia occidental y Lika debían ser rodeadas y destruidas.
•   Weiss II: en la segunda, los supervivientes serían expulsados hacia el Sur, a una emboscada donde serían aniquilados. Esta fase incluía también el desarme de los chetniks de la zona de ocupación italiana.
•   Weiss III: en la que se produciría el desarme de las tropas chetniks en territorio bajo control italiano.
A estas fases les seguiría otra, la operación Schwarz, que debía eliminar a los insurgentes de Montenegro y del Sandžak.
Las operaciones habían de llevarse a cabo por cuatro divisiones alemanas y ciertas unidades croatas, que atacarían desde el Norte y empujarían a los insurgentes hacia las tres divisiones italianas que cerrarían el cerco por el sur.  En contra de lo acordado con los alemanes, los comandantes italianos comenzaron inmediatamente a armar a sus aliados chetniks y a trasladarlos hacia las zonas de avance previsto para los partisanos, de manera que llevasen el peso de los combates.  La discrepancia sobre el trato a los chetniks partía de una diferencia de apreciación sobre la situación en la región y Mihailovic: mientras que para los alemanes era un jefe militar peligroso, ministro de un Gobierno probritánico y enemigo del Eje, los italianos consideraban que su anticomunismo y resistencia, en general pasiva, podía serles de utilidad, siendo los partisanos un enemigo más peligroso.  El comandante italiano (hasta febrero Roatta, que fue entonces relevado por Mario Robotti), consideraba además que no contaba con tropas suficientes para enfrentarse a la vez a chetniks y partisanos, viendo necesario aliarse con los primeros para poder atacar a los segundos.

Movimientos chetniks

Sin el permiso previo de Draža Mihajlović, su subordinado el mayor Petar Baćović trasladó unos 2000 hombres de Herzegovina, abastecidos por los italianos, hacia la zona donde debían participar en la operación contra los partisanos. Los montenegrinos de Pavle Đurišić también se prepararon para marchar al Norte con apoyo italiano.  A mediados de enero, toda la zona de ocupación italiana bullía con concentraciones de chetniks que se preparaban para la operación contra sus rivales.  En Knin se reunieron unos miles y cerca de Gracać se hallaban poco más de un millar.  En Montenegro el coronel Bajo Stanišić se preparaba también para participar en la operación. Con respaldo italiano pronto reunió cerca de 4000 hombres y solicitó poder trasladarlos al Norte en trenes bajo control italiano.
Los italianos incumplieron el acuerdo con Löhr, rearmando a las unidades chetniks, que deseaban utilizar como fuerzas de choque contra Tito.  El 15 de enero de 1941 el jefe del Estado Mayor italiano, el mariscal Ugo Cavallero, aprobó el uso de fuerzas chetniks en la operación, que sus generales llevaban una semana preparando. Su utilización debía de ser «temporal» y se las denominaba «unidades de voluntarios» para disimular su origen.
Mihajlović, sin controlar la participación de sus subordinados, pudo no obstante coordinar las tropas y mantener contacto con las unidades trasladadas a Bosnia para la operación.  Sus tropas, sin embargo, sin experiencia en operaciones de la complejidad de Weiss, tuvieron dificultades en alcanzar sus posiciones antes del comienzo de la ofensiva, en la que se les había incluido a toda prisa.


Chetniks junto con los soldados italianos antes de operaciones contra los partisanos.

En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #8 en: Noviembre 26, 2013, 19:30:58 pm »

Comienzo de la operación:

Weiss I
La operación Weiss comenzó oficialmente el 20 de enero de 1943.  La superioridad teórica del Eje y sus aliados era total: frente a los 20 000-25 000 hombres de Tito, Löhr contaba con cinco divisiones alemanas, tres divisiones italianas del V Cuerpo de Ejército, la 369 División croata y las unidades chetniks, teóricamente auxiliares de los italianos. En total 65 000 hombres comenzaron el sitio a las fuerzas de Tito en Bosnia.  La estrategia de los partisanos, rodeados por sus enemigos, consistió en ofrecer un mínimo de resistencia en el Norte mientras concentraban sus ataques en el Sur, contra italianos y chetniks, para lograr escapar del cerco.  Los partisanos ya contaban con planes para regresar a Serbia a través de Montenegro, eliminando de camino a sus rivales chetniks y acercándose así a la región donde primero aparecería el Ejército soviético.  El ataque del Eje sobre sus posiciones sólo aceleró sus planes.
En medio del invierno, comenzó la retirada partisana.  El 29 de enero de 1943 caía Bihać y gran parte del territorio controlado hasta entonces por Tito.  Las bajas, especialmente civiles, fueron numerosas.  Los partisanos lograron, sin embargo, evacuar a la mayor parte de los heridos y a parte de la población civil, que temía las represalias de los atacantes.
Los italianos, reacios a sacrificar sus tropas en operaciones contra insurgentes, dejaron que los chetniks llevasen el peso de los combates.  A pesar de los intentos de Mihajlović de dirigir los movimientos de sus tropas, los italianos tomaron su control, adjuntándolas a sus unidades como auxiliares.  En vez de cerrar el cerco con tres divisiones de acuerdo al plan trazado, los italianos únicamente aportaron parte de una, la división Murge, acantonada alrededor de Prozor, siendo el resto del frente cubierto con tropas chetniks, para disgusto del mando alemán.
Tito, por su parte, trasladó a marchas forzadas las divisiones I y III desde la Bosnia central hacia el nacimiento del Neretva para estorbar las posiciones italianas y chetniks a lo largo del río, mientras las divisiones VII y VIII, cerca de Pretinje, aguantaban el peso del ataque germano-croata en el Norte hacia Bihać. La II división, destacada en Dalmacia, debía descender paralela a la costa, tomar la fortaleza ustacha de Imotski y continuar hacia el Neretva, donde debía cortar el ferrocarril del valle del Neretva y aislar así a la división italiana Murge.  En este gran movimiento hacia el Sureste las tropas partisanas iban acompañadas además por unos 40 000 civiles, que decidieron abandonar Bihać con ellas.
A comienzos de enero, fuerzas chetniks se concentraban alrededor de Ključ, en el flanco derecho del avance partisano al Sur, mientras otras lo hacían alrededor de Gračac, en su flanco izquierdo, hacia la costa.  Más al Sur se hallaban las unidades de Knin transportadas por los italianos.  Al Sureste se encontraban las tropas reunidas cerca de Jablanica, en el Neretva.
Antes del final de la primera semana de combates, los italianos, probablemente por presiones alemanas, rompieron su promesa de trasladar 4000 chetniks a las cercanías de Prozor, dejando expuestas a las fuerzas cercanas a Knin. Tito vio su oportunidad de escapar del asedio y concentró sus ataques sobre este punto. A finales de enero, los partisanos habían tomado las principales posiciones chetniks en los alrededores de Knin y se disponían a atacar a las escasas fuerzas concentradas en Prozor, mientras que las unidades chetniks de la zona quedaban completamente a merced del abastecimiento italiano.  A comienzos de febrero, Mihajlović y su Estado Mayor comenzaron a temer el avance alemán hacia sus posiciones en Herzegovina y Montenegro, al tiempo que mostraban sus dudas sobre la colaboración con los italianos, que no abastecían suficientemente a sus tropas. Mihajlović, a pesar de la opinión de algunos de sus subordinados, aparcó sus diferencias con los italianos para concentrarse en la derrota de Tito.
Contrarios a los tratos con los chetniks, los alemanes prohibieron a los ustachas llegar a más acuerdos con sus unidades, mientras exigían a los italianos una postura firme contra ellos (31 de enero de 1943), de acuerdo a lo pactado entre Löhr y Cavallero a comienzos de enero.  El relevo de Cavallero al frente del Alto Mando italiano, Vittorio Ambrosio, hostil a los alemanes, se negó a desarmar inmediatamente a las tropas chetniks y dio órdenes a sus subordinados de impedir la entrada de los alemanes en Herzegovina.
A mediados de febrero la operación, que se convertía cada vez más en un enfrentamiento civil entre partisanos y chetniks, parecía que iba a terminar con el triunfo de los primeros, que escaparían del asedio del Eje. Un intento de contraofensiva chetnik fue vetada por los alemanes y poco después la retirada de las fuerzas italianas obligó a los chetniks a seguirlas, fracasando así su intento de unir sus fuerzas del sur con las de la Bosnia occidental. El 15 de febrero de 1943, tras la expulsión de los partisanos de sus territorios en la Bosnia occidental, se dio por concluida la primera fase de la operación.

Weiss II:
Combates en el Neretva


Plan para la segunda fase de la operación Weiss: el cerco y aniquilación de las unidades partisanas entre las cuatro divisiones alemanas que avanzaban desde el Norte y las italianas que cerraban el paso hacia el Sur. Este flanco de la trampa, defendido en gran parte por chetniks y no por tropas italianas, no aguantó la embestida partisana.
Ante los reveses, Mihajlović y sus lugartenientes decidieron tratar de contener el avance partisano trasladando refuerzos a la línea del Neretva. Cerca de 15 000 chetniks se desplegaron a lo largo del río para cerrar el paso a los partisanos. Pero la estrategia exacta no contaba con el acuerdo de los comandantes. Mientras el jefe del Estado Mayor del caudillo chetnik, el mayor Zaharije Ostojić, deseaba mantener las fuerzas al sur del río para evitar quedar atrapado más allá de este en una posible ofensiva partisana o alemana, muchos de los comandantes de las unidades y los italianos deseaban trasladarlas al norte del río para atacar a las fuerzas de Tito. Mihajlović y Ostojić, con su cuartel general en Nevesinje en Herzegovina, tenían grandes dificultades para controlar sus tropas y evitar la interferencia italiana y los actos individuales de los comandantes chetniks. Muchas unidades eran además más dadas al saqueo y las atrocidades contra croatas y musulmanes que a enfrentarse a las curtidas unidades partisanas.
También a mediados de febrero, tras destruir gran parte de la división italiana Murge, los partisanos tomaron Prozor, haciéndose con abundante armamento italiano, que les permitió rearmarse y prepararse para atacar Montenegro, aún en manos de Mihajlović.
Con el avance de los partisanos hacia sus posiciones alrededor del Neretva, las tropas chetniks comenzaron a vacilar: sus comandantes solicitaron apoyo aéreo y artillero a los italianos que, por su parte, cada vez tenían menor confianza en el valor militar de las unidades chetniks, algunas de las cuales se disolvían ante el mínimo enfrentamiento con los partisanos.  El ritmo del avance chetnik para proteger las minas cercanas a Mostar tampoco satisfacía al mando italiano. El 25 de febrero de 1943 los italianos amenazaron a los chetniks con cesar su colaboración si no cruzaban el Neretva y finalmente el 27 estos se decidieron a tratar de cortar el avance de Tito de Jablanica a Prozor, infructuosamente. A pesar del fracaso de su ofensiva, los partisanos se hallaban en una situación desesperada: al gran número de bajas se unía la escasez de armamento y su fracaso en lograr cruzar el Neretva.  Las tropas de Đurišić les impedían huir hacia el Este. La lucha por cruzar el Neretva se desarrolló entre el 27 de febrero de 1943 y el 7 de marzo.
Por su parte, Berlín, que seguía viendo a los chetniks como un peligro potencial en caso de desembarco Aliado en los Balcanes, se decidió a ocupar las minas de bauxita de la zona de Mostar, teóricamente en la zona de influencia italiana, ante la concentración de fuerzas chetniks en la región. A comienzos de marzo, tras fracasar los intentos de obligar a los italianos a retirar o desarmar a los chetniks de la zona, los alemanes enviaron a la 7.ª División de Montaña SS Prinz Eugen a la región minera. Mientras, las tropas chetniks, unos 6000 hombres, mantenían un comportamiento anárquico, hostigando a las guarniciones ustachas e intimidando a los mineros, para disgusto de los alemanes. En la primera semana de marzo, apreciando la debilidad de los partisanos, atrapados al norte del Neretva, Mihajlović y sus lugartenientes decidieron concentrar sus fuerzas para hacer frente a un posible ataque alemán, que se preveía próximo.
El nuevo mando italiano se mostraba además contrario a continuar la cooperación con los alemanes en lo que era su zona de ocupación, negándose Robotti el 8 de febrero de 1943 a participar en la segunda fase de Weiss.  Los militares italianos se oponían a la entrada de tropas alemanas en Herzegovina y deseaban conservar sus tropas, no emplearlas en costosos enfrentamientos con las fuerzas de Tito siguiendo objetivos trazados para beneficio de los alemanes. Hitler trató de lograr el apoyo de Mussolini el 25 de febrero de 1943 tanto para continuar la operación como para desarmar definitivamente a los chetniks.  Mussolini, con dudas, acabó cediendo y ordenó al Alto Mando italiano cooperar con los alemanes.

Ruptura del cerco

 
La ruptura del cerco por la línea del Neretva, defendida principalmente por unidades chetniks.
El 6 de marzo de 1943, sin embargo, Tito descargó sobre sus oponentes un golpe que decidió la campaña. Esa noche entre 4000 y 5000 partisanos lograron cruzar por sorpresa el Neretva cerca de Jablanica. El golpe de mano inicial llevó a la confusión de las tropas chetniks que defendían la línea del río y a mediados de mes Tito había conseguido que el grueso de sus fuerzas lo cruzasen, zafándose del asedio del Eje y mostrándose convencido de poder derrotar definitivamente a las unidades de Mihajlović, consideradas cada vez más mediocres.
Mientras, los comandantes chetniks no apreciaban la gravedad de la situación, atendiendo principalmente al avance alemán sobre Mostar, que Mussolini había concedido el 11 de marzo de 1941. Ante el avance alemán hacia la ciudad, las tropas chetniks se mostraron incapaces de ofrecer resistencia alguna.  Las unidades alemanas no atacaron, sin embargo, a las unidades chetniks de la zona.


Puente sobre el Neretva, destruido en la batalla y en la actualidad monumento

Avances partisanos contra Mihajlović
A finales de la tercera semana de marzo, los chetniks habían sido incapaces de defender el Neretva tanto frente a los partisanos  como a los alemanes y estos se mostraban contrarios a continuar avanzando hacia el sur sin dar primero descanso a sus fuerzas, lo que dio un respiro a los partisanos. Tito lo utilizó para concentrarse en la destrucción de los chetniks en Herzegovina y Montenegro, atacando primero el cuartel general chetnik en Nevesinje. Entre finales de marzo y comienzos de abril, los partisanos lograron tomar las principales posiciones chetniks en Herzegovina, evitando los enfrentamientos con el Eje y sus aliados para concentrarse en aplastar a las unidades de las que aún disponía Mihajlović. Tito trataba de eliminar definitivamente a su rival y hacerlo antes de que un posible desembarco Aliado reviviese su fuerza. Para ello Tito llegó a tratar de pactar con los alemanes a mediados de marzo un alto el fuego temporal que le facilitase concentrar sus fuerzas contra Mihajlović.  Los alemanes, incapaces de detener entonces el avance partisano, veían en la propuesta de Tito una manera de eliminar a Mihajlović, uno de los objetivos de la operación Weiss.  Italianos y croatas también veían con buenos ojos la propuesta.  Berlín, sin embargo, prohibió la cooperación o acuerdo con los partisanos (29 de marzo de 1943)  y preparó nuevas ofensivas contra ellos y los chetniks para mayo (la operación Schwarz). El alto el fuego oficioso duró, no obstante, cerca de 6 semanas, que permitieron a Tito centrarse en los combates con los chetniks.
Mientras tanto, los partisanos habían logrado tomar Nevesinje el 23 de marzo de 1943 y, ante la constante retirada de las fuerzas italianas sin las que los chetniks eran incapaces de resistir, continuaban su avance. A mediados de marzo, las fuerzas de Đurišić habían sido incapaces de detener a los partisanos cerca de Foča por la falta de apoyo italiano, y se habían visto forzadas a retirarse hacia el río Drina, tratando de impedir el paso de las tropas de Tito hacia Serbia y el Sandžak.  A finales de mes Đurišić contaba con unos 4500 hombres pero, ante la nueva retirada de los italianos, que decidieron además evacuar la mayoría del Sandžak, sus suministros peligraron, y a mediados de abril sus tropas habían menguado hasta los 3000 hombres. El resto de abril ambas fuerzas combatieron por el control de la zona.  Los italianos habían decidido desde finales de marzo que preferían desviar el avance partisano hacia las posiciones de Mihajlović que permitirles acercarse hacia la costa, a la vez que reducían sus suministros a los chetniks.
En Montenegro la situación de los chetniks empeoraba: además de la hostilidad de las zonas fronterizas, pobladas por musulmanes, la región había sufrido un reclutamiento excesivo y era reacia a formar nuevas unidades para combatir por Mihajlović. En Herzegovina los intentos de reagrupar a las formaciones, cada vez más dispersas y locales, fracasaron.  En el Sandžak, los ataques de los chetniks contra las bandas musulmanas y la población en general  habían vuelto la región hostil al movimiento de Mihajlović.

Consecuencias
El resultado de la campaña fue un fracaso del intento de Mihajlović de acabar con Tito y sus seguidores, para lo que había empleado 20 000 de sus mejores hombres.
Para las fuerzas del Eje el resultado tampoco había sido el esperado: aunque los alemanes podían contar con la expulsión de una zona peligrosa de las fuerzas partisanas, no habían conseguido eliminarlas. Las fuerzas de Mihajlović, consideradas por Berlín como parte de la resistencia a pesar de su colaboracionismo táctico, también habían quedado debilitadas pero no eliminadas. Sabiendo, sin embargo, que Tito no contaba con infraestructuras de apoyo en Montenegro, se asumió que sería incapaz de mantener los restos de su formación en las regiones pobres a donde había logrado llegar tras eludir la trampa del Eje. Los alemanes, sin contar ya con los italianos, pusieron en marcha en mayo la operación Schwarz para eliminar a los chetniks, capturar a Mihajlović y acabar con los restos de las fuerzas de Tito en Montenegro. Este último no era en realidad un objetivo de la campaña: aunque los partisanos llevaron la peor parte de la operación Schwarz, fue por casualidad, al encontrarse en la zona de operaciones de los alemanes, que deseaban en realidad acabar con las fuerzas de Mihajlović y desconocían el paso de las tropas de Tito a Montenegro.  Para los italianos la campaña había supuesto un gran debilitamiento de sus aliados chetniks, sin que el peligro partisano hubiese desaparecido por completo.
Los partisanos habían logrado sobrevivir al cerco y al intento alemán de aniquilación, pero habían quedado gravemente debilitados, perdiendo alrededor de la mitad de sus fuerzas y gran parte de su armamento, así como las regiones bajo su control en la Bosnia occidental.


Chetniks matan a partisano.


La batalla del rio Neretva, la pelicula yugoslava desde 1969.
En línea

rodericus

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 81
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #9 en: Noviembre 26, 2013, 21:23:09 pm »

Muy interesante y muy bien explicado.
Para mí es una historia bastante desconocida.
En línea

Roma.

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 2935
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #10 en: Noviembre 26, 2013, 22:46:01 pm »

Buen trabajo Orao  8p}.
En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #11 en: Noviembre 28, 2013, 07:09:33 am »

Gracias. Ahora tengo un trabajo muy fácil, porque en Wikipedia hay muchas materiales en español.  ;)

La Batalla del Sutjeska (serbocroata: Bitka na Sutjesci; serbio cirílico: Битка на Сутјесци), cuyo nombre en código era Operación Schwarz, fue un ataque conjunto de las Potencias del Eje que tuvo lugar del 15 de mayo al 16 de junio de 1943, y cuyo objetivo era destruir la fuerza principal de partisanos yugoslavos, cerca del río Sutjeska, en el sureste de Bosnia. El fracaso de la ofensiva marcó un punto de inflexión para Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial.

La operación es conocida habitualmente como la Quinta Ofensiva Antipartisana, y también como Quinta Ofensiva Enemiga (serbocroata: Peta neprijateljska ofenziva) en la terminología de la antigua Yugoslavia. Su nombre en código era Operación Schwarz, y se produjo inmediatamente después de la Operación Weiss, que había fallado en el cumplimiento de los mismos objetivos: la eliminación de las formaciones partisanas centrales y la captura de su comandante, Josip Broz Tito, también conocido por su nombre en clave de la Comintern: «Walter». Como objetivo secundario, se fijó el control total de la costa adriática, para evitar un posible desembarco aliado en los Balcanes.

La batalla se caracterizó por las extremas condiciones a que fueron sometidos los soldados, en un terreno muy irregular. Especialmente difícil fue la situación del Movimiento Partisano, asediado en duras condiciones de hambre, esfuerzo físico y enfermedades. A pesar de las cuantiosas pérdidas sufridas, la batalla del Sutjeska está considerada por la historiografía yugoslava como una de las más grandes victorias de su historia. Fue también la última gran operación conjunta germano-italiana contra los partisanos.

Planificación
El Eje reunió unas 120 000 tropas de tierra para la ofensiva, procedentes de la Alemania nazi, la Italia fascista, el Estado Independiente de Croacia (ustachas y domobranis), y el Reino de Bulgaria; y más de 300 aviones de la Luftwaffe y la Aeronautica Militare, que utilizaron como base los aeródromos de Mostar, Sarajevo, Podgorica y Shkodra. El peso principal del operativo correspondió a los 67 000 alemanes —que fueron desplegados principalmente en el interior de Bosnia y Montenegro— que asumieron todo el aspecto ofensivo de la operación; y de los 43 000 italianos —integrados en 6 divisiones, principalmente desplegados en las áreas costeras circundantes de Metković, Dubrovnik, Trebinje y Nikšić—. Los 11 000 croatas lo hicieron en unidades alemanas o en la 4.ª Brigada de Defensa Jäger, que fue destinada a Vrelo Bosne, en una de las zonas clave del desenlace del cerco. Por su parte, los 2 000 búlgaros actuaron repartidos entre unidades alemanas y su 63.º Regimiento de Infantería, destinado a Mokra Gora (Serbia ocupada) como apoyo. La dirección del operativo se llevó a cabo desde el cuartel general alemán en Zagreb, bajo el mando del general Alexander Löhr, mientras que el mando sobre el terreno le fue asignado al general de infantería Rudolf Lüters.
El Ejército Popular de Liberación Yugoslavo disponía de 22 148 soldados en 16 brigadas, 3 500 de los cuales eran heridos de la reciente batalla del Neretva.

Uno de los aspectos más controvertidos durante la operación fue el papel que jugaron las fuerzas chetnik de Draža Mihajlović. Si bien algunos autores afirman que, atacados por los partisanos tras la Operación Weiss debieron replegarse hacia Bosnia sufriendo numerosas bajas, otros apuntan que Mihajlović en persona negoció con los alemanes su no intervención en la operación. Lo cierto es que, al contrario que durante la ofensiva del Neretva —en la que colaboraron con los alemanes— en la del Sutjeska los chetniks no tuvieron ningún protagonismo.


Cañón del rio Sutjeska

Inicio de hostilidades
Después de un período de concentración de tropas, la ofensiva comenzó el 15 de mayo de 1943. Las tropas del Eje utilizaron la ventaja de una mejor posición de partida para rodear y aislar a los guerrilleros en el área montañosa de Durmitor, situada entre los ríos Tara y Piva en las zonas montañosas del norte de Montenegro. A pesar de que los partisanos ya estaban informados de la concentración de tropas enemigas, los primeros ataques aéreos precipitaron su salida del enclave. La estrategia de la ofensiva consistió en rodear a las fuerzas de Tito y avanzar en círculos concéntricos,  aprovechando la artillería y su superioridad aérea para desnivelar el combate. En el primer día de avance, tropas alemanas aproximaron el cerco hasta la línea Foča-Kalinovik-Gacko. En estos primeros avances terrestres, los ejércitos del Eje se encontraron con destacamentos chetnik que se rindieron sin oponer ningún tipo de resistencia.

Los combates, de un mes de duración, se libraron sobre un territorio agreste y embarrado.  Principalmente, la batalla consistió en movimientos de tropas alemanas para eliminar a contingentes partisanos que se encontraban en áreas determinadas. Los yugoslavos respondían atacando a sus columnas mediante emboscadas perfectamente planeadas, llevando a cabo su particular guerra de guerrillas.

El paso del Zelengora
El 28 de mayo de madrugada se produjo la llegada de la misión británica de apoyo a los partisanos, cuyo nombre en clave era Operation Typical.20 El grupo, compuesto por los capitanes del Ejército Británico William Deakin y William Stuart, los operadores de radio Walter Wroughton y Peterz Rosenberg y el sargento John Campbell, se lanzó en paracaídas sobre el área del monte Durmitor y llegó sin contratiempos al cuartel general de Tito. Su misión era informar puntualmente sobre la situación militar en la zona y coordinar la comunicación entre Tito y la Dirección de Operaciones Especiales británica con sede en El Cairo.

El 5 de junio, la 2.ª Brigada Dálmata de la 2.ª División Proletaria comenzó la defensa de Tovarnica, un punto estratégico que permitía a los partisanos una vía de escape hacia los montes Zelengora en caso de ser cercados, a través de un paso de 4 km. Pese el empuje de la 118.ª División Jäger, reforzada con batallones del Regimiento Brandeburgo, la Brigada Dálmata resistió el asedio con cuantiosas pérdidas, llegando a perder 2/3 de sus integrantes. El 8 de junio, los dálmatas recibieron el refuerzo de la 1.ª Brigada Majevica, que al día siguiente les ayudó en su retirada. El sacrificio de la 2.ª Brigada Dálmata constituyó uno de los episodios más legendarios del frente. La unidad, compuesta por jóvenes voluntarios, había sido formada en el otoño de 1942, principalmente con croatas y serbios procedentes de Dalmacia.

El 9 de junio, el comandante en jefe partisano, Tito, estuvo a punto de morir durante un bombardeo, cuando un proyectil cayó cerca del grupo de cabeza, hiriéndolo en el brazo.  Durante el mismo bombardeo, falleció William Stuart, uno de los dos oficiales de la misión británica.


Tito durante de la batalla.

Cruce del Sutjeska
En la mañana del 10 de junio, el grueso del Ejército Partisano de Liberación inició su ofensiva para romper el cerco, y finalmente logró cruzar el río Sutjeska, que dividía en dos el campo de batalla. Lo hizo a través de las líneas de las 118.ª y 104.ª Jäger (alemanas) y 369.ª (croata) divisiones de infantería en dirección noroeste, hacia el este de Bosnia. Según narró el capitán William Deakin, la huida se desarrolló «por escarpadas laderas, y cruzando un río de aguas rápidas, con los alemanes atacando con la aviación para intentar volar los pocos puentes que quedaban en pie».

Durante el cruce del Sutjeska, los partisanos fueron hostigados desde ambos flancos y por la aviación enemiga, en uno de los momentos más dramáticos de la batalla. El general Rudolf Lüters, que dirigía las fuerzas alemanas sobre el terreno, llegó a afirmar «la última fase de la batalla, la hora de la aniquilación final del ejército de Tito, ha llegado».


Una columna de los partisanos.

La columna, dirigida por la 1.ª Brigada Proletaria,22 fue perseguida por la 7.ª División de Montaña SS Prinz Eugen, la 118.ª División Jäger y la 1.ª División Alpina Taurinense italiana,22 y aún tuvieron que enfrentarse al 369.º Regimiento de Infantería Reforzada croata que bloqueaba su escape hacia el norte, atravesando sus líneas al mando del general Koča Popović y poniéndose a salvo entre los días 14 y 15 de junio, llegando en dos grupos separados. No obstante, las tropas partisanas sufrieron una grave falta de alimentos y suministros médicos, y muchos fueron víctima de fiebre tifoidea. Entre los supervivientes de la columna se encontraban, además de Tito, importantes dirigentes de la Liga de Comunistas de Yugoslavia que tendrían un importante protagonismo en el conflicto, como Aleksandar Ranković, Milovan Đilas, Danilo Lekić, Moša Pijade, Peko Dapčević, Ivan Ribar, Ivan Milutinović y el propio Popović.

Un médico partisano recordó el cruce del Sutjeska:
«Nos dimos cuenta de que el enemigo sabía dónde estábamos. Estábamos rodeados por un ejército armado hasta los dientes, bien alimentado, descansado y sano (...) Nosotros llevamos soldados gravemente heridos, armados sólo con armas capturadas, y todo el mundo sin excepción tiene hambre y fatiga, así que ¿para qué nos buscan ahora? ¿qué más quieren? (...) Una unidad dálmata carga troncos de madera para construir una especie de puente (...) De repente, rugen la artillería y las ametralladoras, acompañadas por explosiones de granadas y bombas. El día continúa como ayer y anteayer. ¿Cuántos días así nos esperan aún?»
Dr. Saša Božović

En un reportaje para la revista LIFE, en mayo de 1952, el propio Tito narró uno de los últimos episodios de la huida:
«Nos dirigíamos hacia la carretera Foča-Kalinovik, que llevaba hacia el norte a zona segura, cuando aparecieron tanques dirigiéndose hacia nosotros. La situación entonces era casi desesperada, ya que había ordenado enterrar todo nuestro armamento antitanque. Pero uno de los artilleros de la 2.ª Brigada Serbia que había desobedecido las órdenes, instaló un cañón y, casi a quemarropa, destruyó los dos primeros tanques que aparecieron. El resto se retiraron, y conseguimos alcanzar la carretera y la libertad.
Josip Broz, Tito.

Masacre de los heridos
A pesar de la salida del grupo principal, tres brigadas y el hospital de campaña partisanos que circulaban al final de la columna con más de 2 000 heridos fueron cercados por los alemanes.  Siguiendo las instrucciones del alto mando alemán,  el general Alexander Löhr ordenó su aniquilación total, incluyendo a los heridos y el personal médico sin armas. Además, la 3.ª División de Asalto al completo fue destruida en su intento de defender a los heridos.


Los soldados alemanes matan a los partisanos heridos.

Precisamente el comandante de la 3.ª División, Sava Kovačević, uno de los más destacados líderes partisanos, murió durante este enfrentamiento con las tropas alemanas, concretamente el 13 de junio cerca de Krekovi, cuando lideraba un ataque desesperado contra trincheras alemanas buscando romper el cerco. Kovačević fue proclamado a título póstumo Héroe del Pueblo de Yugoslavia, y un colegio de Tjentište nombrado en su honor.
En total, los partisanos registraron 7 543 víctimas, lo que supuso más de un tercio de su fuerza inicial. Además, se conoció que durante la campaña las tropas alemanas incendiaron numerosas aldeas,  además de causar unos 2 537 muertos entre la población civil, acusándola de colaborar con el movimiento partisano. Un informe alemán señaló que se había producido una epidemia de tifus y que debieron enterrar en fosas comunes a los muertos del hospital y quemar algunas aldeas debido a la infección.

El comandante alemán en el campo, el general Rudolf Lüters, en su informe del 20 de junio, escribió: «El combate ha demostrado que las fuerzas comunistas de Tito están magníficamente organizadas, hábilmente dirigidas y tienen una moral impresionante». En su siguiente informe, el 18 de julio, Lüters señaló que después de varios meses de lucha las tropas alemanas necesitaban un descanso, porque se había puesto de manifiesto que «el soldado alemán no puede competir con el fanatismo agresivo de los partisanos, que conocen muy bien el terreno y cuentan con el apoyo de la población».

Consecuencias
La batalla marcó un punto de inflexión en las operaciones de los Aliados en Yugoslavia, y se convirtió en parte integrante de la mitología yugoslava de la posguerra, exaltando el sacrificio, el sufrimiento extremo y la firmeza moral de los partisanos.

Con el fin de prevenir cualquier actividad partisana tras la operación, el Reichsführer-SS Heinrich Himmler ordenó que todo el territorio del NDH fuera declarado zona de combate. En la práctica, suponía la sumisión total al Schutzstaffel (las SS), lo que creó una situación incómoda entre el embajador Siegfried Kasche y el gobierno croata. Kasche advirtió que este tipo de comportamiento por parte del ejército alemán y las fuerzas de las SS solamente podría conllevar reacciones negativas, tanto desde el gobierno como desde la población croata.
Pero el éxito de la resistencia partisana elevó su reputación a la de una fuerza de combate fiable para la población local. En consecuencia, fueron capaces de reponer sus pérdidas con nuevos reclutamientos, reagruparse, y montar una serie de contraataques en el este de Bosnia, cruzando la línea Gorazde-Sarajevo y eliminando las guarniciones del Eje en Vlasenica, Srebrenica, Olovo, Kladanj y Zvornik en los siguientes 20 días.

A partir de agosto, Tito estableció su cuartel general en Jajce y comenzó la reorganización de su ejército. En septiembre, un acontecimiento inesperado cambió el curso de la guerra, el derrocamiento de Benito Mussolini como jefe del gobierno italiano y el paso del Reino de Italia al bando aliado. Este suceso liberó los Balcanes de 500 000 ocupantes italianos.  En otoño de 1943, los partisanos contaban con un ejército de unos 300 000 hombres, organizados en 27 divisiones, y controlaban más de la mitad del territorio del antiguo Reino de Yugoslavia.

Cultura popular
En 1973, la gesta fue llevada al cine, con la película yugoslava La quinta ofensiva (V.O. Sutjeska), dirigida por Stipe Delić y protagonizada por Richard Burton interpretando a Tito, estrenada en el 30º aniversario de la batalla. La película, con música de Mikis Theodorakis, fue la producción más cara de la historia del cine de Yugoslavia. El propio Tito estuvo presente durante el rodaje, fotografiándose con Richard Burton caracterizado como él mismo.
Otro filme con menos repercusión se estrenó en 1976: The peaks of Zelengora (en español Los picos de Zelengora), dirigido por Zdravko Velimirović, y que se centra en los acontecimientos del paso del Zelengora.

También en la década de 1970 fue instalado un complejo conmemorativo de la batalla en Tjentište, en el Parque Nacional Sutjeska. El complejo contiene frescos monumentales del artista croata Krsto Hegedušić.

Otros memoriales instalados en los lugares donde se desarrolló la batalla son el monumento de Sava Kovačević en las cercanías de Tjentište y el monumento a la 2.ª Brigada Dálmata cerca del lago Donje Bare.


El monumento dedicado a la batalla de Sutjeska. Monumento simboliza el cañón del rio.
« última modificación: Noviembre 28, 2013, 07:11:17 am por orao »
En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #12 en: Diciembre 02, 2013, 17:31:41 pm »

Papel del movimiento de los chetniks durante la guerra es interesante. Las fuerzas del general Mihajlovic atacaban a los partisanos en Bosnia durante algunas ofensivas alemanas. Pero, en Serbia las fuerzas comunistas fueron muy débiles y sin importancia entre 1942 y 1944. La tarea principal de los chetniks durante este tiempo era la salvación de pilotos aliados que fueron derribados encima de Serbia. Muchas veces los chetniks entraron en el conflicto contra los alemanes durante su búsqueda por pilotos. La estrategia principal de general Mihajlovic fue evitar los conflictos contra Wehrmacht, también evitar y la colaboración con alemanes en el territorio de Serbia y esperar el momento adecuado por la acción contra los fascistas.

En operación “Halyard” sobre 500 pilotos aliados fueron evacuados desde un aeropuerto improvisado en pueblo Pranjani. Este aeropuerto fue creado por parte de chetniks.  Por su ayuda en esta operación general Mihalovic fue póstumamente condecorado en 1946, por parte del presidente de EEUU Harry Truman. En el año 2004 un grupo de pilotos de EEUU puso una placa en el lugar Pranjani.





Durante la guerra, en el año 1943 en EEUU fue grabada una película sobre general Mihajlovic y chetniks, “Chetniks, the fighting guerillas”.




General Mihajlovic en primera pagina de "Time".


Los pilotos salvados y sus memorias sobre estos hechos.

Pero, después de la SGM la propaganda comunista en Yugoslavia declaró Mihajlovic y sus combatientes como fascistas y colaboracionistas de alemanes. En cada manera, los comunistas quisieron igualar los chetniks y los ustashas. Igualar un movimiento de antifascistas con un movimiento de fascistas. Naturalmente, sobre estas cosas nadie no hablaba.
« última modificación: Diciembre 02, 2013, 17:37:33 pm por orao »
En línea

hans

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 812
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #13 en: Diciembre 03, 2013, 16:23:21 pm »

No conocía para nada esta ayuda a USA y que estos la agradecieran asi. Quizás hubiera sido mejor echar una mano a Mihajlovic y librarle de la muerte, seguro que hubieran podido hacer algo. :f( :f( :f(
En línea

serbio

  • *
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1503
Re:SGM en Yugoslavia
« Respuesta #14 en: Diciembre 03, 2013, 18:29:53 pm »

No conocía para nada esta ayuda a USA y que estos la agradecieran asi. Quizás hubiera sido mejor echar una mano a Mihajlovic y librarle de la muerte, seguro que hubieran podido hacer algo. :f( :f( :f(


La política es más importante que la verdad. Churchill apoyó a los comunistas y Tito durante 1944 y luego EEUU Y Gran Bretaña dejaron Yugoslavia a las manos de comunistas y de USSR. Han pasado 60 años y embajada de EEUU en Belgrado finalmente ha reconocido los meritos de Mihajlovic. Más vale tarde que nunca.


Gordana Mihajlovic, hija de general Draza Mihajlovic con Legión de Honor de su padre. Embajada de EEUU en Belgrado en el año 2005.


Aquí tienes un enlace con algunas cosas interesantes sobre este tema. Supongo que hablas ingles.
http://www.teslasociety.com/500_2.htm
En línea